Sitios

Antropología e Historia de México

compartir en facebook  compartir en twitter

Espejo de la vida: arte funerario del occidente de México

III


Jugador de pelota
Colección: CNCA-INAH
Museo Regional de 
Guadalajara


Las tumbas son el reflejo fehaciente de la peculiar arquitectura funeraria del Occidente mexicano. Provistas de una a tres cámaras subterráneas excavadas en el subsuelo, a las que se accede por un pozo o tiro de profundidad variable, lo usual es que midan entre dos y tres metros. Sin embargo, algunas penetran en la tierra más allá de los quince metros. Sobre el punto cabe aclarar que estas culturas carecieron de instrumentos de metal, por lo que la construcción de las tumbas y los tiros debió suponer un importante gasto de su energía comunitaria.

La muerte tenía en su cosmovisión un lugar especial; en principio, no era un fin sino un momento peculiar de continuidad en la vida. El muerto seguía viviendo y tenía que cubrir sus necesidades de modo similar a como lo hacían los vivos. El bienestar de la vida mantenía entonces relación con el de la muerte.

 

 

Redes sociales