Blogs Artes e Historia México

compartir en facebook  compartir en twitter

 

Jueves, 04 de agosto de 2016

Las fotos de Leonardo...
Escrito por Álvaro Rodríguez Luévano

Patricio ¿te acuerdas cuando nos metimos al museo de historia natural y lo primero que vimos de frente fue un ejército de esqueletos que venían en tolvanera hacia nosotros? ¿Qué susto no? Era como si hubieran salido de un grabado de José Guadalupe Posada pensé –pero fue más mi sorpresa de ver que ninguno de esos huesos te daba susto, al contrario adivinabas muy bien cuáles eran los de las ranas, los pájaros y las ballenas, era tan obvio el tamaño de esas cosas que mejor había que aprenderse de memoria los nombres raros inventados por el Dr. Georges Cuvier.

 

Pobre señor seguro pasó horas y horas para armar esas estructuras y pegarlas todas con resistol, se me hace que ya ni existe esa marca. Pero de eso te iba a contar en este recadito, pues de estructuras y no de estructuralismo, eso que ahora con la partida del jefe de la maloca el gran Levi Strauss esta chotiado hasta los huesos. Cuando vi cómo saltabas de gusto cuando miraste ese tiranosaurio Rex, era porque también me había parecido enorme esa cosa, era la primera vez que veía uno de a daivis como decimos allá en el DeeFe. En fin, aquí ya no pudimos ver juntos los terolactidos de metal que apenas saldrán de las bodegas del puerto de Nantes, probablemente a finales del año, pero que se parecen mucho a los esqueletos que vimos.

 

Mira que dicen que los internautas como ciertos fotógrafos tienen mucha suerte cuando no se bañan. Y lo digo porque descubrí navegando a un fotógrafo que hace dos años se estuvo paseando en la basílica de Koeklberg, así tranquilillo, como nosotros nos paseamos a lado de todos los reyes franceses en la Basílica de Saint Denis. Ese lugar, sí que estaba lleno de reinas y reyes pues quien sabe cuántos caballeros se la fueron a persignar llevando la oriflama para ganar las batallas más difíciles. En fin Luc Viatour andaba vagando y ¿qué te imaginas que se encontró? ¿No adivinas?, se encontró unos dibujitos, pero lo especial de estos dibujitos es que son un poco viejos, la gente que los tiene los cuida mucho porque si no se hacen migajas.

 

Estos dibujos tienen más de cinco siglos de edad y se inspiraron en un librito aun más viejo llamado De arquitectura de un señor que se llama Marco Vitruvio. Bueno, estos dibujos de los que te hablo no son de Vitruvio son de Leonardo y los hizo con mucha calma para estudiar las cosas que se le ocurrían a Marco de vez en cuando en su libro. Este señor Marco había dejado unas recetas como de cocina para construir máquinas, sistemas de engranajes, aparatos de madera con formas geométricas muy bien cortadas y medidas.

 

 Vis aérienne

Plume et encre sur papier, vers 1486-1490
Extrait du Ms B 83v
Par Leonardo Da Vinci

Foto: Luc Viatour

 

De este libro hubo muchas versiones pero los dos artistas más interesados en el recetario era Leonardo de apellido Da Vinci y otro señor que vivía más lejos y tal vez eran cuates llamado Quique Cornelio Agrippa. En efecto, así como suena, como la gripa. Al primero a Leonardo se le ocurrían cosas geniales, como bicicletas con alas, o aviones con ruedas, o aletas que no servían para nadar, sino para mirar cómo se movían, si les jalabas unos hilos se movían los dedos como a las patas del pollo. También le encantaba ser muy observador y le gustaba dibujar a sus amigos; y cuando se iba de vez en cuando al río, le gustaba mirar como su imagen iba cambiando de forma con las ondas y olas de la corriente: También le gustaba imitar esas imágenes y se llevaba un cuaderno para dibujarlas.

 

 L'Homme de Vitruve    

Plume, encre et lavis sur papier vers 1490
Par Leonardo Da Vinci

Foto: Luc Viatour

 

El segundo señor fue casi tan observador como el primero, sólo que era menos terrenal. Agrippa andaba siempre en las nubes y le gustaba ver hacia arriba y estar papaloteando. Era otra época claro, era cuando se podía ver al cielo, porque ahora sólo se pueden ver lámparas, cables, calcetines, tenis colgados y todas esas cosas también imaginarias y a la vez reales. Leonardo y Cornelio pensaban que si se conocía las proporciones del cuerpo humano, se podía interpretar el universo. Estaban un poco chiflados pero la idea era que el hombre guardaba proporción y simetría, o sea, que si sus partes eran más o menos iguales y que si se colocaba a un hombre con los pies y los brazos extendidos se podía trazar un círculo cuya forma y figura se parecía a un planeta, pero ellos pensaban que la figura era el sol. Aunque sus otros dibujos los del cuerpo humano y de caras no son muy alegres que digamos, sin caricatura que festejar; sus dibujos sobre inventos son realmente para imaginárselos en movimiento.

 

Valga la aclaración para no confundirte, los dibujos son de Leonardo y el fotógrafo que los registró me pasó la liga de su sitio para que les echaras un ojo. 

 

 

http://www.lucnix.be/main.php?g2_itemId=43288

 

 

Muy pronto nos veremos para hablar de dibujos, inventos y bicicletas voladoras.

 

 

Montreuil, 19 noviembre de 2009.

 



Lo último en La canalla

 

La construcción de un mito, la reproducción de un símbolo (primera parte)
La construcción de un mito, la reproducción de un símbolo (segunda parte)
La construcción de un mito, la reproducción de un símbolo (tercera parte)
La construcción de un mito, la reproducción de un símbolo (cuarta parte)
La construcción de un mito, la reproducción de un símbolo (quinta parte)

 

 

 

Redes sociales