Blogs Artes e Historia México

compartir en facebook  compartir en twitter

 

Miércoles, 27 de julio de 2016

El triunfo de #yosoy132
Escrito por Arno Burkholder

Emilio Azcárraga Jean y Ricardo Salinas Pliego han anunciado en estos días que los canales 2 y 13 transmitirán el debate del próximo 10 de junio. Según Salinas Pliego, ese día no hay futbol, así que el 13 está libre para mostrarnos lo que tengan que decirse los candidatos, mientras que aquellos fans de "Pequeños Gigantes" tendrán que esperar hasta la siguiente semana para verlos en acción. 

¿Qué significa ésto para el movimiento w.yosoy132.mx/">#yosoy132? Yo creo que es un triunfo. Desde que surgieron hace pocas semanas (parece que hubiera sido hace meses) han logrado ganarse a una parte de la población que los ve con simpatía, y ya consiguieron que los dos canales más importantes de la televisión mexicana transmitan el próximo debate presidencial. 

¿Les parecerá a ellos un triunfo? Creo que no. El hecho de que la Secretaría de Gobernación no haya ordenado todavía que se haga una cadena nacional (todos los canales de televisión y estaciones de radio del país transmitiendo una misma señal) puede ser usado como pretexto para decir que el movimiento no ha alcanzado sus objetivos y por esa razón debe mantenerse en pie de lucha. 

Al mismo tiempo, hay otras exigencias y medidas de #yosoy132: mañana (30 de mayo) harán una asamblea en Ciudad Universitaria, realizarán diversos actos a principios de junio, y el 3 de ese mes harán otra concentración, ahora en el Zócalo de la Ciudad de México. 

También hubo dos actos que, creo, muestran las dos caras que tiene este movimiento, y me parece que al final tendrán que decidirse por una de ellas. 

La primera cara, la que a mí más me gusta, apareció ayer en un video en el que invitan a sus miembros y a la sociedad a registrarse ante el IFE para participar como observadores de casilla en las próximas elecciones federales. 

Que #yosoy132 tome una medida como esa demuestra que quieren ir más allá de ser un grupo de jóvenes que sale a las calles a gritar, y que quieren participar seriamente en el proceso político que estamos viviendo. No estaría de más que busquen la columna que publicó Enrique Krauze el domingo pasado en Reforma y reflexionen seriamente sobre la invitación que él les hace: ir más allá de la protesta y atreverse a apropiarse del poder a través de los canales institucionales, fundando un partido político que se convierta en la voz de todos los que nos sentimos insatisfechos ante la situación que vive el país.

Por supuesto que fundar un partido político es tremendamente complicado, eso lo deja claro Krauze en su columna,  y además estarían expuestos a las tentaciones del poder, pero ¿no son acaso una generación que quiere hacer las cosas distintas a como se hicieron antes? ¿y no tienen sus corazones limpios para rechazar cualquier oferta de corromperse, aunque sea muy tentadora? 


El segundo rostro, que rechazo totalmente, apareció el sábado anterior. En una concentración en la Plaza de las Tres Culturas, un grupo de participantes sugirió que los universitarios deberían contar los votos en las elecciones, en lugar de que lo haga el IFE


Que no se haya vuelto a comentar esa propuesta me hace pensar que el mismo movimiento la rechazó. Pero no está de más mencionar que esa propuesta ocasionó un alud de comentarios (especialmente en mi muro de Facebook), entre los que consideraban que era una buena idea, puesto que el IFE es una institución corrupta que seguramente impedirá que López Obrador gane la presidencia por las urnas; y los que creemos que si bien las instituciones son perfectibles, le ocasionaría un gran daño al país hacerlas a un lado, ignorar la ley y aplicar mecanismos supuestamente democráticos que al final sólo favorecen a un pequeño grupo de la sociedad. 

Eso, y una foto que alguien tomó en una de las primeras marchas, que al parecer muy pocos tomaron en cuenta, pero que nos alerta sobre la presencia de elementos dentro de la sociedad mexicana que siguen creyendo que la violencia es el camino: 

 


Podriamos creer que esa pancarta fue escrita por una persona imbécil (sólo una) que por alguna razón estuvo en esa marcha, pero no por ello representa el sentir de todos los que forman parte de #yosoy132. 


Sin embargo, hasta el momento, nadie ha deslindado al movimiento por esa foto, y eso me parece grave. Si #yosoy132 quiere mantener su prestigio, debe por sobre todas las cosas alejarse de cualquier tentación de violencia (eso incluye a esos grupos ya reconocidos como "profesionales de la protesta" que en los últimos días se les han acercado para cortejarlos).


#Yosoy132 ya ganó al conseguir que Azcárraga y Salinas Pliego transmitan el próximo debate presidencial. Estoy seguro de que pueden hacer muchas cosas más por México. Pero tendrán que hacer el enorme esfuerzo de mantener la cabeza fría y los pies en la tierra para que esta victoria no se convierta en una derrota futura.



Lo último en CLIONAUTICA, entre el pasado y el presente está la historia (173)

 

Cuando no sepas a dónde vas, mira hacia atrás para que recuerdes de dónde vienes
Las lecciones que nos dejó la revolución de independencia
Las tres crisis de José López Portillo y Enrique Peña Nieto
Cinco opiniones sobre la historia y el presente
Siempre en mi mente...

 

 

 

Redes sociales