Sitios

Antropología e Historia de México

compartir en facebook  compartir en twitter

Pintura Colonial Mexicana

La pintura de ánimas


Miguel Cabrera, Alegoría de la preciosa
sangre de Cristo


El tema de la representación de la muerte en general, llevaba para el siglo XVIII una gran tradición en Europa puesto que sus orígenes se remontan a la época medieval, derivado de la concepción y el imaginario de la muerte que constantemente acechaba debido a enfermedades, pestes e interminables guerras. Es propiamente a partir de la Contrarreforma donde encontramos el tema de la pintura de ánimas como tal debido a que se necesitaba promover la existencia del Purgatorio, ya que los protestantes le daban una severa crítica al igual que en otros sacramentos como hemos señalado anteriormente. 

De esta forma, la Contrarreforma transforma el sentido de la muerte como devoción y esperanza después de la vida. Se cree que las pinturas de ánimas fueron introducidas por los jesuitas.1 La imagen del purgatorio se observa tanto en escultura como en pintura. Por lo general se representan a aquellos individuos de medio cuerpo y flamas ondeantes, que, arrepentidos, alzan el rostro y la mirada implorando el perdón de sus pecados por medio de la intervención de un santo.

 


Anónimo, San Nicolás
Tolentino haciendo
penitencia


La imagen del purgatorio puede aparecer en ciertos lienzos de patronazgos en donde se distinguen diversos santos como los patronos de las almas arrepentidas. Así tenemos que por lo general, en la parte superior se representa a San Gregorio el Grande, San Nicolás Tolentino y San Miguel Arcángel, de quienes se espera que intervengan para la purgación de las almas que se encuentran en la parte inferior de la composición. También se pueden observar otros personajes de índole social o gubernamental, como son papas, obispos, clérigos, canónigos, monjas, reyes, viejos, jóvenes, ricos, pobres, etcétera2 derivados de la iconografía de la Danza de la Muerte y el Triunfo de la Muerte, en donde aparecen personajes que, sin importar su estatus social son arrebatadas de su vida en consecuencia del destino. 

De ahí que la pintura de ánimas no solamente se encuentre desprendida de toda vinculación con los temas fúnebres europeos ya que es indudable que este tipo de pintura pertenece concretamente a la iconografía de la muerte por el simbolismo que conserva y que fue importado por los europeos como una imaginario medieval. En este trabajo se muestran dos pinturas referentes con las almas del purgatorio; la primera, de Miguel Cabrera Alegoría de la Preciosa Sangre de Cristo, y la segunda anónima San Nicolás Tolentino haciendo penitencia, expresan dos formas distintas de concebir la espacialidad y la esperanza de salvación de los fieles.


1 Monterrosa Prado, Mariano, "La Iconografía de las pinturas de ánimas", en Mensaje de las imágenes, INAH, México, 1995, p. 56.
2 Monterrosa, Op. Cit., p. 57.
 
 
Autor: Gabriela de la O

 

 

Redes sociales