Warning: Smarty error: unable to read resource: "header_20080708.tpl" in /home/artshis2/public_html/usr/local/lib/php/Smarty/Smarty.class.php on line 1093
BUSCAR:

Noticiario
Compartir TwitThis
Se presentará Isabel Moctezuma de Eugenio Aguirre



Foto: INAH
Se me trataba como un trofeo de guerra, a disposición del mejor postor”, narra Tecuichpotzin Ichcaxóchitl, Flor de algodón, la hija predilecta del huey tlatoani Motecuhzoma Ilhuicamina, al recordar los días aciagos del gran pueblo mexica —que eran también los suyos— durante y después de la encarnizada conquista española, dirigida por Hernán Cortés.

Desde una perspectiva femenina, reivindicativa, pero que también pretende ser conciliadora con nuestra identidad mestiza, el escritor mexicano Eugenio Aguirre en su más reciente obra: Isabel Moctezuma, realizó un acercamiento a la caída de la antigua México-Tenochtitlan, asistido por la documentación histórica, la imaginación y la sensibilidad imperecedera ante lo atroz.

El libro será presentado el 9 de octubre en el Museo Nacional de las Intervenciones (MNI), con la presencia del propio autor, quien en su anterior trabajo editorial Gonzalo Guerrero, se zambulló en este personaje, conquistador, que años antes de la llegada de Cortés ya se había integrado a la civilización maya (padre de los primeros mestizos); ahora en Isabel Moctezuma reta de alguna manera la frase de la escritora Marguerite Yourcenar: “la vida de una mujer es demasiado secreta como para intentar escribir sobre ella”.

“Tenemos que asumir nuestro mestizaje con alegría. Ya es muy gratuita la pugna entre lo prehispánico y lo hispánico. Somos muy afortunados de nuestras herencias culturales, fundamentales para nuestra identidad; son un capital absoluto”, expresa Eugenio Aguirre.

A través de las páginas, Isabel Moctezuma se convierte de alguna manera en la antítesis de Malintzin —tratada históricamente y de manera prejuiciosa como traidora—, víctima de la cobardía de su padre Motecuhzoma, y la lascivia y la crueldad de Cortés, pero lo suficientemente inteligente para sobrevivir a la catástrofe de su pueblo y conservar sus privilegios de noble.

Con un lenguaje que aproxima a la concepción cósmico-religiosa de los mexicas, a fin de dotar sentido a lo que suele presentarse como ritos sangrientos, Eugenio Aguirre atrapa con su técnica narrativa al lector y lo lleva de la mano a lo que se vivía entre los muros del centro ceremonial: la vergüenza de Motecuhzoma y el respectivo desprecio de sus allegados, así como el cinismo de los extranjeros antes considerados dioses.

La valentía de los nobles Cuitláhuac y Cuauhtémoc (con quienes Tecuichpo fue desposada, respectivamente), acompañados por los aztecas rebeldes, se mezcla con el relato de presagios, acuerdos entre españoles y tlaxcaltecas, además de estrategias militares que conducen por la imponente traza urbana de Tenochtitlan concebida a partir de canales. Recrea una ciudad que yace bajo nuestros pies, pero siempre está convulsa.

“La certeza de nuestra existencia se quebró el martes 8 de noviembre de 1519. El espejo donde se reflejaban nuestros rostros se fragmentó y se hizo añicos. A partir de entonces, la vida de los habitantes del Anáhuac quedó marcada por la desgracia, la desazón y el desaliento. Mixtitlan ayauhtitlan, ‘en las nubes, en la bruma’, en el misterio de un destino que se nos hizo incomprensible.”

Sin embargo antes, siempre hay un antes, recuerdo que fuimos felices, que vivimos inmersos en el orden y en el devenir de muchos sucesos afortunados, cuya historia fue preservada por nuestros mayores en la sabiduría de los cantos, in xochitl in cuicatl, en la flor y canto de nuestra poesía”, se lee en alguna página de Isabel Moctezuma.

Al igual que sus hermanas, Tecuichpo se convirtió en cacica tras la desgracia de su pueblo, no sin antes haber pasado la humillación de ser concubina de Hernán Cortés, con quien —ya casada con el afeminado Alonso de Grado— tuvo una hija: Leonor Cortés Motecuhzoma.

“Sentí que mi tonalli se partía en dos mitades. Ahí, entre mis senos, estaba (…) la hija del conquistador que había destruido mi mundo (…) y que, sin embargo, era sangre de mi sangre, una niña que llevaba en sí el linaje de Axayácatl, Netzahualcóyotl, Cuitláhuac y Cuauhtemoctzin”.

Posteriormente, Isabel procrearía otro hijo con Pedro Gallego de Andrada, y a la muerte de éste se desposaría con Juan Cano Saavedra, de quien tuvo cinco vástagos: Isabel Catalina, Pedro, Gonzalo y Juan.

Isabel Moctezuma de Eugenio Aguirre, es letra fluida para entender los primeros años tras la Conquista, en la voz y con la mirada de una mujer que más allá de ser heredera de un tlatoani, concubina de Cortés, esposa de cinco hombres… fue una mexica que vio resquebrajarse su mundo y contribuyó a edificar otro con la ceniza y la palabra.

La novela histórica publicada bajo el sello de MR (Martínez Roca), será presentada al público este jueves 9, a las 19:00 horas, en el MNI, ubicado en la calle 20 de agosto y General Anaya s/n, Colonia Churubusco. Coyoacán. Entrada libre.
 
Autor/Redactor: INAH
Editor: Manuel Zavala y Alonso
 





Cartelera de Museos
BLOGS Artes e Historia México

Entradas recientes
TODOS LOS BLOGS


Artes e Historia México es una publicación cultural independiente.
© Derechos Reservados 1996-2011, Manuel Zavala Alonso
AVISO LEGAL

DIRECTORIO

Si desea enviar información relacionada a los temas de esta publicación electrónica:
noticias@arts-history.mx