Blogs Artes e Historia México

La trama infinita
compartir en facebook  compartir en twitter

 

Nació un día de junio en plena llanura árida argentina. A los 17 años recaló en Córdoba, una ciudad que reconoce como propia, en cuya universidad se graduó en letras modernas. El 22 de agosto de 1977 llegó exiliada a México donde –nunca se cansa de decirlo– volvió a nacer. Un año más tarde, en septiembre del 78 comenzó a escribir sobre arte en el memorable suplemento Sabado del periódico Unomásuno y en la revista Artes Visuales publicada por el Museo de Arte Moderno. Después vendrían sus colaboraciones en Vuelta y en la Revista de la Universidad. En 1985 obtuvo un contrato con el Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM, para escribir el libro Melecio Galván, el artista secreto. En noviembre de 1986, una vez reinstaurada la democracia en su país, deja México y se instala en Buenos Aires donde vive ocho años, trabaja en el campo del arte y, sobre todo, se concentra en la escritura de una novela, Donde ellos vivían, editada en México. En enero de 1995 vuelve a ésta, su segunda tierra, para quedarse, dice ella que definitivamente... Comienza a publicar sus notas sobre arte en La Jornada Semanal y en Letras Libres, entre otros medios. Dos becas del Fonca la introducen en la obra de Vicente Rojo y en la Generación de la Ruptura, éste último publicado por el Fondo de Cultura Económica. En otros libros ha participado con Carlos Monsivais, Juan García Ponce, Francisco Calvo Serraller y Octavio Paz. Y tiene, además, un libro de relatos inédito que se irán incluyendo en este blog.

 

Foto: Manuel Zavala Alonso

 

Jueves, 28 de julio de 2016

Imagen y texto: de Lewis Carroll a Alejandra Pizarnik
Escrito por Lelia Driben

Imagen y texto: de Lewis Carroll a Alejandra Pizarnik

Todo el departamento de Angélica Carrasco está puesto en función de su taller: las paredes cubiertas de piso a techo por sus obras más recientes, una gran mesa colmada de papeles que giran en torno a las obras, libros, poemarios y muchas cosas más que hacen al imaginario visual de esta autora . En un segundo espacio, el que correspondería a una de las recámaras, está la mesa en la que Angélica, con   sus insólitos enseres, realiza sus obras. Entonces surge ahí la base en la que van quedando los residuos de la acción y que forman una suerte de paisaje abstracto con leves, levísimos destellos d . . .


Ver más


Jueves, 28 de julio de 2016

Destierro
Escrito por Lelia Driben


Dónde están las palabras que la noche borda sobre el lejano suelo que mis pasos no caminaron, que sumieron en el desvelo a mis antepasados muertos. Como presentir entonces que muchos años después también yo conocería el exilio, ahora que estoy insomne en un virtual desierto mientras mi padre muere, como si entonara el final de una triste canción siempre igual, ajena al tiempo.   Vivo en una ciudad sin puerto y sin ríos. Cómo recordar los trenes que recorrían la llanura como vástagos del infinito. Vivo del desaliento, en un confín, en un suelo de azogue, en una región a la que inútilmente . . .


Ver más


Jueves, 28 de julio de 2016

SARAH JIMÉNEZ: usos y costumbres de una artista revolucionaria.
Escrito por Lelia Driben

SARAH JIMÉNEZ: usos y costumbres de una artista revolucionaria.

Nacida en Piedras Negras, Coahuila, el 3 de febrero de 1927, Sarah Jiménez no pasó inadvertida por la historia del arte mexicano. Muy por el contrario, su espíritu combativo y su compromiso con los acontecimientos político sociales que marcaron el esplendor de su vida, hacen de ella un referente ineludible, cuando se quiere arrojar una mirada retrospectiva a la experiencia colectiva de esta nación. Yo la conocí hace pocos días en la bella casa colonial que un grupo de coahuilenses mantienen en Coyoacán, donde se exhibe un amplio conjunto de grabados suyos realizados durante varias décadas. Me pareció una viejita amable, . . .


Ver más


Jueves, 28 de julio de 2016

LETICIA VIEYRA
Escrito por Lelia Driben

LETICIA VIEYRA

Leticia Vieyra fue médica pediatra durante largos años y, en un momento clave de su vida, abandonó esa profesión para dedicarse de tiempo completo al arte. Eso ocurrió en 1990. Comenzó con telas y manejando piedras, las pintaba de un modo tal que se asemejaban a los esbozos rupestres. Estudió en la Escuela Nacional de Artes Plásticas (recientemente declarada facultad por la UNAM, cosa que enorgullece a muchos de sus integrantes y ex integrantes) y completó allí, en la mítica ENAP, el doctorado. Muy pronto, en 1991, realizó su primera obra inserta en el arte objeto. Se trataba de una raíz de bamb&ua . . .


Ver más


Jueves, 28 de julio de 2016

SUSANA SIERRA: las estaciones del enigma.
Escrito por Lelia Driben

SUSANA SIERRA: las estaciones del enigma.

Hay un espacio imantado  de luz, un paisaje (o la evocación interior del paisaje) colmado de puntos verdes y azules y una trama grisácea iluminada por destellos que parecen venir de otro paisaje, oculto detrás del que observamos, allá donde la visión se pierde subyugada por lo no nombrado, lo que no se dice.   En otro cuadro el paisaje nocturno vuelve a mostrarnos el laberinto de sus puntos lumínicos, como si cada espectador, y la pintora misma, buscaran, en la oscilante línea del horizonte, la dimensión secreta e interior del paisaje.   Y en Campo energético XI la red de trazos, gestos y brochazos se . . .


Ver más


 

 

 

Redes sociales