Especiales

Felipe Ehrenberg, In Memoriam

 

2017-05-22

compartir en facebook  compartir en twitter
Felipe Ehrenberg, In Memoriam

Foto: Foto: Manuel Zavala Alonso

Con profunda tristeza, la comunidad artística y cultural de México recibió la noticia de la muerte de Felipe Ehrenberg, el día lunes 15 de mayo de 2017.

 

Felipe Ehrenberg fue una figura clave en el arte mexicano en muchos sentidos: promotor incansable de la autonomía y la autogestión artística, maestro de varias generaciones de artistas y estudiantes, involucrado en cine, uno de los fundadores de los Salones Independientes[1] y pionero en México de lenguajes artísticos no tradicionales, como él mismo lo llamó, “conceptualismos y no objetualismos”, que comenzó en las décadas de los años sesenta y setenta. Además, autor de varios escritos; editor, cofundador de la editorial independiente Beau Geste Press, entre otras diversas actividades.

 

En 1967 Felipe Ehrenberg realizaba “…la anticonferencia Por qué pinto como pinto, (performance antifactum) pronunciada desde la punta de una escalera, como parte de la exhibición ‘Kinekaligráfica’ que se presentaba en La Galería de la Ciudad de México, La Pérgola”[2]. Es decir, cuando llegó a Inglaterra, en 1968, Ehrenberg ya llevaba consigo una serie de propuestas plásticas no tradicionales de corte no objetual, de corte conceptual, que incluían mucho arte correo y acciones de arte.

 

“Yo hice varias acciones que nada tenían que ver con la plástica ortodoxa, tradicional, una de ellas fue declararme obra de arte en la Tate National Gallery, ahí me involucré más y más con el grupo DIAS, Destruction In Art Symposium… Mientras que Richard (Kriesche) empezábamos a trabajar sobre la basura, se nos unió Rodolfo Alcaraz, un fotógrafo y hombre de teatro muy inquieto, y entre los tres formamos lo que se llamó el Polygonum Workshop, Taller Polígono; un polígono es una figura geométrica de “n” número de lados que puede llegar a ser un círculo”.[3]

 

Su estadía en Europa y su vinculación allí con otros artistas que seguían caminos comunes, reforzó  la experiencia –y la convicción- del trabajo en equipo, el colectivo e interdisciplinario y la autoproducción. Estas ideas serían fundamentales para que pocos años después detonara el movimiento de los Grupos de mediados de los setenta en México.

 

En 1973 presentó en la entonces vanguardista Galería José María Velasco –que además tenía la peculiaridad de estar situada en una zona no privilegiada- la exposición y performance Chicles, chocolates y cacahuates, donde se expuso a sí mismo como obra, y en el Palacio de Bellas Artes, junto con sus colegas Carlos Finck, José Antonio Hernández Amézcua y Víctor Muñoz la exposición “A nivel informativo”, una muestra de arte objeto, instalaciones y acciones callejeras.[4]

 

Ya estando de regreso México, entrada la década de los setenta, Felipe Ehrenberg fue figura clave y entusiasta del movimiento de artistas conocido como los Grupos. Fue uno de los fundadores de Proceso Pentágono, junto con Carlos Finck, José Antonio Hernández Amézcua y Víctor Muñoz, y también participó en el surgimiento del grupo Tepito Arte Acá. Ehrenberg había trabajado como maestro invitado por Ricardo Rocha en San Carlos –el gran maestro que, poco después, junto con sus alumnos, formó el grupo Suma- y habían producido el Libro de las 24 horas, que fue un esfuerzo colectivo “en una suerte de ensamblaje que hicimos en 24 horas, resultado de una sesión en la que traté de darles una cercanía a las generosidades de los artistas que se autoeditan, en base a lo de Beau Geste Press”.[5]

 

Beau Geste Press

 

Después de la represión de 1968, Felipe Ehrenberg se autoexilia en Inglaterra junto con Marta Hellion; se trasladan a Davon (en el suroeste de Inglaterra) y ambos, junto con el crítico Davis Mayor, fundaron la editorial Beau Gest Press, un proyecto colaborativo y experimental que, bajo la idea del trabajo colectivo y autogestivo, publicaba tirajes limitados de obras y libros de artistas de distintos países; Beau Geste Press fue mucho más allá de eso: fue “una comunidad de impresores” [6], un espacio clave, dinámico y rico de encuentro, creación y difusión de artistas y propuestas artísticas conceptuales. Además, la editorial recuperó “métodos artesanales de edición, al lado de las técnicas más modernas, para abaratar costos y personalizar experimentos conceptuales de los artistas que colaboraron en 75 publicaciones.”[7]

