Sitios

Antropología e Historia de México

compartir en facebook  compartir en twitter

Pintura Colonial Mexicana

Técnicas




Dentro de las técnicas que encontramos en la pintura mural novohispana se encuentra la pintura al temple y la pintura a la cal o fresco seco. Es necesario apuntar que la técnica del fresco, en síntesis, se basa en la aplicación sobre la superficie húmeda que proporciona el enlucido, y en la reacción química que se produce durante el fraguado por la cal. La pintura a la cal es el mal empleo de la técnica del fresco, puesto que consistía en la aplicación del pigmento trasladado con agua segunda de cal como vehículo, a la superficie del enlucido fino, semi-seco y bruñido . Por ello no es posible concebir la pintura mural como simples frescos, sino que se debe de anotar que corresponde a la pintura a la cal.

Los pigmentos que se utilizaban en esta época eran negro de carbón -obtenido de maderas quemadas- y el negro de humo que provenía de teas de pino encendidas dentro de un recipiente invertido para que el ahumado quedara sobre la superficie del muro. De esta forma, se raspaba el hollín para obtenerlo. Estos pigmentos se mezclaban con el agua y la cal, conocida como agua segunda de cal. El bruñido, que daba el "toque" final a la obra era de proveniencia prehispánica, ya que los indígenas utilizaban piedras de río o romas para lograr el brillo característico y que ha permitido que las pinturas conventuales se puedan admirar hoy en día.
 
 
Autor: Gabriela de la O

 

 

Redes sociales