Especiales

Los Contemporáneos y su tiempo en el Museo del Palacio de Bellas Artes

 

2016-07-21

compartir en facebook  compartir en twitter
<i>Los Contemporáneos y su tiempo</i> en el Museo del Palacio de Bellas Artes

Foto: cortesía INBA; Propiedad de la Fundación Rivas Mercado



Los Contemporáneos y su tiempo se exhibe en el Museo del Palacio de Bellas Artes. Organizada en colaboración con la Coordinación Nacional de Literatura y Mitodelacaverna AC, es una exposición en homenaje a la ilustre generación que con su obra individual y colectiva propuso una gran trasformación en la cultura y en las letras mexicanas a través de 294 piezas, entre publicaciones, correspondencia, fotografías, esculturas, pinturas, dibujos, grabados y guiones cinematográficos. La revista literaria Contemporáneos (1928-1931), que da nombre a la generación, fue la más importante de las publicaciones hechas por todo el grupo.Esta exposición está dedicada a la memoria de Luis Mario Schneider y Miguel Capistrán, herederos de la simiente crítica de los Contemporáneos.

La exposición, con un carácter esencialmente literario, ofrece un panorama general de la obra de once escritores y poetas agrupados en los Contemporáneos,  nombre de la principal revista que los congregó: José Gorostiza, Celestino Gorostiza, Gilberto Owen, Bernardo Ortiz de Montellano, Jaime Torres Bodet, Salvador Novo, Xavier Villaurrutia, Enrique González Rojo, Carlos Pellicer, Jorge Cuesta y Samuel Ramos. También  la muestra incluye a Elías Nandino, Antonieta Rivas Mercado, y a los pintores Agustín Lazo, Manuel Rodríguez Lozano, Julio Castellanos, Roberto Montenegro, entre otros protagonistas.



Los Contemporáneos y su tiempo es una exposición que se compone de primeras ediciones, folletos, revistas, documentos, películas, ilustraciones, escenografías, dibujos y pinturas que muestran  los diversos distintivos del grupo generacional en un periodo que abarca de 1919 a 1952.  Por último, se analiza el impacto cultural de la agrupación literaria que diversificó y recreó las vías de la modernidad, por medio de la experimentación en la creación literaria, la poesía lírica, el arte pictórico, la crítica y la expresión universal.

 

En definitiva, la muestra permite un acercamiento y mayor comprensión del rico y complejo proceso de reconstrucción cultural y educativa del México posrevolucionario, en el que participaron activamente no solamente la generación del Ateneo, sino también las subsiguientes, los grupos culturales paralelos, así como los músicos, pintores y dramaturgos que se vincularon a sus proyectos (Arturo Saucedo, creador del concepto curatorial de la muestra).

La muestra abre con los retratos fotográficos de once de los Contemporáneos (en sus años veinte), y la publicación tal vez más relevante de cada uno. El resto del recorrido presenta las diversas complicidades de la generación: su incursión en el teatro, la crítica, el cine, sus simpatías y diferencias con la vanguardia surrealista y estridentista, y, finalmente, su legado, que representa nuevos paradigmas culturales.

En el primer tema, Maestros de la generación, se presentan a Alfonso Reyes, Pedro Henríquez Ureña, José Vasconcelos, Ramón López Velarde, Enrique González Martínez y José Juan Tablada, que influyeron en el pensamiento literario de la generación que llenó las páginas de diarios y revistas entre 1919 y 1952. Esta selección se compone de fotografías de época, algunos retratos al óleo y diversas publicaciones como Revista Nueva, San-Ev-Ank La Falange.



