Warning: Smarty error: unable to read resource: "header_20080708.tpl" in /home/artshis2/public_html/usr/local/lib/php/Smarty/Smarty.class.php on line 1093
BUSCAR:

Noticiario
Compartir TwitThis
Episodios de un pueblo: publican expediente colonial e inédito de Ozumba de los siglos XVII y XVIII


Matrícula de Huexotzinco
Foto: BNAH, INAH

El minucioso análisis y paleografía de un expediente inédito, sobre la congregación y litigio de tierras de Ozumba y sus barrios en los siglos XVII y XVIII, es presentado en la más reciente obra de Tomás Jalpa Flores: Papeles de Ozumba (Atzompan). Fragmentos de una memoria colectiva; en cuyo corpus está el único facsímil disponible del documento colonial, toda vez que el original está perdido.


Esta obra, editada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), es producto de años de investigación en diversas fuentes históricas, tanto documentales como iconográficas, tiempo en el que simultáneamente el historiador efectúo la paleografía —estudio de la escritura antigua— del documento.


Presentada este jueves 28 en la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia (BNAH), la publicación, aunque dirigida a todo público interesado en la historia colonial, se enfoca en particular a esa población del Estado de México, ya que es única en su tipo y representa el primer acercamiento con la formación de su pueblo, manifestó el autor.


“Su contenido nos permite desmitificar la idea utópica de las comunidades homogéneas y armoniosas, por el contrario muestra una historia de múltiples caras, de conflictos interétnicos pero también de convivencia. Además, muestra la dinámica social en la que llama mucho la atención el poder de negociación de los grupos y la defensa de su patrimonio, a través de todos los instrumentos jurídicos puestos a su disposición”, abundó el investigador de la BNAH.


De acuerdo con Jalpa Flores, el lector se encontrará con dos elementos importantes: la disposición de un expediente inédito, que estaba resguardado en el archivo del Ayuntamiento de Ozumba, y la digitalización del mismo; además del análisis histórico, cultural y diplomático —estudio de la tradición, forma y elaboración de documentos—.


“El expediente de Atzompan (nombre que tenía Ozumba en la época prehispánica) es, sin temor a equivocarme, el único que los habitantes tienen a su disposición sobre su pasado, el cual estuvo resguardado por mucho tiempo en el archivo municipal y no había sido aprovechado.


“Aunque en el Archivo General de la Nación existen escritos sobre la población, como noticias escuetas e informes breves, éste es el único que conozco hasta el momento, tan rico en información, cuyos fragmentos brindan instantáneas que nos permite reconstruir, aunque en breves trozos, la historia del sitio”, explicó el historiador.


El expediente abarca de 1602 a finales del siglo XVIII, es de tipo jurídico y trata sobre un largo litigio de San Francisco Tlilhuacan —uno de los siete barrios en que estaba dividido Atzompan en el siglo XVII— con los vecinos y la cabecera. En los cuadernillos en los que está dividido queda demostrado cómo dicho barrio utilizó el aparato administrativo legal dispuesto por la Corona española, para defender sus espacios y sus bienes, comentó.


En cada sección, “nos enfrentamos a momentos importantes, como la conformación de San Francisco Tlilhuacan a principios del siglo XVII; y la legalización de los terrenos en 1643, con la ley de composición de tierras que algunos pueblos aprovecharon para hacer trámites y defender sus propiedades.


Respecto a las características del documento colonial, Tomás Jalpa detalló que está integrado por 83 fojas de papel —de tamaño similar a una hoja oficio—, las cuales tienen el sello real o una marca de agua, común en archivos administrativos; estaban divididas en 16 cuadernillos, los cuales fueron cocidos y reunidos en un expediente empastado en piel.


Cada cuadernillo, separado por una hoja de reuso, estaba ordenado de acuerdo con los requerimientos del momento, hay algunos de cuatro o cinco fojas y otros de hasta 20 o 30, dependiendo la complejidad del trámite. Dichos compendios poseen misivas e información mandadas a las autoridades, resoluciones o aplicaciones de mandatos reales, y algunos escritos sueltos que no tienen conexión con el asunto tratado, pero quizá se agregaron por ser aleatorios al litigio.


“Su estado de conservación es bueno y la escritura es muy legible en la mayoría de las hojas. Su contenido está en español, aunque hay algunos fragmentos en náhuatl, los cuales fueron realizados por diferentes escribanos”, abundó el experto.


El libro, de más de 300 páginas, está dividido en los siguientes apartados: ¿Atzompan, Ozumba, Osumba? El problema de las designaciones; Estructura del expediente; Los barrios entran en litigio; La memoria de los pueblos; Paleografía del expediente de Atzompan; y Facsímil del expediente de Atzompan.


Asimismo, contiene un índice toponímico y un onomástico, los cuales fueron elaborados por la lingüista Lucía González Gallardo, quien también se encargó de la digitalización del documento colonial.


Cabe mencionar que en la portada del volumen se ilustra el topónimo de Atzompan, símbolo que identificaba a este pueblo en la época prehispánica, y fue tomado de la Matrícula de Huexotzinco. Dicho nombre se compone de los vocablos náhuatl atl y tzontli, que significan cabellera de agua o lugar de caída de agua, el cual corresponde a una lectura del paisaje típico del lugar.


Posteriormente, a finales del siglo XVIII, se le adjudicaron otras designaciones: Ozumba y Osumba, nombres con los que se conoció durante la Colonia, y que corresponden a una versión castellanizada que los cronistas han traducido como “lugar de cuevas”, pero que no tiene relación con la designación prehispánica.


Jalpa Flores refirió que con este libro se pretende contribuir a que la gente valore no sólo este expediente sino aquellos que quizá resguarden particulares y de los que no se tiene conocimiento, “el valor de un documento no estriba tanto en su antigüedad, hace falta hacer todo un trabajo de concientización, porque tan importantes son los archivos administrativos y religiosos, como los personales, aquellas misivas que hablan de relaciones afectivas, de esa otra cara de un momento histórico determinado.


“En este caso nos enfrentamos a un expediente, de cuyo original se desconoce su paradero, pero afortunadamente pudimos obtener una copia en la década de los 90, con ayuda de un cronista local; labor que se presenta en esta obra, la cual pone a disposición de todo público una copia de ese manuscrito”, concluyó el especialista.

 
Autor/Redactor: INAH
Editor: Manuel Zavala y Alonso
 





Cartelera de Museos
BLOGS Artes e Historia México

Entradas recientes
TODOS LOS BLOGS


Artes e Historia México es una publicación cultural independiente.
© Derechos Reservados 1996-2011, Manuel Zavala Alonso
AVISO LEGAL

DIRECTORIO

Si desea enviar información relacionada a los temas de esta publicación electrónica:
noticias@arts-history.mx