Blogs Artes e Historia México

compartir en facebook  compartir en twitter

 

Viernes, 29 de julio de 2016

Hermanas
Escrito por Mónica Sánchez Escuer

© Aurelio Asiain

A Nanneth y Valeria

 

Me han crecido dos hermanas en el sueño. Dos hojas rojas. Ellas dicen que todo se abre y cierra en la cabeza, que ahí nacen los pájaros negros y los incendios, pero también las sonrisas y las semillas de todo el universo. Tan pronto duermo, aparecen frescas, palpitantes. Todas las noches pendemos de una rama y jugamos a ser estrellas de fuego, de mar, palabras ardientes, labios a punto de caer. Por una horas somos hijas del mismo árbol. Ellas me han enseñan a descubrir soles en el suelo y a descifrar la música del agua.

 

Una tiene raíces blancas, blanquísimas; es ligera como algodón de azúcar. La otra lleva en la mirada pequeños navíos que uno, si trae faros en los ojos, puede montar y recorrer con ella la paz que flota en las aguas después de una tormenta. No sé cómo aparecieron, qué aire dulce las trajo aquí dentro, pero me hacían falta. Desde que me visitan en el sueño, yo soy niña, y ave, y fruta roja; amanezco contenta, liviana, sin la piel de la sombra sobre los ojos desnudos, sin el peso de todas las ausencias. Tal vez, un día, ellas dejen de aparecer, de jugar conmigo, como mis hermanas de verdad. Pero ya no me dan miedo las partidas silenciosas. Ahora sé que en el aire y en el sueño vivimos para siempre.



Lo último en Las raíces del instante (Proyecto concluido)

 

Trazos negros
El triángulo
El beso esencial
El filo de la noche
Recuerdos de una infancia que no fue la mía

 

 

 

Redes sociales