 

“Armado con un mimeógrafo, una especie de impresora manual gigante, que en los setenta estaba prohibida en México porque se utilizaba para hacer panfletos políticos, conoció a Carrión”[8], quien, entre otras cosas, fue un gran promotor de libro de artista, “del texto como sistema, y géneros alternos basados en la especialidad  como el Arte Correo, cuya obra teórico crítica y su archivo merecen un apartado especial”[9]. Beau Geste Press produjo los primeros libros-objeto de Carrión, a quien recientemente el Museo Jumex ha dedicado una profunda retrospectiva[10] .

 

“Desde la periferia de los centros artísticos de la época, el equipo funcionó según el principio de la residencia artística, controlando todas las etapas de la producción editorial, incluida la distribución, lo que la convirtió en una de las editoriales más fecundas e influyentes de su generación”.[11] 

 

A través  de Beau Geste Press se difundieron movimientos como Fluxus, expresiones neodadá,  y los discursos conceptuales, emergentes entonces, por medio de la producción de panfletos, carteles, catálogos o libros de arte[12] y obra de artistas y poetas visuales como Helen Chadwick, Ken Friedman, Carolee Schneemann, Yukio Tsuchiya y Cecilia Vicuña.[13]

 

El trabajo desarrollado por Beau Geste Press es actualmente expuesto en el Museo de Arte Contemporáneo de Burdeos, Francia, en una exhibición que recupera la historia de la famosa editorial, con cerca de 75 libros que publicaron, tanto de sus fundadores como artistas invitados. La muestra “se completa con esculturas de aluminio del artista Xavier Antin”.[14]

 

De vuelta a México se estableció primero en Xico, en el estado de Veracruz, donde fue profesor en la Universidad Veracruzana, además de continuar desarrollando “el fuerte potencial comunitario implícito en el trabajo artístico”, refiere David Marcial en El País. Allí en Xico surgirán los primeros encuentros entre artistas conceptualistas para reflexionar en torno al trabajo colectivo y una serie de temas relacionados con la autogestión, la difusión, la vinculación del artista con la sociedad, entre otros.

 

El artista relataba en una entrevista: “Todos los sábados venía de Veracruz a México, y a un grupo selecto de los alumnos de Ricardo Rocha les impartía una clase que era ‘Pasos hacia la socialización del arte’, y eran dos puntos: uno, evitar intermediarios, obviar intermediarios lo más posible, el sistema de galerías y galeristas; y dos, trabajar en autopublicarse, trabajar en grupo para autopublicarse.”[15]

 

Posteriormente se trasladó a Barrio de Tepito, en la Ciudad de México, donde continuó desarrollando distintas actividades creativas y de gestión y escribiendo sus textos siempre críticos, agudos, cultos, y después del terremoto de 1985, involucrándose y participando activamente en los trabajos de reconstrucción de la zona y en contra de la especulación inmobiliaria.

 

En 2001, Felipe Ehrenberg fue agregado cultural de México en Brasil del primer gobierno no priista, cargo que ocupó durante cinco años y que no concluyó. Las razones las relata David Marcial Pérez: “el gobierno panista lo despidió antes de tiempo porque apareció desnudo en una película”[16] . En Brasil permaneció durante catorce años donde también fue profesor y editor.

 

Después de sus años en Brasil, a su regreso a México presentó la exposición: De tanto árbol ya no vemos el bosque. Obra inédita post-Ayotzinapa, en la Galería Machado Arte Espacio. Apenas había regresado Ehrenberg cuando desaparecieron 43 estudiantes en Ayotzinapan, Guerrero. Cito a continuación las palabras de Antonio Espinoza:

 

“El célebre neólogo comenzó a buscar en Internet imágenes terribles de violencia. Finalmente, escogió una para intervenirla y crear una serie gráfica conceptual. El autor cuadriculó la imagen seleccionada en quince partes y realizó estampas digitales ampliadas de cada una de ellas. La muestra consta de la obra original y las quince estampas digitales que para ser reconocibles tienen que cotejarse con la primera.

