Sitios

Arte en México

compartir en facebook  compartir en twitter

Adolfo Patiño

Primera parte



Adolfo Patiño (1954) ya es una coordenada del arte mexicano. Es parte de la cadena de extrovertidos que han dado el tono de nuestra historia cultural. Un artista que es promotor, un teórico que es humorista, un cínico místico, un idólatra cientifista y un fotógrafo que fabrica objetos de un recargado conceptualismo.

La trayectoria de Adolfo es bien conocida: desde muy joven se colocó a codazos bajo la luz de los reflectores. Patiño empezó como fotógrafo, como "Adolfotógrafo". 

En 1976 formó parte del grupo de "Fotógrafos Independientes", que atrajo atención por sus exhibiciones callejeras donde las obras colgaban sobre cables tendidos en la banqueta, lejos de las galerías convencionales."Adolfotógrafo" tomaba sus temas del repertorio citadino, fotos el paisaje urbano integradas al paisaje urbano. Sus fotografías de entonces rechazaban el purismo y las ambiciones estéticas del profesional de la cámara: adoptaban el caos de las imágenes populares y el ruido visual de la ciudad misma, eran un registro de contexto y un gesto, actos hechos imágenes.

La fotografía atrajo la atención de Patiño al arte moderno y la cultura popular. En 1978 fundó Peyote y la Compañía, integrante del fenómeno de grupos artísticos que aglutinó a los miembros de la vanguardia mexicana de los años setenta.

El grupo se disolvió en 1984; en tanto Patiño llevó a cabo una definición estilística personal. Desde 1982 empezó a realizar objetos que el llamó Marcos de Referencia. Son cajas, generalmente triangulares o cuadradas, hechas a partir de reglas de madera de tipo escolar, y cerradas con vidrio. En ellos Patiño coloca esquemas, fotografías, hoja de oro, hilos, residuos orgánicos, casi cualquier cosa.

 

 

 

Redes sociales