Especiales

El Museo Nacional de Arte exhibe la muestra Melancolía

 

2017-04-07

compartir en facebook  compartir en twitter
El Museo Nacional de Arte exhibe la muestra <i>Melancolía</i>

Foto: Manuel Ocaranza, La cuna vacía, 1871. Museo Nacional de Arte, INBA, Donación Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, 1991.

El Museo Nacional de Arte (Munal) acaba de inaugurar la exposición Melancolía, que se centra en las formas de representación de este estado anímico en el arte mexicano, desde el siglo XVII hasta comienzos del XXI. La exposición muestra una selección de 137 piezas realizadas por 80 artistas mexicanos, como Leonora Carrington, Germán Gedovius, Manuel Ocaranza, Diego Rivera, Julio Ruelas, Rufino Tamayo y Cristóbal de Villalpando y otros, entre pinturas, grabados, esculturas y publicaciones.

 

Bajo la curaduría de Abraham Villavicencio García, esta exposición reflexiona en torno a la manera en que tal estado ha sido explicado, interpretado y representado. El curador señaló que “esta exhibición busca exaltar las cargas afectivas evocadas en obras de importantes artistas novohispanos, modernos y contemporáneos a través de temas como el pecado, la culpa, el duelo, el desamor, la muerte, la espiritualidad, la creación y la magia”. También indicó que la exposición nace de un tema clásico en la historia del arte, de la filosofía y del psicoanálisis, los tres fundamentos de donde partió para la propuesta curatorial. Melancolía tiene como principal objetivo explorar las cualidades afectivas de las obras artísticas por sus temas y el uso de los materiales con los que fueron realizadas, e incluye diversas representaciones simbólicas de la melancolía, como la cabeza apoyada en una mano.

 

La muestra está conformada por cuatro núcleos temáticos que abordan distintos aspectos de la melancolía, con una base conceptual de apoyo en  diversos textos, como los clásicos de Aristóteles y la filosofía medieval y del Renacimiento, pero principalmente de Duelo y melancolía, de Sigmund Freud, publicado hace un siglo. El primer tema recibe el nombre de La pérdida del paraíso, donde se reflexiona sobre las distintas maneras en que el cristianismo representó la amargura y desesperanza tras la caída de Adán y Eva, ocasionada por la creencia en un pecado original y en la vida privada de la contemplación divina. Algunas de las piezas que conforman este núcleo son Rey de burlas (siglos XVII- XVIII), de Cristóbal de Villalpando, y Después de la tormenta (1910), de Diego Rivera.

 

Otro de los elementos presentes en la exposición es el paisaje melancólico. En numerosas piezas se pueden observar el escenario que también simboliza la presencia de la melancolía, como son cielos nublados, naturaleza otoñal o ambientes tristes, desoladores, inquietantes y solitarios. El anochecer es representado como un ambiente siniestro que envuelve a los personajes, sus acciones, expresiones y atributos. Las tonalidades frías son las protagonistas de obras como Pintora de luna, de Cordelia Urueta o El eclipse, de Carlos Orozco Romero. Las expresiones faciales del melancólico generalmente son de angustia, culpa, desesperación, miedo o tristeza. Mujer llorando, de David Alfaro Siqueiros, es un ejemplo de ello.

 

En La noche del alma, segundo núcleo de la muestra, se reúnen representaciones artísticas que abordan las pérdidas de amor, como la muerte de los hijos, la viudez, la orfandad y los amores fallidos, que en algunas ocasiones pueden llevar al suicidio o al sinsentido. La cuna vacía (1871), de Manuel Ocaranza; Margarita arrepentida (1881), de Felipe Ocádiz, Retrato de Sofía (1991), de Julio Galán, La dama de las violetas(1908), de Germán Gedovius, y Bodas del cielo y el infierno (1996), de Arturo Rivera, son algunas de las obras que componen esta selección.

