Blogs Artes e Historia México

compartir en facebook  compartir en twitter

 

Jueves, 04 de agosto de 2016

¿Es que el virus H1N1 se salió del huacal norteamericano ó es tan sólo una pan-demia?
Escrito por Álvaro Rodríguez Luévano

Es muy difícil por ahora precisar un saldo exacto de las consecuencias de la epidemia de la gripa porcina en la ciudad de México.  Autoridades mexicanas aseguran estar asistiendo a un nuevo escenario de salud pública que por el manejo del tema parece más que una epidemia un desastre de control experimental. Seremos respetuosos y cautelosos en el desarrollo de los eventos y sobre todo por respeto a los familiares de los finados por la gripe porcina. Pero no por ello la ciudadanía va a consentir ni un estado de excepción, ni de queda, ni totalitario. Si bien las medidas son transitorias y preventivas, la ciudadanía exige información oportuna y veraz, eficacia  y profesionalismo en la atención ciudadana y una respuesta inmediata de todos los responsables de salud.

 
Si bien es inédita la manera en la que el gobierno federal enfrenta la situación,  su DECRETO por el que se ordenan diversas acciones en materia de salubridad general, para prevenir, controlar y combatir la existencia y transmisión del virus de influenza estacional epidémica, del día 25/04/2009, deja algunas cuestiones que nos invitan a reflexionar en el confinamiento eugenésico propuesto por el texto. Pese al único artículo transitorio que suscribe una vigencia del decreto hasta que dure la contingencia  habrá que decir que la ciudadanía se muestra inquieta, expectante y un tanto desinformada sobre los mecanismos que utilizará la Secretaría de Salud para proceder a la operación del decreto.
 
Este texto no repetirá lo que se puede constatar en la página donde se publicó el texto en el Diario Oficial de la Federación.[1] Pero sí es de mi intención subrayar algunas preguntas que cualquier cuerdo se haría después de escuchar al secretario de salud federal o al jefe de gobierno cuando dicen que la ciudad y el país está frente a un virus nuevo. Si bien hay una variedad casi de 150 o 160 diferentes variantes de las que muta el virus tipo A del subtipo H1N1. Al parecer los funcionarios no han señalado que este virus se le conoció en 1918 como la gripa española. Algunas fuentes han dicho que se le llamó así debido a la cobertura que hizo España durante esa época en la que el virus cobró las vidas entre los 20 y 50 millones de personas en el lapso de un año en el mundo.[1.1] Pero para ser más preciso y sin menospreciar otras fuentes[1.2]citaremos a la enciclopedia de dominio público: wikipedia para confirmar que;
 
Un equipo multidisciplinar, capitaneado por el burgalés Adolfo García-Sastre, uno de los padres de la genética reversa del virus de la gripe, se propuso en el 2003 la titánica tarea de encontrar las causas que propiciaron la pandemia de virus de la gripe de 1918. Los investigadores que participan en este proyecto pretenden encontrar esas causas analizando las características moleculares distintivas de este virus pandémico. El equipo engloba junto con el grupo de Adolfo García-Sastre a los grupos de Peter Palese, Ian Wilson, Christopher Basler, Michael Katze y Jeffrey Taubenberger. El 6 de febrero de 2004 en Science se publicó un artículo realizado por dos equipos de investigadores, uno dirigido por Sir John Skehel, director del Instituto Nacional de Investigación Médica (National Institute for Medical Research) de Londres y otro por el profesor Ian Wilson del Scripps Research Institute de San Diego habían obtenido la síntesis de la proteína hemaglutinina responsable de la epidemia de 1918 de Gripe Española juntando ADN procedente del pulmón de una mujer inuit encontrada en la tundra de Alaska y de muestras preservadas de soldados americanos de la I Guerra Mundial. El 5 de octubre, 2005 también en Science,[2] se publica por primera vez en la historia la reconstrucción de un virus totalmente extinto, el virus de la gripe de 1918 (H1N1). El virus fue totalmente reconstruido in vitro a partir de las secuencias obtenidas del análisis de muestras históricas de tejidos realizadas por el grupo de Jeffrey Taubenberger. Según el informe, después de varias décadas los científicos lograron recrear el virus con ayuda de técnicas de genética inversa, para 'volverlo a la vida' en un laboratorio de bioseguridad de nivel 3, del U.S. Centers for Disease Control and Prevention en Atlanta. Sus efectos fueron estudiados en ratones, embriones de pollo y células pulmonares humanas, empleando para ello diversas versiones fabricadas con genes de otros virus gripales, y así efectuar comparaciones y descubrir los elementos que lo hicieron tan mortífero. Al igual que el original, el virus reconstituido mató en pocos días a los ratones, y se comprobó que también mataba a los embriones de pollo, del mismo modo que el virus aviario H5N1.[3]
 
Lo que no menciona wikipedia son las dificultades que tuvo este equipo para obtener las pruebas de los tejidos, y también el control sobre sus resultados. En 1997 el Dr. John Hultin encabezó un equipo de exploración a Alaska para realizar trabajos de exhumación de cuerpos congelados que hubieran estado expuestos a los síntomas del virus de 1918. Los nativos del lugar protestaron contra el Dr. Hultin apodándolo “el doctor de la muerte”, pues si bien su proyecto contaba con un sólido financiamiento este personaje se valió de mentiras y dinero para convencer a los habitantes de la región donde realizaron la exhumación de las muestras.  La BBC publicó un artículo en 2007[4] sobre los avances que hicieron este grupo de científicos dos años después de que fuera galardonado por la revista The Lancet el equipo de españoles: el mircrobiólogo Adolfo García Sastre y Alicia Solórzano[5] al mejor artículo de la mejor investigación del año por Characterization of the Reconstructed 1918 Spanish Influenza Pandemic Virus.
 
