Sitios

Antropología e Historia de México

compartir en facebook  compartir en twitter

Maestros del arte popular

El encanto del maque

<br>Contrariamente a la afirmación de algunos historiadores, la técnica de la laca o maque es oriunda de México, independientemente de la tradición del lejano oriente. Consiste en la aplicación de capas sucesivas de una substancia grasosa y de una mezcla de polvos calcáreos y colorantes, que pueden ser naturales o sintéticos. Cada capa es inmediatamente pulida, para sacarle brillo. Se forma así una superficie tersa de color, integrada completamente a la base, generalmente un bule o un objeto de madera. Las substancias grasosas son el aje, extraído de un insecto y el aceite de chía, que es una planta; ambos son nativos del suelo americano y se han usado desde tiempos prehispánicos. Recientemente se usa también aceite de linaza, de calidad inferior y a veces el maque es substituido por laca automotriz.

Preocupada por la decadencia de la calidad, debido a la substitución de materiales, La Fundación Cultural Bancomer promovió una serie de tres encuentros entre artesanos del ramo, procedentes de diferentes estados de la República. Intercambiaron experiencias técnicas y convinieron en el suministro de materias primas a los centros donde carecían de ella. Algunos resultados de esta experiencia se pueden apreciar en la exposición presente. Actualmente los sitios de producción de piezas laqueadas son: Chiapa de Corzo, Chiapas; Olinalá, Temalacatzingo y Acapetlahuaya, Guerrero; Uruapan y Pátzcuaro, Michoacán; amén de una pequeña producción para uso interno entre indígenas tepehuanos en Durango y huicholes en Jalisco.

Se produce una gran variedad de objetos: Cruces decoradas, nichos para Santos, arcones que frecuentemente se obsequian como regalos de boda, muebles, cuadros, cajas, juguetes y bules de todos tamaños, recortados de mil maneras, para volverse costureros, alhajeros, recipientes para tomar líquidos, etc. Las técnicas de ornamentación varían en cada lugar, pero todos tienen en común que son muy complicados y requieren una enorme destreza. Los resultados, de deslumbrante belleza, así como lo costoso de la materia prima hacen que el maque mexicano sea un arte suntuoso y único.

Martina Navarro de Saint Phalle

Martina nació en Capacuaro, Michoacán el 11 de noviembre de 1945. Durante su instrucción primaria recibió un curso de maque del cual quedó fuertemente impresionada. No obstante, Martina tuvo que dedicarse a otras actividades. Su interés por el maque renació hace 8 años por lo que decidió retomar sus conocimientos. En ese tiempo se dedicó a estudiar con don Antonio Bailón, artesano heredero del maque michoacano, de quien realizó algunas notas y apuntes. Martina decidió experimentar nuevos diseños y colores. 

Con la ayuda de Guadalupe Avila cobró fuerza su interés por indagar las antiguas técnicas y materiales utilizados originalmente. Asistió a los encuentros de los artistas del maque organizados por la Fundación Cultural Bancomer donde consolidó su técnica. Sobresale su dedicación por lograr que el maque sea impermeable y actualmente se aboca a la decoración de objetos utilitarios. Martina es hoy por hoy, sinónimo de rescate de antiguas técnicas. Ha ganado diversos premios en los concursos estatales, en particular, en las ediciones de 1992 y 1993.



Juan Vázquez Menor




Juan nace en Temalacatzingo, Guerrero hace 39 años. Hijo de artesanos, pero es de su madre de quien toma la vocación del rescate del uso del aceite de chía y de los pigmentos naturales. Sin embargo, dado que el mercado del maque no comprendía la diferencia entre la utilización del aceite de chía y el de linaza, Juan optó, por cuenta propia, firmar las piezas que tuvieran chía, para diferenciarlas. 

Afortunadamente a raíz de los Encuentros de Artistas del Maque que promovió la Fundación Cultural Bancomer, Juan encontró en su iniciativa de producir toda una línea de productos donde estuvieran incorporadas todas las materias primas originales. Si a lo anterior se une la gran creatividad de Juan se tiene como resultado una interesantísima combinación de innovación y rescate de arte popular. Juan Vázquez Menor obtuvo recientemente el 2o lugar en pintura popular, dentro del Premio Nacional de Artesanías, de la ciudad de Toluca, Estado de México.