 

Evidentemente, Ehrenberg se apropió de una imagen que no alude directamente a la masacre de Iguala. He aquí lo interesante de la exposición: que el autor no se limita a denunciar la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa, sino que va más allá y denuncia la violencia imperante en gran parte del país, lo que según él es una ‘guerra civil’ (La Jornada, 20 de julio de 2015). De hecho, en el catálogo de la muestra se publica un texto del artista, en el que hace un recuento de las innumerables masacres de los últimos años. Escéptico ante el poder del arte para cambiar ‘nuestra trágica derrota’, Ehrenberg concluye su texto así: tiemblo de horror en los negros pantanales de sangre que anegan a México´.”[17]

 

Felipe Ehrenberg se formó desde muy joven como pintor, escultor y grabador bajo la influencia y tutela de maestros como Mathias Goeritz y José Chávez Morado. Su producción artística incluye obra muy variada que va desde el dibujo, la pintura, la escultura, obra 3D, instalaciones, arte objeto, arte correo, performances, poesía sonora,  fotografía. Presentó más de 70 exhibiciones individuales y participó en más de 200 colectivas. Fue director de relaciones internacionales de Televisión América Latina.

 

Feliep Ehrenberg recibió las becas de la Fundación Fulbright (1991), Artista Residente en Nexus Press, Atlanta (1990), la Beca Guggenheim (1976), Premio Perpetua (Inglaterra, 1974) y el Premio Femirama (Buenos Aires, 1968). Parte de su importante archivo está en el MUAC.

 

Felipe Ehrenberg fallece el 15 de mayo, fecha en que en México se celebra el Día del Maestro y, también, en que otro periodista es asesinado. Desde ya lo extrañamos.

 

[1] Felipe Ehrenberg entrevistado por Daniela Cuéllar, Ciudad de México, 1998.

[2] Josefina Alcázar y Fernando Fuentes: La historia del performance en México. performancelogia.blogspot.mx/2007/09/la-historia-del-performance-en-mxico.html

[3] Felipe Ehrenberg entrevistado por Daniela Cuéllar, Ciudad de México, 1998.

[4] Entrevistas con Felipe Ehrenberg y Víctor Muñoz por Daniela Cuéllar, Josefina Alcázar y Fernando Fuentes: La historia del performance en México.

[5] Felipe Ehrenberg entrevistado por Daniela Cuéllar, Ciudad de México, 1998.

[6] Felipe Ehrenberg entrevistado por Daniela Cuéllar, Ciudad de México, 1998.

[7] www.jornada.unam.mx/2017/04/29/cultura/a06a1cul

[8] David Marcial Pérez. “Muere el artista conceptual mexicano Felipe Ehrenberg”. Cultura El País: cultura.elpais.com/cultura/2017/05/16/actualidad/1494903338_634993.html

[9] Julén Ladrón de Guevara, “Publicaciones de Artistas, 1960-85. Fondo Felipe Ehrenberg del MUAC, en Réplica 21:

www.replica21.com/archivo/articulos/k_l/628_ladron_fondo.html

[10] David Marcial Pérez, “Muere el artista conceptual mexicano Felipe Ehrenberg”.

[11] “Burdeos celebra la histórica editorial de los mexicanos Hellion y Ehrenberg” en

www.lavanguardia.com/vida/20170131/413880412492/burdeos-celebra-la-historica-editorial-de-los-mexicanos-hellion-y-ehrenberg.html

[12] David Marcial Pérez, op.cit.

[13] Referencia citada, La Vanguardia.

[14] www.latempestad.mx/beau-geste-press-otra-vez/

[15] Felipe Ehrenberg entrevistado por Daniela Cuéllar, Ciudad de México, 1998.

[16] David Marcial Pérez, op.cit.

[17] Antonio Espinoza, “Felipe Ehrenberg: arte post-Ayotzinapa. En Confabulario, suplemento periódico El Universal:

confabulario.eluniversal.com.mx/felipe-ehrenberg-arte-post-ayotzinapa/:

 

Autor/Redactor:Daniela Cuéllar
Editor: Manuel Zavala Alonso

 

 

 

Redes sociales