Photomicrographs of hematoxylin and eosin–stained lung sections. (A to C), lungs from mice
infected with the 1918 influenza virus: (A) necrotizing bronchiolitis and severe alveolitis, (B) severe
alveolar edema and histiocytic alveolitis with scattered neutrophils, and (C) alveolitis, predominantly
neutrophilic, and associated hemorrhage. (D) Moderate alveolitis and edema in lungs from a mouse
infected with 1918 HA/NA/M/NP/NS:Tx/91 virus. (E) Mild peribronchial inflammation with adjacent
minimal alveolitis in a mouse infected with Tx/91 HA:1918 virus. (F) Lung tissue from a Tx/91-
infected mouse showing the paucity of lesions. Scale bars, 25 mm (A) and 15 mm (B to F).[6]
 
El descubrimiento de la gran virulencia del virus A H1N1 se dice que fue realizado en condiciones de extrema seguridad y que se obtuvo mediante un método de inversión genética y manipulación de información ADN en tejidos humanos congelados para obtener la estructura del virus de 1918. Las instituciones que participaron en esta investigación de reconstrucción del virus AH1N1 fueron: Influenza Branch, Mailstop G-16, Division of Viral and Rickettsial Diseases (DVRD), National Center for Infectious Diseases, Centers for Disease Control and Prevention, 1600 Clifton Road, NE, Atlanta, GA 30333, USA. 2Department of Microbiology, Mount Sinai School of Medicine, New York, NY 10029, USA. 3Department of Molecular Pathology, Armed Forces Institute of Pathology, Rockville, MD 20850, USA. 4Southeast Poultry Research Laboratory, Agricultural Research Laboratory (ARS), U.S. Department of Agriculture (USDA), 934 College Station Road, Athens, GA 30606, USA. El objetivo de este grupo de científicos era:
 
Aprender “cómo prevenir o mitigar las pandemias de gripe”. Una vez descubierto por qué el virus de 1918 fue tan mortífero, con un saldo de entre 20 y 50 millones de muertes en todo el mundo, “podremos reconocer más fácilmente virus similares” –el H5N1 es uno de ellos– y buscar medidas de prevención y tratamiento efectivas basadas en vacunas y fármacos.[7]
 
Las preguntas que surgen en el mejor de los sentidos es ¿si este virus el AH1N1 lo reconstruyeron en un laboratorio de los Estados Unidos de Norteamérica para conocer su estructura y comportamiento, usando ratones, aves y otros animales, ¿qué hicieron con los tejidos y las especies utilizadas? ¿Acaso manipularon otras variedades del mismo subtipo para observar sus mutaciones o provocaron las mutaciones del virus para su observación? ¿Por qué este subtipo de virus AH1N1 aparece de repente en forma de epidemia en las ciudades de México si fue reconstruído en EU? ¿Por qué la OMS decide cambiar el nivel del estado de emergencia Internacional que va del grado 3 al 5 en los niveles prioritarios de emergencia sanitaria en escasos dos días si la experimentación con este virus lleva algunos años patrocinados por la gestión gubernamental del ex presidente Bush y se tendría que conocer su condición? ¿ Acaso quienes pudieron reconstruir el virus AH1N1 con un método de inversión genética no pudieron determinar la fórmula de la vacuna que era parte de sus objetivos? ¿la observación aun continua? Necesitamos a un Louis Pasteur salido antes del 1918 que nos permita dilucidar estas cuestiones para dejar atrás la corazonada de que se les pudo salir del huacal in vitro a nuestros vecinos del norte un experimento que en realidad tenía otros fines que no eran los de saber la verdadera mortalidad que produjo el AH1N1 en 1918, que bien pudo inteligentemente comprobarse por las estadísticas de mortandad en los archivos científicos norteamericanos y la prensa española de la época. ¿Qué ganas de experimentar con los países emergentes en la más exquisita ciencia ficción?. Habrá preguntarle a los microbiólogos ¿qué conclusiones sacaron de su experimento? y a la luz de la  reconstrucción del virus de 1918 ¿por qué este virus AH1N1 declarado como extinto sigue vivo después de los experimentos del 2004? ¡Alguien que nos explique!
 
 
Galería de la pandemia de 1918
 
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/1/13/Spanish_flu_hospital.png Emergency military hospital during influenza epidemic, Camp Funston, Kansas, United States. National Museum of Health and Medicine, Armed Forces Institute of Pathology, Washington, D.C., United States.
 
http://www.ibiblio.org/hyperwar/AMH/XX/WWI/flu/flu1918/flu1918-4.jpg policies, Biblioteca Pública de Carolina del Norte, USA.
 
http://www.nytimes.com/imagepages/2007/04/17/science/17flu2_ready.html policía, acompañando a una víctima, New York Times.
 
http://ibiblio.org/hyperwar/AMH/XX/WWI/flu/flu1918/flu1918-2.jpg periódico, Biblioteca Pública de Carolina del Norte, USA.
 
http://www.lifelikecharm.com/flu_masks_1918_19.jpg mujeres, Life Like Charm, California, USA.
 
http://dartmed.dartmouth.edu/winter06/images/cold_comfort_01.jpg campamento, Top Photo: U.S. Naval Center / All Others: Dartmouth College Archives
 
 



Lo último en La canalla

 

La construcción de un mito, la reproducción de un símbolo (primera parte)
La construcción de un mito, la reproducción de un símbolo (segunda parte)
La construcción de un mito, la reproducción de un símbolo (tercera parte)
La construcción de un mito, la reproducción de un símbolo (cuarta parte)
La construcción de un mito, la reproducción de un símbolo (quinta parte)

 

 

 

Redes sociales