Entre los años de 1926 y 1928 se formó el grupo Ulises (nombre que hace referencia al espíritu de la aventura y el viaje a la deriva), el cual emprendió proyectos de teatro, música, exposiciones de arte, revistas y publicaciones, con la participación intelectual y mecenazgo de Antonieta Rivas Mercado. El fuego de Ulises, segundo núcleo, comprende las aportaciones realizadas bajo la participación intelectual y mecenazgo de Antonieta Rivas Mercado en torno al teatro, la música y la literatura. Se incluyen retratos, imágenes de escenografías y obras de teatro propuestas por la agrupación, dibujos, pinturas, esculturas y publicaciones como la revista Ulises (1927-1928)una continuación deLa Falange (1922-1923), en la que se conjuntaron las vanguardias literarias y el arte moderno mexicano impulsado por los Contemporáneos. Cabe destacar la exploración acerca del Teatro de Ulises, donde los Contemporáneos tradujeron, produjeron y montaron obras extranjeras, que en varias ocasiones ellos mismos actuaron, siempre en búsqueda de crear un teatro innovador y de alta calidad.

 

En Contemporáneos, la generación de la crítica, se encuentran cuatro subnúcleos dedicados a los proyectos culturales de la agrupación, divididos en críticas y aportaciones al teatro, la literatura y las artes visuales, así como en sus acercamientos y confrontaciones con las vanguardias estridentista y surrealista. Motivados por la curiosidad y el ocio, la reflexión y la duda, pero sobre todo por la pasión por el conocimiento y la discusión, este colectivo renovó el mundo de las letras y de las ideas de su época.

La crítica cultural, primer subnúcleo, examina la actitud crítica con la que se desenvolvieron los Contemporáneos. Desde la mirada del escritor realizaron diversas revisiones de los valores plásticos a través de revistas como La Falange, Ulises, Contemporáneos, Forma y El Hijo Pródigo, entre otras, además delBoletín Mensual Carta Blanca, en el participaron plumas como las de Samuel Ramos, Xavier Villaurrutia y José Gorostiza junto con artistas como Carlos Mérida y David Alfaro Siqueiros.



Por su parte, Estridentistas y Contemporáneos plantea los encuentros y desencuentros con los miembros del estridentismo, movimiento cultural paralelo a los Contemporáneos. Entre las piezas que componen esta sección se encuentra El café de nadie (segunda versión)(1927) de Ramón Alva de la Canal; El puerto (1921) de Fermín Revueltas y Líneas de teléfonos (1925) de Tina Modotti.


Los vínculos que tuvieron los integrantes del grupo con el movimiento surrealista se exponen en El espíritu del surrealismo, integrado por obras como El inventario (1940) de Leonora Carrington, Sueño (1940) de Carlos Orozco Romero y La raqueta (1938) de María Izquierdo, además de fotografías de la autoría de Manuel Álvarez Bravo y Man Ray, entre otras.
El teatro nuevo ofrece una mirada a esta disciplina, en la que los Contemporáneos figuraron no solo como productores y creadores de escenografías, sino muchas veces como actores, e incluso traductores de obras teatrales extranjeras, presentes en el Teatro de Orientación, precedente del Teatro de Ulises.

 

El cuarto núcleo de la muestra, Cine en Contemporáneos, indaga las contribuciones que este grupo realizó tanto a la dirección y la creación de guiones cinematográficos, como a la crítica. Fue a partir de sus experiencias literarias que los Contemporáneos ofrecieron mejores propuestas a la industria nacional. Algunos de los filmes en los que participaron son El signo de la muerte, con guion de Salvador Novo, y Vámonos con Pancho VillaDistinto amanecer y La dama del alba, que contaron con diálogos de Xavier Villaurrutia.

Finalmente, Legado de la generación, última sección de la muestra, que reflexiona acerca de las aportaciones a la herencia cultural del México moderno. Su obra se desarrolló mientras trabajaron en diferentes instituciones, como el Departamento Editorial de la Universidad Nacional Autónoma de México y la Secretaría de Educación Pública. Asimismo, fueron ellos quienes influyeron en la constitución y consolidación de instituciones como el INBA, el Palacio de Bellas Artes, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés) y la Secretaría de Relaciones Exteriores.  Las herencias culturales de estos representantes de las letras modernas y su impacto en las generaciones literarias posteriores es patente en la Generación Taller de Octavio Paz; la Generación Tierra Nueva de Alí Chumacero y José Luis Martínez; la Generación Medio Siglo de José Emilio Pacheco y Carlos Monsiváis y en las aportaciones de la crítica literaria contemporánea, especialmente de Luis Mario Schneider y Miguel Capistrán; Guillermo Sheridan, Anthony Stanton, Lourdes Franco, y recientemente Vicente Quirarte, contemporaneólogos.

