Blogs Artes e Historia México

compartir en facebook  compartir en twitter

 

Miércoles, 27 de julio de 2016

Cinco tendencias culturales para el 2014
Escrito por No disponible

Estimados amigos del Museo Imaginario: en este promisorio inicio del 2014 vuelvo a este querido blog dedicada a proponer y comentar las cinco tendencias del 2014 que, en mi opinión, podrían orientar el consumo, la creación y la difusión de la cultura en los próximos meses. En años anteriores ya había tratado el tema de las previsiones anuales,  tal fue el caso de las cinco tendencias culturales para el 2013que entonces fueron: la nostalgia al día, nuevos modelos de crowd founding, innovación desde los países emergentes, la historia del arte se vuelve digital y los procesos artesanales con manufactura local. A la distancia me parece que todavía algunas siguen con fuerza hacia el futuro, en tanto otras se desvanecen o mutan hacia nuevos estadios.  

 

Siendo la cultura un eje que atraviesa todas las actividades del ser humano, verán que las tendencias que propongo están relacionadas al arte, la tecnología, la política, la economía y el estilo de vida. Las fronteras entre uno y otro tema se hacen cada día más difusas, por lo que era de esperarse el entrecruzamiento de los círculos en los terrenos compartidos. Una vez aclarado este punto, sin más preámbulo, comencemos.  

 

1. Tecnología portable

 

Esto ya no es una sorpresa para nadie. Desde que los teléfonos móviles se volvieron el accesorio indispensable de la contemporaneidad, era cuestión de tiempo para que la tecnología no sólo  fuera móvil sino también portable.  Y por portable no me refiero a portátil, sino a algo verdaderamente portable. No se trata de un iPhone guardado en el bolsillo o de un par de audífonos Diddy Beats colgado del cuello. Los nuevos gadgets ofrecen servicios y portabilidad, en la misma medida que prometen un estilo de vida donde la tecnología prolonga nuestras experiencias, las cuantifica y magnifica. El reloj Samsung Galaxy Gear por ejemplo, cuenta con el diseño y las funciones para hacerlo, además el que pega primero, pega dos veces. El brazalete UP de la marca Jawbone  cumple ampliamente con monitorear nuestros periodos de actividad, vigilia y sueño en tiempo real,  y finalmente los Google Glass fungen como una extensión de nuestra mirada y más aún, de nuestra mente.  Con la creciente tendencia a resentir la tecnología (¿teconología insoportable?) por su intromisión en todos los aspectos de nuestras vidas y el consecuente movimiento que invita a “levantar la mirada” del móvil para empezar a convivir con los demás, de una manera muy curiosa los gadgets  podrían ser nuevamente la respuesta para mejorar nuestras vidas hacia  existencias  menos sedentarias y más comunitarias. Por lo pronto, ya tengo mi brazalete UP y francamente no sé cómo pude vivir sin él.

 

2. Gratificación instantánea  

 

Se dice que el 2014 será el año de la impaciencia. La necesidad de una gratificación instantánea aunada a la perenne sensación de estar perdiendo el tiempo generará una serie servicios que buscarán paliar de una u otra manera esta perpetua insatisfacción. ¿Quieres tener entretenimiento permanente al alcance de un clic y por un precio muy competitivo? Ahí tienes a Netflix con sus 33 millones de usuarios globales y su oferta de películas, series televisivas y demás contenido bajo demanda ¿Quieres hacer otras cosas mientras esperas a ser atendido en un tedioso centro de llamadas que te deja en tiempos de espera inhumanos? Utiliza Skipo, una App que llama por ti y te permite obviar el tiempo de espera. ¿Quieres recibir inmediatamente ese artículo que compraste esta mañana por internet? Suscríbete al One-day Delivery de Amazon y participa activamente en lo que algunos medios han llamado la “guerra de las entregas”. Ya saben, Time waits for no one como dirían los Rolling Stones.