Silvia Vázquez Trinidad 




Por su parte Silvia, esposa de Juan, también es oriunda de Temalacatzingo. Al igual que otros miembros de la comunidad, creció entre artesanos y desde niña se incorporó a esta actividad. Junto con su esposo ha establecido un taller familiar para el rescate en la obtención de aceite de Chía y el desarrollo del pintado tipo "naif" de calabazas.

Francisco "Chico" Coronel




Nace en Olinalá, Guerrero el 4 de junio de 1941. Aprende el oficio de su padre José Coronel Rodríguez. Durante 30 años de su vida como artesano, realiza baúles pintados y participa en el circuito de ferias populares que tienen lugar en los estados de Guerrero y Morelos, ya que constituían el mercado regional más importante para Olinalá; entre ellos el más grande era la Feria de Tepalcingo el Cuarto Viernes de Cuaresma. 

Francisco Coronel destacaba con sus baúles "de feria", los cuales eran pintados con escenas de edificios o caprichosas figuras. "Chico" es descubierto por Carlos Espejel, quien fue director del Museo Nacional de Artes e lndustrias Populares, quien lo motiva para iniciar toda una nueva fase de innovación al estudiar las lacas antiguas. De esta manera Coronel rescata diseños y materias primas. 

Asimismo destaca su incursión en la técnica del Dorado (pintado y adicionalmente con aplicación de hoja de oro y plata). Hoy Francisco Coronel es el único maestro artesano de Olinalá que domina esta técnica. Sus trabajos son conocidos y apreciados mundialmente. Tuvo una destacada participación en los Encuentros de Artistas del Maque auspiciados por la Fundación Cultural Bancomer. Ha recibido más de 20 premios y reconocimientos, entre los que destaca el Premio Nacional de Arte Popular en 1978 y Gran Premio de FONART de 1995. 



Benigno Santos Menor 





Benigno señala que "el maque es un arte que se ha conservado a través de muchos años. Con materia prima natural es procesado manualmente por hombres y mujeres". Y abunda: "...es un arte tan original que a través de mis abuelos y mis padres lo aprendí desde la edad de 9 años. Empecé a trabajar ayudando a mis padres, desde entonces ha sido mi trabajo". Benigno ha destacado en la elaboración de máscaras, bateas y otras lacas sobre todo por su inquietud de obtener y experimentar nuevos colores a partir de procesos naturales. 

Asimismo Benigno se ha preocupado por innovar en los diseños artesanales, tratando de dar a la actividad un carácter utilitario. Ganó el Primer Lugar del concurso Las Lacas de Guerrero en 1976 y el Segundo Lugar del gran Premio de Arte Popular de 1989, entre otros. Participó en los Encuentros de Artistas del Maque auspiciados por la Fundación Cultural Bancomer.



Pablo Dolores Regina




Pablo de 52 años de edad, junto con su yerno, Lulio Santos Silva de 27 años, conforman uno de los más importantes talleres familiares productores de maques de Temalacatzingo.

Pablo ha incursionado en la comercialización de los maques en otras regiones del país, lo que le ha permitido conocer las demandas de los distintos mercados. Sensible a esta situación Pablo ha sido uno de los principales promotores del difícil reto de innovar los diseños artesanales.



Lulio Santos Silva

Junto con Lulio, Pablo ha logrado este propósito con éxito y han coadyuvado a lograr el merecido reconocimiento de las lacas de Temalacatzingo que ahora se tiene en el país. Participaron en los Talleres de intercambio de experiencia entre Artistas del Maque, auspiciados por la Fundación Cultural Bancomer.



Fransica Julais Urbina




Nació en Uruapan, Michoacán el 22 de febrero de 1914. Empezó a trabajar el maque a la edad de 10 años, oficio que lo aprendió de sus abuelos con la técnica tradicional. Ella es miembro de una familia que se ha dedicado la técnica tradicional. 

Ha impartido cursos de verano en el Museo "La Huatápera" de Uruapan. Ha sido distinguida con muchísimos premios y reconocimientos como de FONART, Casa de las Artesanías de Morelia. Muchas de sus piezas se encuentran en colecciones particulares tanto en México como de Estados Unidos, Guatemala, El Salvador y Japón.

 

 

Redes sociales