Especiales

El reencuentro de la belleza. Estampas y grabados del Museo Nacional de San Carlos

 

2017-04-03

compartir en facebook  compartir en twitter
El reencuentro de la belleza. Estampas y grabados del Museo Nacional de San Carlos

Foto: El caballero, la muerte y el demonio. Autor desconocido.Tomado de un grabado de Alberto Durero, cortesía MNSC/INBA

El reencuentro de la belleza. Estampas y grabados del Museo Nacional de San Carlos, abrió al público este sábado 1° de abril para mostrar cómo funcionaban los talleres de impresión, las tiendas y los gabinetes de estampas, así como los usos que se les daban en la religión, las artes y la ciencia, a través de cerca de 50 obras que abarcan desde el siglo XV hasta principios del XIX, realizadas en litografía, aguafuerte, calcografía, mezzotinta, xilografía y facsímiles. El conjunto de piezas provienen de colecciones de los museos Nacional de San Carlos, Soumaya, Franz Mayer y el Fondo Ibero-San Felipe de Jesús. También se exhibe un tórculo de principios del siglo XX y un video explicativo de las diversas técnicas de la estampa.

 

La exposición, curada por el doctor Alberto Soto,  se divide en tres núcleos: El arte del grabado y de la estampaEstampa europea en Nueva España Estampa novohispana y mexicana.

 

Para expresar su pensamiento estético en papel, el artista debía dominar el dibujo, la creación, y también la escultura sobre una plancha de madera o de metal. “Grabar en relieve o en hueco es solamente una parte del proceso. Una vez obtenida la placa, es necesario imprimirla, para lo cual se necesita gran destreza y sentido artístico”. El resultado de la impresión se conoce como estampa y entre sus virtudes destacan la aparente sencillez, su accesible portabilidad, la posibilidad de obtener una serie desde una misma matriz o placa, pero también en la identidad y originalidad de cada uno de los ejemplares. No hay dos obras iguales, aunque se hayan impreso una después de la otra, razón por la que una estampa debe de ser valorada como cualquier pieza de arte no seriada, agregó el curador.

 

A partir de la década de 1520, comenzó a llegar a lo que era Nueva España un flujo de imágenes europeas a través de las estampas. Los primeros religiosos las trajeron para enseñar a los indígenas los principios y valores del cristianismo. Estas imágenes fueron también utilizadas por los pintores – como referentes- y por científicos. Al mismo tiempo, las primeras imágenes sobre América, México-Tenochtitlán y las costumbres de sus habitantes circularon por Europa en forma de estampas, que generaron visiones y estereotipos. A la par, las técnicas de grabado y estampado a la usanza europea comenzaron a florecer en tierras mexicanas.

 

En 1783 se formalizó el establecimiento de la Real Academia de San Carlos de las Nobles Artes. Como parte del método de enseñanza del dibujo, grabado, pintura y arquitectura, se emplearon estampas para que los alumnos pudieran practicar las formas, las proporciones y la escala, y para que tuvieran referentes de obras consideradas fundamentales, provenientes de distintas regiones y concernientes a diversas materias (historia, teología, arquitectura, pintura, escultura, decoración mural, entre otras).

Esta muestra es una reflexión sobre las técnicas de grabado y de estampación, su complejidad y relevancia. Las obras que integran la colección gráfica del Museo Nacional de San Carlos -recientemente catalogadas y algunas de ellas presentes en la exposición

 

Algunas de las piezas que se exhiben forman parte de la colección gráfica del museo –un total de 670 piezas, recientemente catalogadas-, acervo fundamental para el país porque cuenta con extraordinarias joyas  de autores como Lucas van Leyden, Theodor de Bry, Rembrandt, Angelica Kauffman, Gerónimo Antonio Gil, Miguel Portillo y José Guadalupe Posada, y que por diversas razones no se le había prestado la atención ni dado la importancia debida. Las obras también ejemplifican el repertorio europeo que influyó en la manera de ver de los novohispanos y los mexicanos. Finalmente, concluyó el curador, gracias a estos modelos y a las técnicas europeas, junto con las culturas, las innovaciones y los procesos locales, se conformó una escuela mexicana que hoy en día es referente mundial.

 

La exposición está acompaña de un espacio didáctico -un lugar de encuentro, aprendizaje, reflexión e imaginación- donde los visitantes, especialmente el público infantil, aprenderán acerca de las diferentes técnicas para realizar estampas de la mano de los Superhéroes del grabadoSúper gubiaSúper planchaSúper buril y Súper rodillo. Aquí, los personajes emprenderán una nueva aventura para salvar su ciudad y los visitantes podrán convertirse en uno de ellos.

 

El reencuentro de la belleza. Estampas y grabados del Museo Nacional de San Carlos podrá visitarse hasta el domingo 2 de julio en el Museo Nacional de San Carlos, ubicado en Puente de Alvarado 50, colonia Tabacalera, de martes a domingo de 10:00 a 18:00.

 

Autor/Redactor:Redacción Artes e Historia México
Editor: Manuel Zavala Alonso

El reencuentro de la belleza. Estampas y grabados del Museo Nacional de San Carlos

 

 

 

 

 

Redes sociales