Warning: Smarty error: unable to read resource: "header_20080708.tpl" in /home/artshis2/public_html/usr/local/lib/php/Smarty/Smarty.class.php on line 1093
BUSCAR:

Noticiario
Compartir TwitThis
A tiro de fuego, Primer Encuentro de Talleres de Gráfica en la Ciudad de México


A tiro de fuego, más de 30 talleres de Gráfica en una exposición colectiva, en el Centro Cultural Ollin Yolitztli
Foto: A tiro de fuego

A tiro de fuego, que mejor título para presentar al Primer Encuentro de Talleres de Gráfica en la Ciudad de México, juego de palabras que dicen del quehacer del grabador, oficio de siglos que perdura en la actualidad a pesar de los cambios tecnológicos.



Es evidente que en esta época de violencia cotidiana, lo visual sea el otro extremo que muestra más violencia al comunicar, al hacer énfasis en la nota mass-media, pero también es cierto que no todas las imágenes buscan este sensacionalismo gratuito, el artista examina los puntos de anclaje con esa realidad, para que de ella surja la imagen creativa, en imaginarios y metáforas del gesto en una realidad verdadera y cotidiana, la intención es clara y profunda al especular con su espectador, el cual es un gestor y promotor de esas realidades, de ahí la importancia de los talleres, no puede existir creador sin espacio creativo, donde se recaban los problemas visuales y se les da solución en imagen, es el pensamiento grabado que confluye en el mismo, con dilemas como la coexistencia de la praxis y teoría que han sido planteados en los talleres de escuelas de arte, como en los talleres particulares de autor, sin embargo el gusto por el oficio y la disertación se convierte un ejercicio cotidiano e ideal de experimentación como laboratorios de alquimistas posmodernos, donde el error es experiencia, en una triada de conocimiento que se orienta desde el tema, la técnica y su estampación, la práctica del observador y cazador de imágenes en su consecuencia lógica de integrarse al taller en un anonimato de gestos que se suman al de los demás, huellas y marcas del instante.



La enseñanza entonces es un cúmulo de conocimientos natos y aprendidos en experiencias de vida y tradición, lo manual e intelectual como eje de lo singular de la gráfica, los variados talleres que existen en esta ciudad y al interior del país dan pie a esta iniciativa de convivencia y colaboración, con la intención como en la gráfica, de mostrar lo original en lo múltiple.



A tiro de fuego no es otra exposición de colecciones privadas y exquisitas imágenes; pretende una mirada reflexiva del especialista y de un público común, para interactuar y compartir el impacto de la narración visual, evidencia que esto no sería posible sin la participación del compromiso personal y social de sus creadores y de sus espacios-talleres, donde surgen las imágenes.



Los talleres son un encuentro de lo colectivo y colaborativo en claro activismo conceptual, el taller como generador de ideas que dibuja en tramas el conocimiento de la tradición, donde la especulación es el origen de la imagen interpretada, el mismo Maestro es un instructor y a la vez un aprendiz, su magia del impreso negro sobre el blanco es un manejo de lo quirográfico al dejar huella del rastreo y rasgado de la punta de acero en el metal y madera, A tiro de fuego, es la marca de fuego de la originalidad, la historia misma de estos talleres deja la incisión grabada en décadas en México, como ortodoxa historia se cuenta con un gran desarrollo de diversos espacios para la gráfica, por una parte los llamados de autor, la mayoría existe gracias al interés de artistas por continuar con su trabajo creativo en sus propios estudios, por otra parte los de producción, que es el caso en este primer encuentro de talleres, el taller de producción institucional que se ubica dentro de las escuelas de artes y el de iniciativas de artistas-galeristas, se proyecta en los dos casos un coleccionismo privado y de mercado, que a fin de cuentas son los pos-mecenas de la gráfica, donde el artista concede su derecho de difundir su obra bajo ciertos parámetros, el medio como fin en beneficios mutuos. El grabado o gráfica siempre ha estado sujeto a ser valorado desde su producción, en su edición múltiple, sin embargo ese original múltiple ha tomado gran fuerza en México desde aquellos naipes que llegaron con la conquista y su hibridación cultura de la pintadera, hasta la nota gráfica de finales del siglo IX y todo el siglo XX. Manilla, Posada, el Taller de Gráfica Popular y en movimientos como el 68, la colaboración y el trabajo de taller a quedado patente, como herencia en lo conceptual pero también en lo técnico, es el caso de las acciones colectivas de intervención urbana que van definiendo a la neográfica y sus alternativas mal llamadas no ortodoxas, así mismo la necesidad de mejorar la calidad de vida de los artistas de la gráfica, los ha llevado a investigar lo no tóxico en pro del medio ambiente, y lo expandible de la imagen. Así pues es largo el recorrido que va dejando su huella grabada en su propio tiempo, el taller y espacio que permite interpretar la textura de la existencia verdadera, la cotidianidad, el entorno y el interior de la memoria como archivo de fragmentos del instante fugaz, como a tiro de fuego, la impronta del gesto creativo.

 
Autor/Redactor: Alejandro Pérez Cruz / A tiro de fuego
Editor: Manuel Zavala y Alonso
 





Cartelera de Museos
BLOGS Artes e Historia México

Entradas recientes
TODOS LOS BLOGS


Artes e Historia México es una publicación cultural independiente.
© Derechos Reservados 1996-2011, Manuel Zavala Alonso
AVISO LEGAL

DIRECTORIO

Si desea enviar información relacionada a los temas de esta publicación electrónica:
noticias@arts-history.mx