Blogs Artes e Historia México

compartir en facebook  compartir en twitter

 

Jueves, 28 de julio de 2016

Calles y laberintos. Exposición de Santiago Rebolledo A.
Escrito por Dominique Legrand-Hubert

Hasta hace poco, esta nueva exposición se iba a llamar Naturalezas mixtas. Me gusto este título, ya que aludía a varios planos de la elaboración artística. El primero era para mí la naturaleza del mismo pintor: nada más hay que verlo entablar un diálogo con las hojas, o las piezas oxidadas que recoge en las calles, antes de transformarlas e incorporarlas a las obras. Dos naturalezas se encuentran. En esta expresión había también, a mi parecer, un guiño a la naturaleza muerta, al bodegón, pero con la diferencia de que aquí la naturaleza, lo exterior en este caso, el entorno, se quiere inmiscuir en la creación misma, furtivamente. Y, por fin, una constancia en toda la obra del pintor colombiano: la naturaleza está en la ciudad, donde hay lluvias y viento, puertas y ventanas hechas de madera, en breve, en la urbe lo natural y lo cultural se confunden, pueden formar alianzas. El artista es como un detective que las hace desemboscarse.

 

Aquí sopla un viento fuerte, de los que te abren los ojos y te hacen ver la realidad de otra manera. Las obras se abren y se cierran a cada rato, a veces aparecen personajes, sombras en los entresijos de la trama, como los danzantes en la novela de Eduardo García Aguilar Luminous Cities, ilustrada por el artista. Por más abstractas que parezcan las telas, no dejan de ser pantallas en las que se proyecta la selva urbana, con su tristeza, su desasosiego, su cariño y sus fulgores. En las telas grandes, perfectamente acabadas, se siente un deseo de nunca acabar: no es un remordimiento en el sentido plástico de la palabra, sino una manifestación del apego del pintor a lo que fluye, entre calles y árboles, entre lo real y lo real imaginado.

Al mismo tiempo todo está bajo el signo Capricornio de la minuciosidad, del detalle refinado en cada trazo, con una paleta voluntariamente restringida. Como contrapunto, viene al final el lance feroz de los chorreados y de las manchas preparadas con óleo.

Otra fuerte actividad del artista es la fotografía: los collages son hechos con copias en blanco y negro de fotos suyas, acrílicos en manchas, papel y formas negras. En ellas se revela la continuidad de la búsqueda de Santiago, de la fragilidad, de lo tenue, lo que puede vacilar pero se mantiene en pie, como por un efecto de magia.

En las obras presentadas siento una influencia musical, en este caso más bien jazzística, ya que los colores sepia, rojos y amarillos parecen corresponder a graduaciones, a sucesivos arpegios esbozados que se responden. En este sentido el titulo Calles y laberintos suena preciso y acertado, con los ecos que connota.

    

Galería Machado Arte Espacio, México D.F.

6 de octubre de 2012

Sonora 178, Colonia Hipódromo Condesa

frente al Parque México

5211.0667



Lo último en Vivencias desde el D.F. y otros lugares

 

Exposición de Jesús Reyes Cordero en la Galería Machado Arte Espacio en la Ciudad de México
Exposición colectiva el sábado 20 de mayo en el Restaurane Chirunda de la Colonia Roma
Ludum Geometriam. Exposición de Emilio Sola en la Galería Málaga
La colección pictórica del fotógrafo Rogelio Cuéllar en el Museo Cuevas
Exposición de Laura Quintanilla en el Museo Cuevas: retro prospectiva

 

 

 

Redes sociales