Blogs Artes e Historia México

compartir en facebook  compartir en twitter

 

Miércoles, 27 de julio de 2016

Troka, el poderoso
Escrito por No disponible

Julio Prieto (1912 – 1977), Troka, el poderoso, 1934. Tinta sobre papel, 30.7 x 24 cm.

Colección Fam. Prieto Salcedo

 

 

Si hubiera un premio al “personaje museológico del año” debería ganarlo por aclamación popular el androide Troka el poderoso, protagonista de la muestra “Vanguardia en México 1915 – 1940” que tiene lugar en el Museo Nacional de Arte (MUNAL) hasta la primera semana del mes de agosto.  

 

Troka es un personaje creado en 1934 por el estridentista Germán List Arzubide, lo que ya nos dice mucho de su forma y espíritu. Troka simboliza los logros tecnológicos de su época: está armado con un pie de locomotora y otro de tractor, sus manos son llaves para tuercas, se comunica a través de ondas hertzianas y utiliza un sombrero de pozo petrolero. Sus ojos son como dos faros que iluminan el camino hacia la modernidad y a veces empuña una bombilla eléctrica como estandarte que devuelve a su oscuro origen a la superstición y la ignorancia en forma de murciélagos y gatos negros.

 

Las aventuras de Troka el poderoso eran transmitidas en un programa de radio destinado al público infantil, y difundidas a través de las publicaciones periódicas ilustradas por Salvador Pruneda y Julio Prieto. Fue tal el éxito del androide que incluso Silvestre Revueltas compuso la Suite Troka, danza pantomima para niños.

 

El discurso de Troka el poderoso nos habla del poderío de la máquina, del triunfo de la velocidad y de autoridad de la fuerza eléctrica. Evidentemente, un discurso de entreguerras. Troka el poderoso nos recuerda de muchas maneras al robot María de la película Metrópolis de Fritz Lang (1926) o incluso a esta publicidad de la compañía telefónica Ericsson que alguna vez se instaló en la ciudad de México en la década de los treinta ¿Consecuencia? ¿Presagio, tal vez?

 

 

Arco presentado por la compañía telefónica Ericsson. Fotografía. INV: 1764.

Fototeca Nacional del INAH - CONACULTA 

 

 

Con gran acierto, el MUNAL decidió utilizar la rotunda presencia de Troka como la imagen publicitaria de la exposición, así como dedicar una sala completa a este personaje.  Ahí pueden apreciarse los dibujos originales de Julio Prieto y el libro ilustrado por Salvador Pruneda, en préstamo de la magnífica colección de Rafael Barajas “El Fisgón”. La experiencia se enriquece al estar rodeados de ampliaciones en vinil de los dibujos a un tamaño casi monumental y, sobre todo, al poder escuchar ahí mismo el programa de radio y la música de Silvestre Revueltas. Al colocarse los audífonos para escuchar la narración, ¿no estábamos de alguna manera también personificando a Troka el poderoso?

 

Recomiendo ampliamente la muestra “Vanguardia en México 1915 – 1940” y el excelente catálogo editado con ocasión de la misma. En éste, el investigador Juan Solís escribe el artículo “Troka, el poderoso. Disección del espíritu mecánico de una época”, indispensable texto que da cuenta sobre las distintas facetas de nuestro personaje, alegoría de un progreso que, en la realidad, nunca estuvo ahí.

 

Agradezco especialmente a la curadora del Museo Nacional de Arte MUNAL, Lluvia Sepúlveda, quien tuvo la cortesía de obsequiarme un catálogo de la muestra. 



Lo último en No disponible

 

Retratando al escritor: la fotografía de Sara Facio
5 tendencias culturales para el 2013
¿Qué hace posible al museo?
Reflexiones sobre política de recaudación de fondos: el caso del Museo Rufino Tamayo
La cultura y los candidatos

 

 

 

Redes sociales