Blogs Artes e Historia México

compartir en facebook  compartir en twitter

 

Viernes, 29 de julio de 2016

El beso esencial
Escrito por Mónica Sánchez Escuer

© Edgar Ladrón de Guevara

 

En la entrada, la mujer duda: se queda mirando un gran cartel sepia con unos trazos negros abstractos. El guardia le confirma que es ahí y le señala una escalera estrecha. Ella sube despacio, ligeramente encorvada: lleva unas botas altas que elevan sus largos centímetros muy cerca del techo. Conforme avanza escucha las voces revueltas de la gente. En el penúltimo escalón alza la mirada: ve un grupo de espaldas, cabelleras y un rostro que voltea. Sus ojos caen en dos verdes precipicios que casi la hacen perder el equilibrio. El hombre sonríe. Ella baja la vista, se aferra al barandal y termina su acenso.

 

La amiga la recibe como si aquello fuera una fiesta y ella una invitada especial. La exposición es extraordinaria, y el fotógrafo, un portento, le dice. Y la presenta al círculo de cabelleras, espaldas y rostro. Al mirarse de nuevo, mujer y hombre se sonrojan. Nadie lo percibe, sólo la amiga que aprovecha y se la lleva a la barra: ¿Desde cuándo? ¿Qué? ¿Se conocen? Nunca lo había visto.

 

Y no miente.



Lo último en Las raíces del instante (Proyecto concluido)

 

Trazos negros
El triángulo
El filo de la noche
Recuerdos de una infancia que no fue la mía
Suite

 

 

 

Redes sociales