Sitios

Antropología e Historia de México

compartir en facebook  compartir en twitter

Pintura Colonial Mexicana

Francisco de Zurbarán


Francisco de Zurbarán


Es considerado como uno de los tres grandes representantes del apogeo de la escuela española del siglo XVII, junto con Velázquez y Alonso Cano. Todos partieron y se educaron desde una perspectiva naturalista,1 que como hemos señalado, fue la base formal del estilo barroco como un legado renacentista. A partir de ello y, como muchos artistas novohispanos, Zurbarán manifestó un gran apego a las disposiciones de la Contrarreforma y por lo tanto, se abstendrá de permitir la entrada a influencias humanistas. En Zurbarán, la pintura es puramente devocional, desata la piedad, el silencio y la contemplación del imaginario cristiano.

Sin embargo, y a diferencia de la pintura novohispana que en algún momento optó por la representación de escenas extremadamente dramáticas y sangrientas, la pintura de Zurbarán se limita a manifestar

 


Francisco de Zurbarán

 

el heroísmo ascético y la mística interior de los frailes.2 En síntesis, se le refiere en muchos casos como un gran retratista, donde representa a las figuras humanas sin apoyarse en un ideal estético. Es muy característico el color blanco que utiliza para la vestimenta de los personajes y los fondos sencillos que enmarcan las escenas religiosas. A todo esto, Zurbarán gustaba por el claroscuro el cual se definía en su pintura como un fuerte contraste entre luces y sombras, llevado al extremo tanto en la iluminación de las figuras como en los fondos.3





1 Lafuente Ferrari, Enrique, "El apogeo de la Escuela. La primera generación (Zurbarán-Velázquez-Cano)", Op. Cit., p. 159.
2 Ibidem, p. 161.
3 Mayer, Augusto, "Andalucía. Parte primera", en: Historia de la pintura española, Espasa-Calpe, Madrid, 1942, p. 332.

 
 
Autor: Gabriela de la O

 

 

Redes sociales