Sitios

Antropología e Historia de México

compartir en facebook  compartir en twitter

El textil mexicano tradicional

La indumentaria duante el periodo colonial


Lámina XII 
Foto: Las castas mexicanas, un
género pictórico americano
, Olivetti.


Con la Conquista y el nuevo sistema social y religioso se eliminaron las jerarquías que manejaba el mundo prehispánico; los trajes guerreros, los trajes de sacerdotes y reyes desparecieron. En ese momento todos los indígenas, sin importar su origen, clase social o su ascendencia imperial, eran vistos de la misma manera ante los ojos de los españoles, por lo tanto todos tenían que vestir igual. La clase aristocrática de los pueblos indígenas, tanto la que se había aliado a los españoles, como la que fue sojuzgada, fue inmediatamente bautizada; sus integrantes adoptaron nombres españoles y vestían ropa europea. Con el tiempo éstos se convirtieron en los caciques de los pueblos y eran los encargados de recolectar los tributos para los potentados hispánicos.

La manera en que los conquistadores vestían era totalmente diferente a la del indígena que finalmente tuvo que adaptarse a la nueva vestimenta impuesta por los europeos. La seda y en menor grado el algodón eran fibras destinadas al uso exclusivo de la burguesía, con éstas los indígenas tejían las ropas que entregaban como tributo a los españoles. La lana en cambio, constituía la mayor parte de las prendas autóctonas y fue asignada para el uso masivo.

 


De español y de india produce
mestiza
. Miguel de Cabrera, 1763
Foto: Olivetti.


En las mujeres el cambio en la vestimenta fue menos drástico que en los hombres. Sólo las mujeres de regiones calientes se vieron obligadas a cubrir su pecho con blusas tipo europeo y a usar paños para cubrirse la cabeza dentro de las iglesias. La mujer indígena no abandonó el huipil, y aunque éste tuvo ciertas transformaciones como el cuello redondo o las mangas al codo, nunca dejó de utilizarse. El quechquémitl, reservado en la sociedad antigua prehispánica sólo para las deidades, fue incorporado a la vestimenta común de la mujer indígena colonial.

No todas las mujeres, sobre todo las de las ciudades, prolongaron el uso de su indumentaria indígena, sino por el contrario adoptaron la española, la que implicaba el uso de faldas con pliegues, telas floreadas, peinetas de metal, perlas, monedas, paños en la cabeza e incluso rosarios.

 


Anónimo del siglo XVIII.
Juana Leandra Gómez
de Parada
.
Foto: Jorge Vértiz


La manera en la que el hombre indígena sustituyó los trajes prehispánicos por las nuevas prendas impuestas, fue mucho más rápida que la de las mujeres ya que el contacto que establecieron con los españoles fue mucho más notorio que el de ellas. Los hombres que habitaban las ciudades y los pueblos donde los españoles se habían asentado, adoptaron sus ropajes de inmediato. 

Las ordenanzas españolas obligaban a hacer uso de la camisa y el calzón tipo europeo, sólo que los indígenas no tomaron esta prenda tal cual, sino que la adaptaron según sus gustos y comodidades, haciendo de ellas versiones diferentes, tal fue el caso de la camisa sin botones. 

Con la desintegración de las leyes que se manejaban dentro del mundo prehispánico, en las cuales el uso del algodón estaba restringido exclusivamente para la aristocracia indígena, el machehual (hombre común ) durante la Colonia comenzó a hacer uso de prendas elaboradas con esta fibra, siempre y cuando sus medios económicos se lo permitieran.

 


Indios otomíes que van a la feria.
Foto: Olivetti.

Con la lana se tejían los enredos, fajas, huipiles, lienzos para tapar y otras prendas hechas en su mayor parte con telares de pedales; sin embargo en ciertas comunidades de las tierras altas mixes, mixtecas, triquis y zapotecas, las mujeres adaptaron sus instrumentos prehispánicos a los requerimientos de esta nueva fibra.

Prendas típicas autóctonas como el sarape, los jorongos y gabanes (fabricados con lana y en telares de pedales) se crearon y se comenzaron a usar durante el periodo colonial, al igual que el sombrero, que aunque en un principio sólo los caciques españoles lo utilizaban, fue adoptado rápidamente por el indígena, quien sustituyó los materiales con los cuales estaba originalmente hecho (tela y fieltro) por la palma trenzada comúnmente llamada petate.

 

 

Redes sociales