Warning: Smarty error: unable to read resource: "header_20080708.tpl" in /home/artshis2/public_html/usr/local/lib/php/Smarty/Smarty.class.php on line 1093
BUSCAR:

Museos
Compartir TwitThis
Museo de Sitio de Cempoala



Foto: M.M/INAH
Entre una verde y abundante vegetación, dada por la enorme cantidad de agua proveniente del río y arroyo Actopan, que recorre el municipio de Úrsulo Galván, Veracruz, se alza majestuosa la ciudad de Cempoala, considerada la tercer capital Totonaca.

Rodeada de sembradíos de caña de azúcar y animales silvestres, Cempoala se localiza a unos 350 kilómetros de la ciudad de México. Para llegar al sitio se debe tomar la carretera que va de ciudad Cardel, hacia la Central Nuclear Laguna Verde y Poza Rica.

Descrita por los españoles como una ciudad hecha de plata, por el brillo del estuco de sus paredes, Cempoala tiene una longitud superior a las 40 hectáreas, dentro de las cuales se localizan 12 sistemas amurallados, siendo el más importante el número IV, pues en él se localiza la zona arqueológica visitable y el museo de sitio.

Consta de una gran muralla almenada que circunda un área de 75 mil metros cuadrados, fue uno de los asentamientos totonacos más importantes durante el periodo Posclásico (1200 -1521 d.C.), pues funcionó como un centro político, administrativo y religioso que contó con una población de 30 mil personas.

En 1521, con la llegada de los españoles, el lugar cobró trascendencia, pues fue el primer sitio de jerarquía visitado por Cortés, además de que en ese lugar se realizó la primer alianza con los indígenas para atacar Tenochtitlán.

\"Aquí el Cacique Gordo contó a Cortes su enojo contra los mexicas debido a los abusos que realizaban en contra de su pueblo, desde mil 400 cuando fueron sometidos por grupos del altiplano, ante esta situación Cortés propone que se unan a él, para así dejar de pagar el tributo, por su ayuda y comprensión el caquique regaló a Cortés ocho doncellas\", apuntó el arqueólogo Francisco Andrade.

Conocido como el lugar de las cuentas, debido a que en este sitio los mexicas cobraban los tributos de la costa, Cempoala fue construida con piedras de río, unidas con mortero y aplanadas con la cal que producían al momento de quemar conchas y caracoles, obteniendo de esta manera el brillo de los edificios que encantó a los españoles a su llegada.

Su arquitectura es similar a la del altiplano, pues los edificios presentan almenas y alfardas, además de que existen entrecalles, lo que denota la planeación de la ciudad.

Dentro del sistema fortificado, que los arqueólogos creen se utilizó para detener el agua, de las inundaciones, se encuentran seis pirámides abiertas al público: La Casa de las Águilas, un conjunto formado por tres edificios; el Templo de la Luna, dedicado a los caballeros tigres, pues de acuerdo con el arqueólogo Francisco Andrade en ese lugar se realizaba la graduación de los guerreros; el Templo Mayor, lugar donde Cortés instaló una enorme cruz de madera y mandó a oficiar la primera misa católica, después de haber tirado a los ídolos que se encontraban en el lugar.

Otro de los edificios que se ubican en el lugar es el Templo del Sol, donde se encontraron más de mil 700 figurillas de barro que representan a dioses, entre ellos a Tonatiuh, Dios del Sol; Las Chimeneas, llamado así porque tenía cuatro columnas semicirculares haciendo alusión a unas chimeneas en las que posiblemente había trozos de madera.

El Templo de la Muerte es otra de las construcciones localizadas en el sitio, a éste se le dio el nombre luego de que en 1968 se encontró una tumba con la escultura de la diosa de la muerte o Mictecacihuatl, asociada con obsidiana, balas de arcabuces y herraduras de caballos.

Fuera de este sistema amurallado se encuentran tres edificios más considerados de importancia: El Pimiento, que sobresale por su decoración exterior con representaciones de cráneos de barro; El Palacio de Moctezuma y el Templo de las Caritas, que cuenta con murales que aluden al Sol, la Luna y a Venus.

El Museo de Sitio

Pequeño y austero, el museo de sitio de Cempoala no deja de ser interesante, en él los visitantes podrán encontrar algunas piezas y figurillas localizadas en el sitio, pero también otros materiales fuera de contexto provenientes, incluso, de colecciones particulares.

Una de las piezas más importantes es el Chipetote, o Dios despellejado, que es una representación de una persona que tiene sobre su cuerpo la piel de una persona sacrificada, de acuerdo con Francisco Andrade ésta es una deidad asociada con el altiplano; por lo tanto, no tiene referencia con lo totonaco, sin embargo está en el museo porque fue donada por un particular.

En el recinto también se pueden observar varios tipos cerámicos totonacos, de Quiahuixtlan, los llamados de tres picos y algunos relacionados con el altiplano, lo que habla de la relación económica y de trueque que tenían con otros pueblos.

También existen caritas sonrientes, y otras figurillas asociadas con la cultura Remojadas, así como las llamadas tipo galleta, elaboradas en el altiplano y otras de forma cónica de la huasteca.

Instrumentos domésticos como metates, coladeras, cerámicas, malacates, hachas de basalto, además de yugos mortuorios y plomadas son otras piezas que se exhiben en el espacio museístico.
 
Autor/Redactor: INAH
Editor: Manuel Zavala y Alonso
 





Cartelera de Museos
BLOGS Artes e Historia México

Entradas recientes
TODOS LOS BLOGS


Artes e Historia México es una publicación cultural independiente.
© Derechos Reservados 1996-2011, Manuel Zavala Alonso
AVISO LEGAL

DIRECTORIO

Si desea enviar información relacionada a los temas de esta publicación electrónica:
noticias@arts-history.mx