Sitios

Antropología e Historia de México

compartir en facebook  compartir en twitter

El movimiento muralista mexicano

La Academia de San Carlos


El descubrimiento del pulque
Foto: José Obregón


Fundada en 1785, la Escuela Nacional de Bellas Artes, o la Academia de San Carlos ha sido "la institución más importante que se ha dedicada a la enseñanza sistemática de las artes plásticas" . Actualmente no es sólo la más importante, sino la de más tradición. Por sus aulas han pasado la mayor parte de los artistas que han engrandecido el arte mexicano, aún antes de que el país fuera independiente.

Sin embargo, durante el Porfiriato la Academia se convirtió en uno de los yugos más fuertes que tuvieron que soportar quienes buscaban una plástica realmente mexicana. Sus programas de estudio se basaron en los franceses e italianos y cualquier expresión que se desviara de estos cánones era acusado de "poco estético" y su autor era considerado carente de prestigio.

 


El senado de Tlaxcala
Foto: Rodrigo Gutiérrez


El dominio del concepto de arte importado de Europa prevaleció durante mucho tiempo, sin embargo, poco a poco se fue vislumbrando un movimiento que, dentro de los cánones de la Academia, tenía rasgos indigenistas. Por ejemplo, Félix Parra, quien pintó Fray Bartolomé de las Casas, y Leandro Izaguirre, autor de El suplicio de Cuauhtémoc, realizaron obras que alcanzaron un grado más alto de realismo y un sincero interés por acercarse a la raíz indígena.

La crisis de la Academia inició a principios del siglo XX, cuando el catalán Antonio Fabrés comenzó a emplear rigurosos métodos de enseñanza europeos a los cuales los alumnos respondieron con una franca hostilidad. A él le sucedieron en la dirección Leandro Izaguirre y Germán Gedovious, pero ni uno ni otro lograron detener la crisis en la que se fue sumergiendo la Academia.

 


El suplicio de Cuauhtémoc, 1892
Foto: Leandro Izaguirre

Cuando en 1913 Díaz había abandonado ya el país, uno de sus grandes amigos, el célebre arquitecto Antonio Rivas Mercado, aún dirigía la Escuela, a pesar de las crecientes protestas no sólo contra los métodos académicos, sino también contra la insuficiencia del inmueble de la Academia. Fue en este año precisamente cuando un grupo de estudiantes organizó un levantamiento tras el cual Rivas Mercado renunció a su cargo. Una nueva etapa comenzaría para la Academia.

 

 

Redes sociales