Artista 07,2016

(Julio 2016)

Eloy Tarcisio


1955-01-01

 

Fecha: 2016-07-01

compartir en facebook  compartir en twitter

<i>Coyolxauhqui</i>
Coyolxauhqui
Mixta sobre madera
160 cm de diámetro

 

Con una trayectoria de más de cuarenta años, Eloy Tarcisio ha desarrollado un trabajo artístico que se puede caracterizar por dos aspectos esenciales: la presencia de una reflexión y un discurso constante y articulado fundamentalmente alrededor de tres conceptos: la pasión, los deseos y la muerte y, por otro lado, el uso de todos los medios y recursos plásticos posibles.

 

Forma parte de la generación nacida en la década de los años cincuenta –subsiguiente de la “Ruptura”-, aquella que ya pudo desarrollar con libertad su proceso creativo. Desde sus comienzos en el arte, señaló el artista en entrevista (1), surgió la necesidad de experimentar con diversos recursos, cuando en otros países ya se desarrollaban propuestas artísticas no tradicionales y, en México, algunos cuantos pocos se aventuraban en este proceso. En La Esmeralda, en la década del setenta, es invitado a participar en la construcción del nuevo plan de estudios, y surge una propuesta educativa de vanguardia: el Centro de Investigación y Experimentación Plástica, que fue un espacio de creación para experimentar y utilizar los diversos recursos para la creación artística.

 

Siempre abierto a la experimentación, Eloy Tarcisio recurre tanto a los medios y materiales tradicionales como a los lenguajes conceptuales y no objetuales, abarcando desde la pintura y el dibujo, el performance, las instalaciones y el uso del cuerpo como medio, además de otras novedosas e insólitas propuestas, como la aplicación de elementos orgánicos -sangre, chapopote, frutas, vegetales y otros componentes- como pigmentos.

 

La obra de Eloy Tarcisio se alimenta y toma sus fuentes de elementos plásticos e imágenes –emblemáticas- que, de diversas formas, representan “lo mexicano”, como en algunos casos una paleta intensa, colorida y contrastada; el corazón, que remite y recupera la presencia de las culturas mesoamericanas, o el nopal, ya sea representado o utilizado en vivo, como en una muy interesante pieza –una instalación- en que los sitúa en secuencias de hileras, de tal manera que la observación de su deterioro orgánico sea parte del proceso de la obra.

 

Eloy Tarcisio señala que cuando se formó en los setenta, existían ya diversas propuestas artísticas no convencionales, pero llegó un punto en que el arte era muy vacío y frío. Cualquier cosa, imagen u objeto era una obra de arte. Esto lo llevó a cuestionarse por la obra que estaba produciendo y a preocuparse por que su obra tuviera una carga, algo que pudiera leer el espectador, que pudiera identificarse y tener un asidero, referencias, de donde tomarse. Dentro de su análisis o de su investigación plástica, se dio cuenta de que tenía que pasar de un valor representacional a un valor presentacional, de tal manera que comenzó a dejar la representación y a usar los objetos reales como son; es decir, dejar de usar pintura roja por sangre, o a dejar de pintar un bodegón con productos de la cocina o comedor y a utilizarlos como parte de la obra de una forma física. Esto también lo llevó a pensar en el tiempo y a jugar con él, así como a reflexionar en lo efímero del ser humano y a analizar lo que era la filosofía del México antiguo. Esto último le dio la base para utilizar cierto tipo de productos para acercarse a lo mexicano. Cito al artista: “Lo que más me atrajo de lo mexicano fueron los materiales endémicos, que le dieron también –además-, una gran resonancia en el mundo”. Después de la conquista, y la consecuente salida de productos  mexicanos –materias primas-, la cocina del mundo empezó a cambiar, “… y empecé a darme cuenta que eso también era algo que pintaba, que tenía y que le daba olor y sabor a la obra, entonces empecé a utilizar materiales como los nopales, las tunas, los magueyes, el maíz, y todo eso, con la intención de darle un sentido de identidad. (2)

 

Las obras producidas en vivo -combinación de performance, acción, pintura-, las viene realizado desde la década de los setenta, y son retomadas y recicladas en diferentes momentos, mientras se encuentren en poder del autor. Un ejemplo es la aplicación sobre enormes lienzos en los que utiliza papayas, mangos, mole, entre otros, como pigmento, y los aplica –en vez de brochas- con cuerpos femeninos desnudos que se desplazan a lo largo de las telas; lo importante, señala el artista, es el proceso que hay detrás, que va documentando y registrando desde el principio hasta el final; es decir, destacando el aspecto procesual de la creación.