 

3. La “despictorialización” de los museos   

 

Empezando a la voz de ya, veremos menos cuadros en las exposiciones temporales de los museos. Un fenómeno que comenzó con las galerías de arte contemporáneo, se ha extendido a espacios que tradicionalmente vivían de mostrar casi exclusivamente óleos sobre tela. Considerada por siglos como la técnica del arte per se, la pintura está siendo por fin derrocada por otras manifestaciones culturales que son consideradas por los investigadores como materia para el museo. Moda, diseño, arquitectura, animación, videojuegos, música popular y automóviles son algunos de los temas que estaremos viendo cada vez más en estos espacios. Esta tendencia responde tanto a la necesidad de atraer nuevos públicos como a la diversificación de las propias instituciones y sus nuevos enfoques de lo que es el arte y la historia. Como ejemplos a nivel internacional, en el Museo de Arte Moderno MoMA ya se incluyó a Pac Man y el Tetris dentro de la colección permanente de diseño. Asimismo, actualmente continúa con éxito la itinerancia de la exposición David Bowie is dedicada  a este ícono de la cultura  popular, en tanto que el Museo del Objeto el Objeto MODO en nuestra capital da cuenta de la historia del Rock en México (1955 – 2010). En España, el Museo Thyssen-Bornemisza ha confirmado que el próximo otoño-invierno dedicará una muestra a la casa de alta costura Valentino. Bueno, ya era hora.

 

4. Orgullosamente imperfecto

 

La imperfección, incluso lo francamente feo, tiene un nuevo atractivo. Lo extraño, lo diferente e incluso lo defectuoso se hacen de un nuevo significado relacionado a lo “auténtico” frente a lo cuidadosamente seleccionado, impecable y “falso”. Esta tendencia está tomando fuerza sobre todo en la alimentación. Frente a los productos estandarizados y, por qué no decirlo, modificados para su venta en las grandes cadenas alimenticias, esta tendencia privilegia el consumo de hortalizas y frutas con formas y colores naturalmente imperfectos pero también naturalmente sabrosos, apoyando así a los productores locales. En el otro extremo, la gente que no es “perfecta” será considerada portavoz de ideas, valores y productos destinados a cuestionar nuestra propia imperfección. ¿Recuerdan el impacto que tuvo la campaña “El hermoso Peralta” de la Pepsi? ¿Y qué me dicen de la aparición de Moffy?  Moffy es una modelo de alta costura que tiene estrabismo –es bizca, dirían los menos sensibles- y cuya imagen está cambiando las editoriales de moda alrededor del mundo.  Y mientras redacto estas líneas Lena Dunham aparece fotografiada por Annie Liebovitz  está en la última portada del Vogue. A esto digo: bienvenido sea el triunfo de lo feo.

 

5. Los países “MINT”

 

Si antes fueron los países del llamado bloque “BRIC” (Brasil, Rusia, India y China), lo de hoy –y lo de mañana- son los países del bloque “MINT” (México, Indonesia, Nigeria y Turquía). Con sus inmejorables ubicaciones geográficas, excelentes socios comerciales, alta densidad poblacional y estupendas expectativas de crecimiento y estabilidad económica en esta década, el MINT se alza con fuerza para los próximos años. De acuerdo al Banco Mundial, en el 2012 México estuvo en el lugar número 14 del ranking en cuanto a su PIB se refiere, Indonesia ocupó el número 16 y Turquía el 19. Con las nuevas inversiones y las reformas políticas y económicas, se vislumbran importantes desafíos  para este grupo de países, por lo que seguramente escucharemos más de ellos en el futuro ¿seguirá el ímpetu del mexican moment?Además, ¿no estamos ya un poquito hartos, y digo tan sólo un poquito, de las etiquetas relacionadas a lo supuestamente “brasileño”, “indio” o “chino” de acuerdo a la cultura mainstream? ¡Es hora de cambiar y mirar a otro lado! Y recuerden, aquí lo leyeron primero.

 

Y ustedes, ¿cómo se preparan para el 2014? 



Lo último en No disponible

 

Retratando al escritor: la fotografía de Sara Facio
5 tendencias culturales para el 2013
¿Qué hace posible al museo?
Reflexiones sobre política de recaudación de fondos: el caso del Museo Rufino Tamayo
La cultura y los candidatos

 

 

 

Redes sociales