Blogs Artes e Historia México

compartir en facebook  compartir en twitter

 

Jueves, 04 de agosto de 2016

El obsesionado en pleno día
Escrito por Álvaro Rodríguez Luévano

Casi tan demoledora como aquella secuencia de “Un perro andaluz” (Un Chien andalou, 1929), la calle me sorprendió precisamente en donde:
 
"Una mano de hombre afila una hoja de afeitar y comprueba su filo sobre la uña del pulgar. El hombre sale sobre el balcón, observa la luna llena y tres nubes alargadas. La misma mano abre el ojo de una mujer entre el pulgar  y el índice. La mujer nos fija con una ligera sonrisa. Una nube pasa delante de la luna; en muy grande plano, la hoja de afeitar corta el ojo de la mujer. Hoy aún, los espectadores se desvían. Algunos gritan. Luis Buñuel comenzó así".[1]
 
 
Estas imágenes inspiradas de una época en donde Georges Bataille publicó su Historia del Ojo y en donde los críticos se dieron cita en el Studio des Ursulines para comentar la complicidad de un Salvador Dalí; las descascaradas paredes expresaban el corte de un ojo que bien evoca el gesto de Buñuel.
 
La semana pasada aduje un encuentro fortuito con el trabajo de un artista urbano en estas calles del Canal de Saint Martin, la intervención de “JR”. Para quienes somos testigos del proceso que sufre una obra efímera en tanto se convierte en objeto público y tras su proceso de aplicación, transformación, le sigue un periodo de desprendimiento y destrucción. Nosotros los de pie podemos constatar: la irremediable fuerza del tiempo, los rastros que éstos trabajos van entregándole a la urbe. Cuando la calle Legouvé parecía una sala de exhibición nueva, unas horas faltaron para que la mano con la hoja de afeitar descrita por Bounnaud acometiera tal como el paso de las nubes en el ojo de la luna.
 
Terribles cortes se llevaron las fotografías de los rostros, del grimace (gestos) de JR, siendo cercenadas también las planchas del auto retrato, cuyo ojo nos hace pensar en tantos otros, y en su lugar sólo quedaron tan sólo los restos de una nueva intervención, nuevas imágenes que en la destrucción de las primeras, ya limpias, ya completas, las segundas se cargaron de un dramatismo y de un aspecto cuya desfiguración nos permite seguir comentando el Ojo de Bataille, el Ojo de Buñuel y el Ojo de JR  en la obsesión del pleno día y espera las nubes que anuncian la trágica vida de las imágenes en Legouvé.
 
Foto: Álvaro Rodríguez ©
 
 
Foto: Álvaro Rodríguez ©
 
 
Foto: Álvaro Rodríguez ©
 
Foto: Álvaro Rodríguez ©
 
 
Foto: Álvaro Rodríguez ©
 
 
Foto: Álvaro Rodríguez ©
 

 


[1] Une main d´homme aiguise un rasoir et vérifie son tranchant sur l ´ongle du pouce. L´homme sort sur le balcon, regarde la pleine lune et trois nuages effilés. La même main écarquille l ´œil d´un femme entre la pouce et l´index. La femme nous fixe avec un léger sourire. Un nuage passe devant la lune ; en très gros plan, le rasoir coupe l ´œil de la femme. Aujourd´hui encore, les spectateurs se détournent. Certains crient. Luis Buñuel a commencé comme ca. En Fréderic Bonnaud, L´Obsédé en Plein Jour. Rétrospective Luis Buñuel, Du 10 juin au 2 août 2009, La cinémathèque française.


Lo último en La canalla

 

La construcción de un mito, la reproducción de un símbolo (primera parte)
La construcción de un mito, la reproducción de un símbolo (segunda parte)
La construcción de un mito, la reproducción de un símbolo (tercera parte)
La construcción de un mito, la reproducción de un símbolo (cuarta parte)
La construcción de un mito, la reproducción de un símbolo (quinta parte)

 

 

 

Redes sociales