 

Dentro de esta idea también se inserta Salón Abierto. Este nuevo proyecto surge desde la interdisciplina y a partir de la reflexión y el cuestionamiento acerca de los actuales valores y conceptos del arte y la necesidad de redefinirlos o repensarlos, frente a la amplia diversificación de propuestas, medios, soportes y recursos técnicos existentes.

 

“Ahora reflexiono en cómo poder conjuntar todo dentro de un concepto actual del arte que ha venido cambiando con el tiempo. Desde que yo empecé a formarme a la fecha, el arte se ha diseminado de tal manera de que podríamos reflexionar en que ahora todo se puede ver como arte, y si es todo arte, es muy importante rediseñar o redefinir, o dar un nuevo sentido al arte para poder decir qué es arte. Entonces… estoy trabajando en la construcción de un nuevo proyecto que se llama Salón Abierto, en donde reflexionamos la interdisciplina y los valores de funcionalidad dentro de la sociedad, es decir, qué valores pueden re direccionar el sentido del arte y darle una incidencia o darle una nueva fisonomía a lo que es el arte dentro del sistema social. También estoy reflexionando mucho sobre que es mi producción, y en ese sentido, trato de cada vez más acercarme a lo que es mi tiempo para no sentir que soy un artista de un solo cuadro.”(3)

 

Eloy Tarcisio señala: “actualmente estoy trabajando con una serie de conceptos que tienen que ver con lo que he reflexionado en el arte durante toda mi vida. Son tres conceptos en que me trato de acercar a lo que es la visión de mi trabajo, dentro de los diferentes medios de producción, a través de rediseñar el sentido de lo que son estos conceptos: pasión, deseos, muerte. Son tres temas que han, de alguna manera, definido el trabajo de mi obra. He tratado de pensarlo a través de dejar una huella en el trabajo que realizo, y la huella es a través de otro concepto de medio que es el proceso; es decir he estado trabajando la obra procesualmente, de tal forma de que tiene una historia y esa historia tiene como intención la humanización de la obra, tratando de que la construcción del trabajo, aunque la idea es mía y el objeto final es la producción de mi obra, sí participan otros artistas…; es decir, invito a bailarines, músicos. Trazo una estrategia y trabajamos en la intención de humanizar el trabajo, de tal forma de que la construcción de la obra es dejar una huella, dejar la huella del hombre en la construcción de esa obra. Al final la obra puede ser una pintura o un objeto, sólo que el proceso de la construcción de la obra es lo que hace que la pieza tenga un gran sentido; es decir, si es una pintura, que esa pintura tenga un gran sentido a través del proceso que tiene y a través de la huella que la producción de la obra hace que se impregne de ella.” (4)

 

Ese proceso se registra en fotografía, video, audio. Al final, cuando la obra es presentada, se hace con todas las evidencias del proceso de construcción, de tal manera que “todo lo que forma parte del proceso se convierte en parte de la obra”. (5)

 

“El espectador es muy importante para mí y el proceso de construcción de la obra también. La importancia del proceso de una pieza radica en que el espectador lo vea en su conjunto; es decir que se entere del proceso y que se entere de que éste fue muy importante para la construcción de la obra”. (6)

 

“Lo que trato es que lo que hago en el espectador tenga una experiencia que va más allá del simple observador de la obra, sino que reflexione un poco más, se detenga un poco más frente a la pieza y le dé una lectura diferente… . Y da la casualidad de que ahora en la pintura contemporánea en México casi toda es figurativa, entonces la obra es muy fácil de leer, y el espectador no tiene mucha participación en la construcción de la obra. Reflexiono mucho y pienso en cómo poder hacer que mi obra tenga una lectura no tan complaciente.

