Sitios

Antropología e Historia de México

compartir en facebook  compartir en twitter

Espejo de la vida: arte funerario del occidente de México

VI


Mujer dando de beber a un 
hombre
Colección: CNCA-INAH
Museo Regional de Nayarit


Por lo demás su zoología fantástica estaba bien poblada por loros, perros, patos y tortugas. La fauna marina y los insectos también estaban presentes en sus representaciones de arcilla con cangrejos, langostas, caracoles y peces. La mayor parte de estos formaron parte de su dieta pues, como es bien sabido, además del perro y el guajolote carecieron de animales domésticos. Pero los animales también les simbolizaban otros niveles de realidad. Así, sus características físicas y sus costumbres eran interpretadas como mandatos de fuerzas sobrenaturales. Los animales aparecían en sus mitos como enemigos o favorecedores de los hombres. Eran un rostro distinto de las deidades que gobernaban al mundo de los vivos, al de los muertos y los caminos que comunicaban a ambos.

Esta peculiar misión de relacionar a los vivos con los muertos parece haber sido una tarea conferida especialmente a los perros. El perro siempre está presente en las tumbas de Occidente. Representado generalmente en actitudes simpáticas, los antiguos también los hacían verse regordetes recordándonos así que eran uno de sus alimentos preferidos. Sin embargo, sus funciones estaban muy por encima de las culinarias. El perro en la mitología mexicana era el compañero y guía del difunto. Amigo fiel, lo auxiliaba para salvar los obstáculos interpuestos en el camino hacia el inframundo.

 

 

Redes sociales