Blogs Artes e Historia México

compartir en facebook  compartir en twitter

 

Jueves, 04 de agosto de 2016

Cuatro manos y muchas almas para Helen Escobedo
Escrito por Angélica Abelleyra

En la vida existen almas gemelas. Para Amalia Benavides (1967) y Rosa Irela Gonzaga (1965) esa alma fue Helen Escobedo. 

Ambas, colimenses y escultoras, trabajaron junto a la artista por doce años. Y durante ese tiempo fueron sus manos. Se convirtieron el canal para que la instalacionista llevara a buen puerto todas aquellas ideas, sueños e invenciones que ocuparon a la autora de paraguas azules, tortugas-neumáticos, incendios, transparencias, serpientes, libros pétreos, música en el aire.

 Junto con la artista visual Magali Lara, Amalia y Rosa Irela coordinaron Pasajes, el libro quizás más dinámico y familiar de Helen Escobedo (1934-2010), pues reúne la mayoría de las reflexiones de la propia creadora, ella tan proclive al análisis del conocimiento y a poner en práctica esas disertaciones en el trabajo individual y colectivo.

 Para las dos colaboradoras, la publicación “es la esencia” de Helen Escobedo, ya que integra su pensamiento a partir de dos intereses que la ocuparon a lo largo de su vida: luz y sombra. Y cuando decimos vida, no distinguimos entre la personal y la artística, pues Helen fue un ejemplo magnífico de la profunda conexión ética, emocional y creativa entre ambas vertientes.

 La idea del volumen surgió mientras se organizaba el archivo artístico de la artífice de El gran cono de Jerusalén. Los bocetos, collages, apuntes y dibujos salían de las gavetas y era indispensable darles un orden y accesibilidad. La propia Helen supervisó los contenidos visuales y conceptuales del mismo, e incluso ya con el cáncer en etapa avanzada, se mostró atenta y animosa ante el proyecto editorial. 

Resulta así un periplo, tránsito, peregrinaje a través de la palabra y la línea, el humor y la sabiduría de Escobedo. Podemos adentrarnos en el profundo placer de la artista por el dibujo, su amor por la naturaleza, reflejado no sólo en sus instalaciones boscosas sino en el diseño de jardines con libros hechos de piedra, sus monumentos improbables, su conciencia ecológica, su inteligencia espacial y arquitectónica, sus guiños severos hacia la guerra y las migraciones humanas, la deshumanización en el mundo entero. 

Pasajes está editado por CONACULTA, FONCA, UNAM, Noriega y Escobedo, Secretaría de Cultura del estado de Colima y Editorial Arquine. Incluye textos de Rita Eder, Graciela Schmilchuk, José Emilio Pacheco, Nestor García Canclini, Angélica Abelleyra, Francisco Reyes Palma y Jorge Alberto Manrique. 

Es una manera placentera de mantenernos cerca de esta hacedora de universos llenos de luces y de sombras.



Lo último en Cambio de luces

 

Héctor Xavier: el trazo de la línea y los silencios
Rogelio Naranjo nos dejó su poético y agudo trazo
Laurie-duende-Anderson
Bicis en la Alameda
Arte y memoria desde el sur, sur, sur...

 

 

 

Redes sociales