La selección de piezas proviene de más de 50 colecciones nacionales, entre las que sobresalen la Colección Arturo Saucedo, el Fondo Villaurrutia de la Coordinación Nacional de Literatura del INBA, la Colección Andrés Blaisten, el Archivo Manuel Álvarez Bravo, la Colección Fundación Rivas Mercado A.C., el Archivo El Universal y los museos Nacional de Arte y de Arte Moderno del INBA.

Con la finalidad de ofrecer experiencias que complementen el recorrido en salas, el MPBA ha creado diversas herramientas didácticas basadas en la tecnología y la interacción con el público, entre ellas proyecciones sobre las relaciones interpersonales e influencias de los Contemporáneos, infografías, videos con entrevistas a especialistas, mapas conceptuales, fragmentos de películas en las que colaboraron y animaciones a partir de textos de los poetas.

Igualmente, el Museo del Palacio de Bellas Artes ha lanzado once bots, dedicados a cada uno de los literatos, mediante los cuales el público podrá dialogar con los Contemporáneos a través del messenger de Facebook. De este modo, los interesados podrán conocer parte de la vida de los Contemporáneos, así como información sobre la muestra. La información completa acerca de este proyecto se dará a conocer durante los primeros días de la exhibición. Los estridentistas representan un movimiento cultural paralelo a los Contemporáneos: convergen con Vasconcelos y participan de manera opuesta y complementaria con una idea de arte de vanguardia.

Los Contemporáneos y su tiempo estará acompañada de una publicación en español ilustrada con imágenes de las obras expuestas, además de textos de los especialistas Miguel Capistrán, Luis Mario Schneider, Adolfo Castañón, José Joaquín Blanco, Alberto Enríquez Perea, Rosa García Gutiérrez, Sergio Téllez-Pon, Tayde Acosta Gamas, Guillermo Sheridan, Anthony Stanton, Vicente Quirarte, Víctor Díaz Arciniega, Marisol Luna, Arturo Rodríguez Döring, Erika Madrigal, Evodio Escalante, Rafael Vargas y Víctor Soto, además del texto curatorial de Arturo Saucedo y una cronología de la vida y obra de los Contemporáneos.  El volumen contará con un tiraje de tres mil ejemplares y podrá adquirirse en la tienda del museo, ubicada en la Sala Internacional.

En el marco de la muestra, el MPBA presentará un programa de actividades paralelas conformado por lecturas de poesía en salas de exhibición, pláticas con especialistas y recorridos literarios por la ciudad. Asimismo, se proyectará un ciclo de cine dedicado a esta exposición en la Cineteca Nacional del 2 al 11 de agosto. Además, debido al continuo interés por ofrecer diversas lecturas de la muestra y acercarse al público desde diferentes perspectivas, el MPBA presentará la lista de reproducción musical Roots del Nortec elaborada en colaboración con Spotify México y Nortec, grupo de música electrónica y norteña. La manera en la que el usuario podrá disfrutar esta experiencia es a través del perfil del museo (mbellasartes) en la aplicación, ya sea desde sutabletsmartphone o computadora.

La exposición podrá ser visitada del 13 de julio al 4 de septiembre, de martes a domingo de las 10:00 a las 18:00. El costo del boleto es de 60 pesos. La entrada es gratuita para estudiantes, maestros, mayores de 60 años, menores de 13, discapacitados y pensionados, y para el público en general los domingos.

Para mayor información, consultar el sitio web del recinto (www.museopalaciodebellasartes.gob.mx) y sus redes sociales: mbellasartes en Twitter, Instagram y Spotify, y Museo del Palacio de Bellas Artes en Google Plus y Facebook. Hashtag: #LosContemporáneos. El Museo del Palacio de Bellas Artes agradece el apoyo de MitodelaCaverna, A.C.

 

Autor/Redactor:Redacción Artes e Historia México
Editor: Manuel Zavala y Alonso

 

 

 

Redes sociales