Sitios

Antropología e Historia de México

compartir en facebook  compartir en twitter

Pintura Colonial Mexicana

Juan de Valdés Leal


Juan de Valdés Leal, La danza
de Salomé
 o Salomé bailando
ante Herodes


Pertenece a la segunda generación de pintores sevillanos junto con Bartolomé Esteban Murillo y concluye la etapa barroca andaluza al llevar al límite la gestualidad, el dinamismo y la violencia en que se derivó el barroco.1 El estilo de Valdés Leal nos puede remitir en cierta medida a los artistas novohispanos de finales del siglo XVII, concretamente la obra de Villalpando nos recuerda a las pinceladas en movimiento, que van y vienen, que desaparecen en la oscuridad de los fondos, en las líneas que se dilatan y se esparcen, se trata pues, según Enrique Lafuente de un arte que se dirige al "patetismo y un fragor dramático, que unas veces es impresionante y otras simplemente estruendoso".2 

Comparemos la obra de Zurbarán y Valdés Leal, ambas son influencias directas, como se ha afirmado, de la pintura novohispana; son la fuente de la que se integraría y constituiría el estilo de la pintura colonial en el siglo XVII. Cuán diferentes son y tan alejados en tanto conceptos y composición, en tanto misticismo y dramatismo... Gran parte de los lienzos que van de López de Arteaga a Villalpando manifiestan esta ambivalencia por caracteres pictóricos tan distanciados entre sí. Aunque parece que el arte barroco novohispano prefirió mucho más aquellas escenas dramáticas, pues gustó por la sangre, por todo aquello que refiriera de alguna forma al martirio del cuerpo, al eterno dolor, al sufrimiento de los santos...

 


Juan de Valdés Leal,
Inmaculada Concepción

El arte de Valdés Leal tiene mucho de esta sensibilidad por lo dramático, por aquellos tonos que invocan a la reflexión y no a la ascesis de Zurbarán, es un dibujo descuidado en el detalle del accesorio, sus lienzos expresan la intensidad del movimiento, de la clara expresión del sentimiento y de los gestos apasionados en sus personajes.3 Podremos ver aquí el por qué los mexicanos creemos que el barroco es precisamente esto, como si la pintura de Valdés Leal se tradujera en el retablo barroco de la iglesia colonial. Como vemos, el barroco tiene distintas facetas, distintos tintes y matices, y, lo que definimos como barroco, propiamente es la "decadencia" de dicho estilo, ahora traducido a los conceptos y el imaginario propiamente colonial.


1 Lafuente Ferrari, Op. Cit., p. 213.
2 Ibidem, p. 213.
3 Ibidem, p. 215.
 
 
Autor: Gabriela de la O

 

 

Redes sociales