Sitios

Antropología e Historia de México

compartir en facebook  compartir en twitter

Sincretismo e imaginario religiosos: La construcción social de la santería en Catemaco, Veracruz

Antecedentes generales




Esta investigación sobre la construcción social de la santería se desarrolló en Catemaco, Veracruz. Catemaco se encuentra localizado en la Sierra de los Tuxtlas, zona sur del estado. Limita al norte con el Golfo de México, al este con Mecayapan, al sureste con Soteapan, al sur con Hueyapan de Ocampo y al oeste con San Andrés Tuxtla. 

De acuerdo con los resultados preliminares del censo 2005, la población en el municipio es de 46, 702 habitantes: 48. 3 % hombres y 51.7 % mujeres. 

Segregada la población por adscripción religiosa, encontramos que para el mismo año 33,073 habitantes eran católicos, de ellos 17, 022 hombres y 16, 05 mujeres; 2,591 protestantes, de los cuales 1,372 mujeres y 1,219 hombres; 711 de otra religión y 2,825 de ninguna religión. La siguiente grafica nos muestra las religiones y las personas adscritas a ellas. 

Los moradores de Catemaco tienen una herencia mística del pueblo Olmeca, de ritos y tradiciones esotéricas y un amplio conocimiento de la medicina natural, misma que los ha caracterizado a través de los años como “la tierra de los brujos”. Una de las principales tradiciones en Catemaco es “El día del brujo”, la cual se celebra cada viernes primero de marzo. Según Fernández (2005), el ritual consiste en la reunión de todos los “brujos” en una isla cerca de Catemaco, donde celebran el día y organizan la velada por jerarquías en las que el “brujo mayor” hace una serie de rituales e invocaciones acompañado de elementos tradicionales e indígenas, así como también de yerbas para “someriar” el lugar, algo así como un espacio de iniciaciones y contacto con los dioses. 

La cultura local y regional en Catemaco, vinculada con las creencias y prácticas religiosas, me llevaron a interesarme en la construcción social de la santería con relación al sincretismo e imaginario. El sincretismo religioso toma forma en los procesos de imaginarios sociales, ya que la construcción de modelos religiosos es parte de una configuración cultural del pasado en el presente. Además, el sincretismo es abordado por antropólogos y sociólogos, estos últimos a través de una perspectiva estructuralista, la cual adopté.

 




Por ejemplo, desde la sociología Émile Durkheim plantea que la sociedad forma una conciencia colectiva y esta a su vez una religión, ya que es construida por los individuos a través de representaciones, es decir, la construcción de la realidad que alude a lo sobrenatural, “es la producción de representaciones, ideas y esquemas culturales en una realidad humana fundamental” (Houtart, 1998:31). 

Por otro lado, en su estudio referente a los tótem en las culturas australianas, Durkheim afirma que “toda religión se compone de representaciones y prácticas, rituales de creencias y ritos propios de la religión” (Durkheim, 2001:93).

La santería, regla lucumi o regla de ocha es una religión que tiene sus orígenes en la tribu africana Yoruba: un pueblo proveniente de Dahomey lo que hoy conocemos como Benin, así como también de Nigeria a lo largo del río Níger. Los Yoruba creen en un dios llamado Olorun u Oludumare, para ellos la fuente del ashe (la energía espiritual de la que se compone el universo, todo lo vivo y todas las cosas materiales). La estructura de esta religion se encuentra en un panteón religioso de divinidades como Shangó, Obatalá, Oggún, Yemaya, Oshún, Babalu aye, entre otros.

La santería ha tenido un auge muy importante en México, específicamente en la zona de los tuxtlas (Catemaco, Veracruz). A partir de la Revolución Cubana, en 1959, más de un millón de personas, entre ellos santeros, emigraron para establecerse en las principales costas del litoral mexicano (Yucatán, Campeche y Veracruz), así como en otras ciudades de los Estados Unidos (New Jersey y Miami). Queda claro este movimiento que se dio en Cuba, pero poco se sabe (o sabía) cuándo la santería pasó a ser visible en Catemaco, Veracruz, si se encuentra invisible en panteones religiosos prehispánicos o, por otro lado, si la santería cubana solamente se utiliza para trabajos “fuertes” o “negros”, por lo que dicha religión afrocubana se ha mezclado en el panteón religioso católico, pues es a través de dicho sincretismo que la santería se ha desarrollado en Catemaco, algunos brujos han adoptado ciertas tendencias religiosas como rituales, oraciones, algunos dioses, incluso identidades que aluden a la santería en general. 

Entre 1820 y 1840, los principales tratantes de esclavos (portugueses, holandeses y franceses) los vendían a los españoles. Éstos los trajeron a el Caribe y América en general, en especial a Cuba, Brasil, Trinidad, Haití y Puerto Rico, para explotarlos en el principal negocio de la colonia: el cultivo de la caña de azúcar. Dentro de estos grupos se encontraban diferentes etnias. 

