Warning: Smarty error: unable to read resource: "header_20080708.tpl" in /home/artshis2/public_html/usr/local/lib/php/Smarty/Smarty.class.php on line 1093
BUSCAR:

Noticiario
Compartir TwitThis
Participó María Constanza Toquica en el Coloquio Internacional Monjas Coronadas


Las dotes que recibían generaron un sistema similar a los bancos modernos
Foto: INAH
Uno de los aspectos que mayor interés ha provocado entre los investigadores de América Latina, es el relacionado al modo en el que se administraban los conventos en la Época Colonial, como lo demostró María Constanza Toquica, del Museo de Santa Clara, en Medellín, Colombia, al participar en el Coloquio Internacional Monjas Coronadas. Vida conventual femenina en Hispanoamérica.

En su ponencia, La economía claustral, Toquica comentó acerca de la manera en los conventos administraban los recursos que recibían por las dotes que cada monja debía pagar para ingresar, los cuales eran en general de dos mil pesos de la época, algo así como dos millones de pesos en la actualidad.

¿En mi investigación encontré que muchas similitudes entre los conventos de la época, pero el más documentado es el caso de lo que hoy es el Museo de Santa Clara, por lo que mi trabajo se centra sólo en la vida de este lugar; me parece relevante señalar que el sistema financiero que desarrollaron se adelantó con mucho a aquellos tiempos, pues es muy similar al que actualmente siguen los bancos¿.

Dijo que cada convento poseía cantidades importantes de dinero que conservaba en sus edificios, los cuales eran usados en principio para satisfacer las necesidades inmediatas de alimentación y mantenimiento del lugar.

Para allegarse mayores recursos, desde mediados del siglo XVII comenzó a crearse un método para autogenerar divisas, mediante el préstamo de cantidades a los vecinos del lugar, quienes además de regresar poco a poco la cantidad original, debían pagar algo extra por la ayuda.
¿Este sistema era administrado por las propias monjas, quienes gracias a la disciplina y a la vida austera que llevaban, podían ofrecer una serie de alternativas interesantes a sus vecinos, con los cuales se comunicaban a través de la abadesa del lugar, quien a su vez se apoyaba en las sirvientas o en los familiares de las madres que vivían enclaustradas, pues tenían prohibido el contacto con el mundo exterior¿.

Esta manera de trabajar les ocasionó muchos problemas, pues con frecuencia eran engañadas o robadas por las personas que les ayudaban a administrar los recursos, por lo que se vieron forzadas a idear una serie de mecanismos que les permitieran garantizar la recuperación de los préstamos.

Así, a mediados del siglo XVIII y hasta el XIX, los conventos pidieron en garantía escrituras o títulos de propiedad, que sustentaban al solicitante de la ayuda económica.

Conforme pasaron los años, y ante la imposibilidad de pagar los recursos recibidos, los conventos incrementaron sustancialmente la cantidad de terrenos bajo su administración, así como sus bienes muebles, que en ocasiones también servían para recuperar sus finanzas.

¿Como se podrá ver, este es un sistema muy actual, prácticamente el mismo que emplean los bancos en nuestros días. Con este modo de financiamiento, los conventos novohispanos se adelantaron con mucho a su época,.

¿Otro aspecto interesante, es que esta información nos hace ver que las monjas tenían también un lado que podríamos considerar como duro, pues no fue posible documentar al menos en el caso del convento de Santa Clara, y de otros en Colombia, un caso en el que hayan condonado alguna deuda¿.
 
Autor/Redactor: INBA
Fuente: Artes e Historia México, INBA
Editor: Manuel Zavala y Alonso
 





Cartelera de Museos
BLOGS Artes e Historia México

Entradas recientes
TODOS LOS BLOGS


Artes e Historia México es una publicación cultural independiente.
© Derechos Reservados 1996-2011, Manuel Zavala Alonso
AVISO LEGAL

DIRECTORIO

Si desea enviar información relacionada a los temas de esta publicación electrónica:
noticias@arts-history.mx