Sitios

Antropología e Historia de México

compartir en facebook  compartir en twitter

Pintura Colonial Mexicana

El retrato


Miguel Cabrera, El
teniente coronel don
Joseph Velásquez de
Lorea


El retrato está presente desde los inicios del arte novohispano en donde se presentan primordialmente los altos cargos de la Iglesia como obispos, miembros de la Inquisición y religiosos de alto rango. Sin embargo, hacia el siglo XVIII se observan diversos cambios en la forma de retratar y en el surgimiento de nuevos temas. En primer lugar, se incorpora el sector económico como los comerciantes o los mineros. En general, las características formales del retrato se traducen en posiciones a tres cuartos, nunca de perfil o de frente. A su vez podemos encontrar los retratos de busto o ya bien de cuerpo entero. 

Es muy común que los retratados porten algo en una mano, mientras que la otra se apoya sobre algún mueble, esto debido a la dificultad de los artistas en general por plasmarlas naturalmente. Los retratados se rodean de algún mueble donde se colocan objetos o insignias que hablen de su posición social y de sus ri-

 


Andrés de Islas, Ana
María de la Campa
Cos, Condesa de
San Matheo de
Valparaíso y
Marquesa del Jaral
de Berro

 

quezas. La cortina roja detrás de la persona es muy generalizada y muy de acuerdo a la moda europea. Finalmente, se pintaba una cartela donde se completaba la información del personaje retratado en la parte inferior del cuadro. 

La nueva variedad temática es muy interesante puesto que encontramos retratos de familias enteras, mujeres, niños y monjas. En los primeros, las familias por lo general se les pinta junto con una advocación religiosa. Por su parte, el retrato de mujeres se refiere a aquellas damas de la aristocracia novohispana o de alto rango social, así como podemos encontrar algunas mujeres indígenas que gozaban el título de caciques. Se les representa con sus mejores galas, muy enjoyadas y embellecidas. Algunas portan chiqueadores, el cual parece un lunar artificial que no era otra cosa que un producto medicinal que se pegaba al rostro. Asimismo, encontramos a estas damas con finos accesorios como perlas, collares y relojes. Estos últimos en ocasiones aparecen de dos a cuatro en un brazo. Por último, no podría faltar la elegante y talqueada peluca, de acorde con la moda del siglo. 


Miguel Cabrera, Doña María
de la luz Padilla y Cervantes



Por otro lado, los niños se retrataban como pequeños adultos puesto que para ese entonces no existía gran necesidad en detallar los rasgos y la fisonomía infantiles. A su vez, los niños también se retrataban muertos, costumbre que en provincia y en pleno siglo XX se seguía haciendo pero con la fotografía. A todo esto habrá que mencionar que el artista por lo general se dedicó a detallar las vestiduras de los infantes más que sus características físicas.1

Por último tal vez las obras de este género más vanagloriadas e interesantes son los retratos de monjas, en donde el más sobresaliente es el de Sor Juana Inés de la

 


Anónimo, Monja
coronada Sor María
Guadalupe de los Cinco
Señores, religiosa del
convento de la
Purísima Concepción

 

Cruz pintado por Miguel Cabrera. Los retratos de monjas coronadas aventajan en número a los de las damas de sociedad y gran parte de ellos se pueden encontrar en el Museo Nacional del Virreinato. Este tema es exclusivo de la Nueva España y representa a la mujer que inicia el noviciado, en realidad, antes de entrar al convento formalmente. 

Estas monjas llevan un vestido de novia que se usaba para entrar al convento y se vestían con él al momento de morir, por ello encontramos también retratos de monjas muertas con los mismos atributos que una joven novicia. El pintor era quien les ponía la corona de flores y algunos objetos extras como velas, rosarios o libros de oraciones. Se presume que estos retratos se conservaban en los salones de las casas de los familiares para su ostentación y enorgullecimiento público de contar con una personalidad religiosa en la familia.

 


Miguel Cabrera,
Retrato de Sor Juana
Inés de la Cruz






















1 Vargas Lugo, Elisa, "Una aproximación al estudio del retrato en la pintura novohispana", en: Estudios de la pintura colonial hispanoamericanaOp. Cit., p. 45.
 
 
Autor: Gabriela de la O

 

 

Redes sociales