 

Saturno, dios antiguo que personificaba al tiempo e identificado con el más sombrío de los planetas, fue considerado responsable de la melancolía. Sus poderes cobran fuerza en La sombra de la muerte, tercer apartado de la exposición, que a través de piezas como María Magdalena (ca. 1690-1700), de Juan Tinoco; Este es el espejo que no te engaña, también conocido como Alegoría de la muerte (1856), de Tomás Mondragón, Así es la vida (1942), de Roberto Montenegro, y Muerte y resurrección (s. XX), de José Clemente Orozco; aborda el desengaño del mundo del que es testigo el melancólico.

 

Finalmente, en el último núcleo de la exposición, Los hijos de Saturno, se muestra la idea renacentista según la cual, quienes nacían bajo los signos zodiacales de sagitario y acuario, regidos por Saturno, estarían impregnados de una sabiduría cósmica y del genio artístico; por tanto, estos individuos sobresalían entre la humanidad como ascetas, profetas, santos, místicos, poetas, artistas, filósofos y alquimistas. Eran la prueba de que la melancolía era el camino para ascender hasta la claridad del alma humana y a la mente del universo. Entre las obras que conforman esta sección, sobresalen: Pierrot doctor (1898), de Julio Ruelas; Mujer en la ventana (1948), de Alfonso Michel, El iluminado (1982), de Rufino Tamayo, y Magus (2010), escultura de bronce hecha por Leonora Carrington.

 

La selección de piezas proviene de la colección del Munal, además de la invaluable participación de 44 colecciones institucionales y particulares, entre las que destacan las pertenecientes a la Pinacoteca de la Profesa, Isabel y Agustín Coppel, A.C., la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, el Museo Regional de Querétaro, el Museo Franz Mayer, y las colecciones Andrés Blaisten y Pérez Simón, entre otras.

 

Melancolía estará acompañada por una publicación en español, memoria gráfica de las piezas que conforman la muestra y enriquecida con textos de los especialistas Roger Bartra, Helí Morales, Marcela Martinelli Herrera, Ángel Octavio Álvarez Solís, Jaime Ruíz Noé, Sara Baz, Mónica López Velarde, y un texto curatorial de Abraham Villavicencio. Este catálogo podrá adquirirse en la tienda del museo.

 

En el marco de la muestra, y con la finalidad de ampliar la experiencia de los visitantes, el Museo presentará un programa de actividades paralelas conformado por una sala de mediación, pláticas con especialistas, un ciclo de cine, y una activación de danza. Todas actividades serán gratuitas y podrán consultarse en la página y las redes sociales del museo.

 

Las charlas con académicos y especialistas en arte, literatura, historia y ciencias serán presentadas en colaboración con el Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM, El Colegio Nacional y el Grupo Interdisciplinario en Neurociencias y Artes. Tendrán lugar del 26 de abril al 21 de junio, en el Auditorio Adolfo Best Maugard del Munal.

 

El ciclo de cine Melancolía contará con la participación de Joaquín Rubio, quien a través de una cuidada curaduría cinematográfica, mostrará distintas interpretaciones que el séptimo arte ha ofrecido de dicho temperamento. Las funciones se realizarán todos los domingos del 7 de mayo al 9 de julio, fecha de cierre de la muestra.

 

Por otro lado, Salón Munal. Donde las penas se van bailando, convocatoria del artista Daniel Godínez Nivón, invitará a los diversos públicos del Museo para bailar salsa en el Salón de Recepciones y el Patio de los Leones, con la finalidad de transformar los dolores del corazón en otros estados anímicos, gracias a las relaciones interpersonales y el movimiento corporal, pues según recomendaban los tratados médicos, las palabras animosas y la activación física eran, desde antaño, remedios contra la melancolía. Esta actividad tendrá cabida los viernes 19 y 26 de mayo, 2 y 9 de junio, a las 16:00.

 

Para mayor información sobre la muestra y las actividades del museo, se puede consultar el sitio web www.munal.mx, así como sus redes sociales: en Twitter e Instagram como MunalMx y en Facebook comoMuseo Nacional de Arte INBA.

Autor/Redactor:Redacción Artes e Historia México
Editor: Manuel Zavala Alonso

Melancolía en el Museo Nacional de Arte

 

 

 

 

 

Redes sociales