 

El objeto construido en el taller y sacado al espacio de exhibición puede ser no visto por un público, puede no tener público. Yo no me puedo esperar un siglo a ver si en el futuro la gente puede ver mi obra. Lo que yo quiero es que el espectador se detenga frente a lo que le quiero decir: para eso construyo un lenguaje más complejo, más elaborado y más extenso para tener la seguridad de que el espectador se paró unos minutos más frente a mi obra y la reflexionó”. (7)

 

Eloy Tarcisio ha trabajado sólidamente a partir de tres áreas en el arte: la educación, la difusión y la producción de su propia obra; en relación a esto último, en un proceso de profundización y revaloración de una serie de conceptos relacionados con los que han definido su desarrollo profesional -mencionados al inicio-, en los tiempos y contexto actuales. Su amplia trayectoria y capacidad de proponer constantemente una reflexión del proceso creativo, a través de una obra siempre enriquecida y actualizada, lo sitúa en la escena artística como uno de los artistas más importantes y representativos de la plástica mexicana contemporánea. 

 

Eloy Tarcisio nació en la Ciudad de México en 1955. Estudió en la Escuela Nacional de Pintura y Escultura "La Esmeralda". En 1976 es fundador del Centro de Investigación y Experimentación Plástica, del Instituto Nacional de Bellas Artes. Desde el año de 1973 comienza a participar en exposiciones. En la actualidad cuenta con más de cuatro decenas de exhibiciones individuales en México, Estados Unidos y Yugoslavia. Ha participado en más de medio centenar de exposiciones colectivas en diversos países de América, Asia y Europa. Ha sido destacado integrante fundador del grupo "Atte. La Dirección". Desde 1975 ha ganado diversos premios nacionales en pintura y dibujo, y participado en la difusión del arte contemporáneo mexicano como conferencista, promotor, jurado, asesor, maestro, conservador y curador. Es fundador de EX-Teresa Arte Actual, un espacio para el arte no convencional creado a principios de los noventa, en convenio con el INBA, con sede en el Centro Cultural Santa Teresa, del ex-Templo de Santa Teresa La Antigua, espacio que dirigió de 1993 a 1994 y 1996 a 1998. Es cofundador de COMPAS (Coalición de Organizaciones Mexicanas para la Promoción del Arte), y participa como vicepresidente, y también fue director de la Escuela Nacional de Pintura Escultura y Grabado “La Esmeralda” de 2009 a 2013.  Fue becario del FONCA (de 1992 a 1993), como "Creadores Intelectuales en Artes Visuales” y ha formado parte del Sistema Nacional de Creadores del FONCA desde 1994 en diferentes ocasiones. Ahora forma parte del Sistema Nacional de Creadores en Artes Visuales y Medios Alternativos, del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. Actualmente es profesor de Arte Urbano y Entorno, en posgrado de la Facultad de Arte y Diseño en "Academia de San Carlos" de la UNAM.  Ha sido Evaluador de varios programas educativos a través de CIEES, ha fungido como jurado en diversos certámenes y bienales de artes visuales, entre muchas otras actividades dentro del contexto del arte.*

 

(1)    Entrevista realizada a Eloy Tarcisio, Ciudad de México, junio 2016.

(2)    Entrevista realizada a Eloy Tarcisio, Ciudad de México, junio 2016.

3)    Entrevista realizada a Eloy Tarcisio, Ciudad de México, junio 2016.

(4)    Entrevista realizada a Eloy Tarcisio, Ciudad de México, junio 2016.

(5)    Entrevista realizada a Eloy Tarcisio, Ciudad de México, junio 2016.

(6)    Entrevista realizada a Eloy Tarcisio, Ciudad de México, junio 2016.

(7)    Entrevista realizada a Eloy Tarcisio, Ciudad de México, junio 2016.

*Currículum tomado del sitio web “El árbol de la vida. Arte, naturaleza y tecnología”, en:http://www.azc.uam.mx/instancias/arbol/mexico/204.html, y algunos datos proporcionados por el artista.

Texto: Daniela Cuéllar

 

 

 

 

Autor/Redactor: Daniela Cuéllar
Editor: Manuel Zavala y Alonso

50 años

 

 

Memoria del hombre 2006

 

 

Muerte de todos, memoria del hombre

 

 

De las pasiones

 

 

De los Deseos, 2016

 

 

Exposición MAM

 

 

Frutas: mango, papaya y Sandía 2008

 

 

Muerte de Todos: Ofrenda de Participación

 

 

Arte y Medio Ambiente, 2002

 

 

Somos de tierra y maíz, 2010

 

 

Sudor sobre papel Sudor sobre algodón, 2008

 

 

Estudio

 

 

 

Catálogos

 

 

 

Videos

TUNA SANGRANTE



TIEMPO SOSTENIDO. BAÑO DE SANGRE

 

 

Redes sociales