Sitios

Artes Escénicas en México

compartir en facebook  compartir en twitter

Ballet Independiente

Presentación



El Ballet Independiente surgió en 1966 con el firme propósito de romper con la solemnidad que dominaba en la danza mexicana, y gracias a la inquietud de Raúl Flores Canelo, entonces bailarín del Ballet Nacional. Desde el principio se caracterizó por la frescura, la irreverencia y sus coreografías críticas, que distinguieron a la Compañía durante su primera etapa.

Al morir, Raúl Flores Canelo (1992) heredó al Ballet Independiente treinta coreografías y su espíritu lúdico, de búsqueda y de crítica. Desde 1975 el Ballet Independiente es una de las compañías oficiales de danza contemporánea respaldadas por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Sus interpretaciones giran en torno al México dolorido, alegre, sarcástico y burlón. Están marcadas por aspectos antagónicos como la vida y la muerte, lo dulce y lo amargo, lo temporal y lo permanente del amor, del odio o del placer. En resumen, reflejan al hombre de aquí y de todos lados. Sus innumerables representaciones, nacionales y extranjeras, han tenido lugar tanto en explanadas públicas, como en reconocidas instituciones.

La Compañía tiene su propia escuela, también fundada en 1966, de donde se integran algunos bailarines.

Aunque su principal coreógrafo fue Raúl Flores Canelo, han trabajado con Anna Sokolow, Lorna Burdsall, Víctor Cuéllar, Timothy Wengered, Graciela Enríquez. Además, organizan cada año el Concurso Interior de Coreografía, del cual han surgido jóvenes creadores como: Sara Salazar, Claudia Desimone, Silvia Unzueta, entre otros.

En 1990, Raúl Flores Canelo obtuvo la máxima distinción en la danza mexicana: el Premio José Limón que da el Gobierno del Estado de Sinaloa y el INBA.

"El triunfo conseguido por el Ballet Independiente es, en fin, el triunfo de una danza que piensa y hace pensar... y sugiriéndonos la miseria de su condición, los bailarines mexicanos nos pusieron enfrente un espejo: Mexicano, mi amigo, mi hermano,cuando bailas, pienso en mi miseria."
B. Revel L´Independant, 1975 Carcassone, Francia. 

"...A través de todas sus presentaciones han conseguido proyectar una imagen de ballet diferente y profesional, que lleva en sí las características de su autenticidad que sólo puede dar un compromiso social real, en el cual están las inquietudes de hacer una danza abierta a todas las corrientes artísticas y técnicas de nuestra época."
Mónica Gómez El Sol de México, 1977 

"Los objetos. En manos de los bailarines del Ballet Independiente, una silla cobra dimensiones de personajes polisémicos o protéicos. Se crea y recrea en enjambres de imágenes de una pureza plástica y un juego de claro-oscuro. La silla y el bailarín incuban figuras mitológicas; de tan cotidianas, difíciles de definir, semejan un anti-Ionesco discurrir de sombras... Las anécdotas. Creo que la poesía y la danza ya no se llevan con las anécdotas, por lo menos en una forma abrupta y obvia, sin embargo, en las coreografías del Ballet Independiente una trama sutil las habita, las recorre. Por ejemplo, en Tema y Evasiones (de Flores Canelo) vemos a un campesino enrollado en un petate (crisálida misérrima) y es mudo y patético testigo de un desfile de apariencias y terrores de la ciudad: las fiestas deportivas, la exquisitez fallida, el grotesco..."
Tomás Espinosa El Nacional, 1984.

 

 

Redes sociales