Los Yoruba fueron los más capturados, razón por la cual su panteón religioso predominó en Cuba, pero también llegaron algunos del Congo, Angola, Guinea y otras partes de África. Es por eso que existen otras religiones en el Caribe como el vudú o vaudou en lengua francesa, que exclusivamente se practica en Haití. 

El palo mayombe o palo monte, del Congo, también se practica en Cuba por algunas personas descendientes del reino de Manikongo; una extensa zona del África occidental que comprende desde el sur de Camerún hasta la parte meridional de Angola. De esta zona provienen el palo monte o palo mayombe, la regla kimbisha, la biyumba entre otras. En Brasil el equivalente a la santería es el macumba o candomble de Nigeria, así como otras que se practican en Trinidad y Puerto Rico. Por ende algunas de estas religiones africanas comparten el mismo panteón religioso, con sus variantes de acuerdo a su procedencia, como Cuba, con la santería de Nigeria que tiene un gran número de dioses (lucumies, yoruba y ñañigos efik). 

Este trabajo considerará solo el panteón religioso de los Yoruba: la santería actual, por ello que sólo mencionaré los dioses yoruba. Los ñañigos se mencionarán únicamente para reforzar la información. 

El panteón religioso de la santería en Cuba, comparte algunos dioses con el candomblé brasileño y puede que pase lo mismo en Trinidad y Puerto Rico. Estos países dan otros significados a sus dioses, algunos coinciden, ¿Acaso la santería en Catemaco tiene otros significados? Esta fue otra de las preguntas que me hice al inicio de esta investigación.

 




La diferencia de la santería en Cuba con la santería o candomblé que se puede ver en Brasil, está en su panteón de divinidades, ya que estos se utilizan para diferentes situaciones, donde predomina la magia; la santería es una religión que adopta el culto a la naturaleza y a los espíritus. En Cuba este panteón religioso persistió al igual que entre los Yoruba por la mayoría de población de Dahomey, mientras que en otros países del Caribe varía la población de descendencia Yoruba. 

En su estudio sobre la difusión de la santería en México, Nahayeilli Beatriz Juárez Huet (2000 y 2001) analizó el funcionamiento de las redes santeras y precisó la noción de red trasnacional desde el efecto de relocalizacion de las familias y los rituales creados a nivel nacional; redes cubano-mexicanas y redes tricontinentales de los practicantes santeros. Juárez Huet abordó tres etapas de trasnacionalización, de las cuales sólo apropié la tercera que va de 1989 al 2000, el resto sólo como antecedentes. 

Esta autora plantea que “los flujos transnacionales no se limitan a la movilidad geográfica física de los transmigrantes sino al intercambio de recursos materiales e inmateriales” (Portes, 2003:377, citado por Juárez, 2000:27) y destaca cómo las variadas prácticas transnacionales no están limitadas a empresas económicas, sino que abarcan iniciativas políticas, culturales y religiosas.

Asimismo, en su estudio sobre los transmigrantes cubanos y las prácticas transnacionales de la santería en Alburquerque, Nuevo Mexico, Nancy J. Burke menciona que existen pocos cubanos, por lo que se encuentran en comunidad y estos no están relacionados con los nuevos migrantes cubanos que llegan, así que tienden a buscar una comunidad dónde encontrar su cultura y religion; esto es lo que llama red transnacional. De igual forma Burke retoma el concepto de transnacionalismo y lo define como un “proceso por el cual los inmigrantes construyen campos sociales que unen su país de origen y el país en que se establecen”. (Burke, 2002 citado por Juárez Huet, 2000:31) 

La santería en México, en especifico en Catemaco, Veracruz, ha tenido un auge importante a partir de 1959, con los inmigrantes cubanos y los actores sociales que ya compartían escenarios en el país, en especial en Veracruz, donde se organizaba el denominado Carnaval de Veracruz: “Veracruz también es Caribe”, rezaba un slogan del Gobierno del Estado. Esta asimetría entre ambas culturas (caribeña y veracruzana) es muy especial y por ello: 

Algunos elementos que forman parte del universo religioso de la santería, permiten observar de manera clara cómo se entrecruza con otra amplia gama de prácticas, objetos y servicios pertenecientes a otras “tradiciones”, que la insertan en procesos más amplios de mercantilización de símbolos, creencias, prácticas y objetos culturales, cuyo uso y apropiación muchas veces “refuncionalizan” y modifican su sentido original (Juárez Huet, 2000). 

¿Será que algunas de las costumbres que comparte la gente de Catemaco, Veracruz se deben a la influencia que tienen de caribeños, en especial de cubanos? ¿Acaso los sucesos de 1959 en Cuba tuvieron un auge notorio en Catemaco? Estas fueron otras de las preguntas de investigación que me hice.
 
 
Autor: Juan Manuel Saldívar Arellano

 

 

Redes sociales