Blogs Artes e Historia México

compartir en facebook  compartir en twitter

 

Miércoles, 27 de julio de 2016

Las nuevas reglas del arte público
Escrito por No disponible

Porque hasta para el arte todavía hay reglas, mi último comentario del año 2013 -Del Museo Imaginario se va de vacaciones y regresa  hasta el 13 de enero-, es acerca de un artículo publicado esta semana en el blog Public Art Now, editado por Situations, una organización con sede en Bristol, Reino Unido, dedicada a reflexionar y a proponer sobre el arte público, sus manifestaciones, contenidos y disfrute.

 

En el post del 12 de diciembre de 2013 titulado “The New Rules Of Public Art” (“Las nuevas reglas del arte público”), proponen 12 puntos destinados a animar a los creadores, artistas y gestores culturales a salir del conservadurismo, evitar los lugares comunes y por lo tanto, a reformular la experiencia del arte público para el siglo XXI. A continuación el listado -la traducción al español es mía-: 

 

  1. No tiene que verse como arte público

Los días de los héroes de bronce y las chucherías sin sentido están contados. El arte público puede tomar cualquier forma o manera de encuentro (…). Está preparados para ser sorprendido, encantado y exasperado.

 

  1. No es para siempre

Desde el aquí-ahora-desaparecido-mañana, “escultura de un sólo día”, hasta el crecimiento de una futura biblioteca en el transcurso de cien años, los artistas están sacudiendo la expectativa de vida de las obras de arte público. Los lugares no permanecen estancados y estáticos, ¿por qué lo estaría el arte público?

 

  1. Crea espacio para lo no programado

Comisionar arte público no es un proceso simple de diseño-construcción. Las obras de arte arriban a través de una serie de accidentes, fallos y experimentos. Los momentos de incertidumbre y replanteamiento son puntos donde la obra de arte recupera su foco. Deja que las respuestas al arte se desenvuelvan con el tiempo y permanece abierto al potencial de que lo imprevisto, ocurra. 

 

  1. No lo hagas para una comunidad. Crea una comunidad

Se cauteloso al definir previamente a una audiencia. Las comunidades raras veces surgen de una geografía sino de un propósito en común.

 

  1. Retírate de la carrera armamentista cultural

Las poblaciones y ciudades alrededor del mundo están recluidas en un solo estilo de arte público. En una cultura de marcas globalizadas y pueblos clonados, anhelamos lo auténtico y lo distintivo. Si estamos haciendo los lugares, hagámoslos inusuales.

 

  1. Demanda más que fuegos artificiales

Cree en el callado, inesperado encuentro tanto como en la magia de un espectáculo masivo. A menudo, la transformación ocurre en el silencio de un momento a solas o en un momento compartido de entendimiento, antes que en la euforia de los silbatos y las serpentinas. 

 

  1. No decores, irrumpe

Necesitamos diseño urbano inteligente, luz urbana inspiradora y edificios emblemáticos, pero el arte público puede hacer mucho más que decorar. Las interrupciones a los entornos cotidianos pueden abrir los ojos a nuevas posibilidades más allá del embellecimiento artístico.

 

  1. Comparte la pertenencia libremente, pero la autoría sabiamente

El arte público es sobre la gente y hecho con la gente, pero no siempre por la gente. Los artistas son hábiles pensadores creativos, así como hacedores. (…) Confía en el juicio del artista, sigue su liderazgo e invierte en el proceso.

 

  1. Da la bienvenida a los foráneos

Los foráneos desafían nuestras nociones sobre lo que consideramos verdadero de un lugar. Acoge la oportunidad de ver a través de los ojos de la otredad.

 

  1. No gastes tiempo en definiciones

¿Es escultura? ¿Es arte visual? ¡A quién le importa! Hay cuestiones más importantes por contestar: ¿te conmueve? ¿Sacude tus percepciones del mundo a tu alrededor (…)? ¡Quieres contarle a alguien sobre esto? ¿Quieres saber más?

 

  1. Aplaza tu incredulidad

El arte nos da la oportunidad de imaginar formas alternativas de vida, de desaparecer en la madriguera del conejo, de vivir un momento en un mundo diferente. Las especificidades locales pueden ser un punto de inicio, pero el arte público no es una  lección de historia. Prepárate, porque podría no decir la verdad.

 

  1. Piérdete.

El arte público no es un destino ni una brújula. Los artistas nos animan a seguirlos a través de caminos inesperados en tanto su trabajo se despliega. Entrega el manual, sal del camino más transitado del arte y entra en el laberinto para perderte en terrenos poco familiares.

 

Para finalizar esta entrada les dejo el video de una acción del colectivo estadounidense "Improve everywhere" (“Mejoras por doquier”) que en la ciudad de Nueva York colocó un podio vacío frente a la Orquesta del Carnegie Hall para que cualquiera que pasara por ahí, subiera, y condujera una pieza. La acción tuvo por nombre “Conduct us” (“Condúcenos”) ¿Opiniones? 

 

 



Lo último en No disponible

 

Retratando al escritor: la fotografía de Sara Facio
5 tendencias culturales para el 2013
¿Qué hace posible al museo?
Reflexiones sobre política de recaudación de fondos: el caso del Museo Rufino Tamayo
La cultura y los candidatos

 

 

 

Redes sociales