Warning: Smarty error: unable to read resource: "header_20080708.tpl" in /home/artshis2/public_html/usr/local/lib/php/Smarty/Smarty.class.php on line 1093
BUSCAR:

Noticiario
Compartir TwitThis
De la coexistencia de dos modos de producción, surge el área septentrional mesoaméricana



Foto: INAH
En la historia de Mesoamérica se desarrollaron y coexistieron dos modos de producción, afirma Eduardo Corona, investigador de la Dirección de Etnohistoria del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en entrevista efectuada a propósito de la investigación que realiza: La articulación de modos de producción en Mesoamérica en la formación de Mesoamérica Septentrional.

¿El primero de estos modos de producción, prosigue Corona, va unido a la presencia del hombre americano de identidad asiática y permea a los grupos igualitarios de cazadores-recolectores que se manifiestan a lo largo del continente; desde Alaska hasta la Patagonia. Además, está unido a una identidad somática del tipo craneal dolicocéfalo y de alguna manera, se apropia de ciertas condiciones específicas del nivel ecológico del continente, desarrollando fórmulas y estilos propios.

¿Esta tradición llega a América no con una sola inmigración desde Asia a través del Estrecho de Bering, sino con varias corrientes de inmigrantes que conformarán fórmulas étnicas que hallan expresión tanto en estilos, como en el uso y aprovechamiento de ciertos recursos. Estos grupos, al mezclarse, generaron características distintivas de identidad paleolítica americana.¿

Para el biólogo, el segundo modo de producción aparece en América más tardíamente, que llega no desde el estrecho de Bering, sino posiblemente con migraciones originadas desde Melanesia, Australia y Oceanía, mismas que arriban a diferentes puntos, tanto en Sudamérica como en Centro y Norteamérica.

¿Este modo de producción -dice el investigador- está ligado a una identidad euroasiática con tradición neolítica y está relacionado con el desarrollo de la agricultura por parte de grupos organizados de manera clánica, distinta a las fórmulas igualitarias de los cazadores-recolectores.

¿Así, estos grupos presentan una fórmula cónica de identidad, es decir, están divididos estamentariamente, por lo que poseen rangos que conducen a una cierta estratificación, en términos del trabajo, ya no tanto en relación con el género y la edad, como ocurre entre los cazadores-recolectores, sino con relación a fórmulas de lejanía y cercanía con respecto al parentesco, lo que permitirá el desarrollo de la agricultura y de fórmulas tecnológicas distintas, como morteros, molcajetes y machacadores, así como un uso más diverso del ecosistema y la domesticación de algunas plantas como el maíz, el amaranto, el frijol, la calabaza o la papa, entre otras¿.
A decir del biólogo, estos grupos alcanzan a generar aldeas que, con el tiempo, llegarán a ser grandes ciudades. Asimismo, desarrollaron fórmulas más complejas de identidad política, con pueblos, centros ceremoniales e inclusive fórmulas de Estado.

¿También son los que promueven las dos áreas culturales más importantes de América: los Andes y Mesoamérica¿, expresa el entrevistado, en cuya opinión son regiones que corresponden a un mismo modo de producción, basado en la apropiación de la fuerza de trabajo de otros, en el uso diversificado de los ecosistemas, en la tenencia de los medios de producción en relación con las fórmulas de Estado, y en el desarrollo de organizaciones políticas que se apropian de diversas etnias para conformar Estados imperiales¿.

Los grupos adscritos a esta segunda tradición desplazarán paulatinamente a los cazadores-recolectores, a los que no harán desaparecer sino que convivirán con ellos. ¿Son dos modelos que no viven separados, sino que continuamente están articulados a su propio proceso de desarrollo. Uno no da al otro.

No surge el agricultor del recolector y cazador¿, afirma el especialista, quien considera también que los exponentes del llamado modo de producción americano, es decir, los grupos que portan una identidad agrícola distintiva en sus fórmulas sociales, van desplazando a los exponentes del llamado modo de producción universal, es decir, a los cazadores-recolectores, a los que marginarán en áreas de refugio ubicadas en las zonas desérticas o semidesérticas, o en lo más profundo de las selvas.

Por ello, dice el investigador, cuando llegan los españoles, se encuentran más los grupos de cazadores-recolectores, ya sea en la región del Amazonas o en las grandes áreas de pradera y desierto de Norteamérica, y en la medida en que estos van desarrollando técnicas específicas de aprovechamiento del entorno natural, que tienen que ver más con agroecosistemas, son capaces de apropiarse de zonas de difícil acceso para la agricultura de temporal, con lo que propician el desarrollo y la colonización del Norte de México y el Sudoeste de Estados Unidos, en donde se introducen las fórmulas sociales de identidad americana, en este caso mesoamericana¿.

En estas regiones, dice Corona, se van desarrollando poblaciones de agricultores que están rodeados de cazadores-recolectores, con los que se mestizan y dan lugar a un estilo propio que va a caracterizar a la región septentrional mesoamericana. Es decir, los territorios de los actuales Michoacán, Querétaro, Guanajuato y San Luis Potosí.

Esta región, presenta características específicas distintivas en su tipología, sus estilos, en su cerámica, su arquitectura, su patrón de asentamientos, pero todo dentro de las características generales de las áreas mesoamericanas que se desarrollaron ya sea en la Costa del Golfo, el Altiplano, el Occidente o el área Maya.¿

De esa manera, concluye el entrevistado, la región septentrional ¿formará parte de las áreas mesoamericanas, y es aquí donde después se van a desarrollar elementos que serán considerados como parte de un estilo tolteca, como son las columnas serpentiformes, los Chac Mool, los grandes palacios columnados, que en realidad son concejos de identidad política; fórmulas de tácticas e implementos guerreros, que utilizan más el arco y la flecha, por ejemplo, pero que también implican una identidad diferente a las del resto de Mesoamérica¿.
 
Autor/Redactor: INBA
Fuente: Artes e Historia México, INBA
Editor: Manuel Zavala y Alonso
 





Cartelera de Museos
BLOGS Artes e Historia México

Entradas recientes
TODOS LOS BLOGS


Artes e Historia México es una publicación cultural independiente.
© Derechos Reservados 1996-2011, Manuel Zavala Alonso
AVISO LEGAL

DIRECTORIO

Si desea enviar información relacionada a los temas de esta publicación electrónica:
noticias@arts-history.mx