Sitios

Antropología e Historia de México

compartir en facebook  compartir en twitter

Sincretismo e imaginario religiosos: La construcción social de la santería en Catemaco, Veracruz

Historia regional: las creencias milenarias y la santería en Catemaco




En el presente apartado se explorarán los procesos sociales de corte histórico-regional que han originando prácticas como la santería en Catemaco, Veracruz. Dichos procesos han influido en algunas personas para dar surgimiento a prácticas que han adquirido ciertos significados como es el caso de la santería.

Catemaco perteneció a una región conocida como “Marquesado del Valle de Oaxaca”, que fue la herencia que recibió Hernán Cortés de la Corona, cuando éste conquistó México en 1521. Es un territorio que colinda con Puebla, Oaxaca y parte del estado de Veracruz. Como es la región de los Tuxtlas, Hernán Cortés explotó la zona sembrando tabaco, café y caña, se llevó las maderas preciosas y acabó con algunos nativos. Fue entonces que optó por traer algunos esclavos negros originarios de alguna parte de África, ya que en el tiempo de la Colonia el mercado de esclavos era un negocio entre personas que se dedicaban a la trata. 

Este pudo ser el primer acercamiento que tuvieron algunos de los nativos de lo que hoy es Catemaco con esclavos provinentes de Cuba, que fue de donde llegaron primero, para más tarde trasladarlos a otras partes del continente, en específico a México; aún cuando no se tienen indicios de que practicaran algunos rituales de lo que hoy se conoce como la santería, algunas de sus tradiciones las compartieron con los oriundos de la región de los Tuxtlas, como las “formas de curar” donde utilizaban “sacrificios de animales”, mismas que se mezclaron con la medicina tradicional descendiente del pueblo Olmeca, y esta a su vez era practicada por el guía espiritual: el “brujo”. De ahí que muchos “brujos” de Catemaco emplean sacrificios de animales para ciertos rituales y los adjudican a las prácticas de sus ancestros. 

Estas maneras de curar de los que hoy se conocen como “brujos”, hacen alusión a los rituales empleados por la santería, por lo tanto podría ser un referente histórico de esta religión, por algunos esclavos que compartieron espacio en tiempos de la Colonia con algunos “nativos” en Catemaco, y estos a su vez adoptaron algunas de sus costumbres como las antes mencionadas. 

El significado más conocido del vocablo “Catemaco” es: “Lugar de las casas quemadas”, ya que según algunas personas originarias de Catemaco cuentan de una erupción del volcán San Martín, el cual originó una destrucción de casas, obligando a los primeros pobladores a abandonar el pueblo y emigrar buscando otro sitio de alojamiento. Como comenta Salvador Herrera García, cronista de 55 años originario de Catemaco, Veracruz: 

Mira, la palabra pues no sé exactamente las raíces, pero viene del náhuatl, porque aquí fue región Olmeca pero estuvo bajo dominio de los náhuatl, de los aztecas, y pues por la cercanía de los volcanes San Martín y Santa Martha que ocasionaron erupciones y destruyó el pueblo, por eso de lugar de las casas quemadas.

Durante mi trabajo de campo algunos antropólogos que conocí en la región me comentaron que el significado del vocablo “Catemaco” deriva del náhuatl “clásico viejo” y significa: “Lugar de lajas”. Como recuerda Julio Antonio Gómez Hernández, antropólogo de 46 años, originario de Catemaco, Veracruz: “Heee, no recuerdo de momento la descomposición de todas las palabras pero “Co” es en lugar de “Ca” y, mmm, no recuerdo, pero significa “Lugar entre lajas o de lajas”. Esto puede derivarse de su tipo de suelo volcánico, de la mezcla de arcilla, arena y grava, por tal razón esta zona es conocida por algunos geólogos como región “itérica”, que quiere decir zona volcánica, originada por la cercanía de los volcanes San Martín y Santa Martha, como dos grandes “senos” frente al Golfo de México. En medio de estos dos se formaron pequeñas montañas y lagos, donde se encuentra Catemaco. 

En la época prehispánica, Catemaco perteneció a los Olmecas y Totonacas, y más tarde llegó el poderío de los Aztecas. Es por eso que en la actualidad algunas personas descienden de la etnia náhuatl, lo que puede explicar que algunas de las creencias están ligadas a rituales como el de la “Diosa de la muerte”. Este ritual se llevaba a cabo en el cerro de Mono Blanco, conocido en la actualidad como la “Cueva del Diablo”, donde algunos brujos realizan trabajos, invocaciones, conjuros, entre otros, ya que desde la época prehispánica el brujo era considerado un guía espiritual que jugaba un rol importante dentro de la comunidad. 

En la actualidad, la práctica de la brujería se ha manifestado como parte cultural de algunas personas de Catemaco, un ejemplo de ello es visitar al brujo antes que al médico, o hacerse una limpia o tomar yerbas antes de usar algún tratamiento de la medicina moderna. 

En tiempos de la colonia algunos de los esclavos se asentaron en lugares cercanos a Catemaco como Alvarado, Tlacotalpan, Coatzacoalcos, entre otros, por lo que la trata de esclavos originó que éstos se dispersaran buscando “libertad”. Algunos se establecieron en la región de los Tuxtlas, no exactamente en Catemaco, pero dejando algunas creencias que se fueron esparciendo hasta formar parte de la cultura veracruzana. Como narra el cronista:

 




Con eso del tabaco, cierta influencia cubana y por la cercanía con la costa donde en tiempos de resguardo de los barcos, entonces llegaban barcos cubanos y aquí en Catemaco desembarcó mucho negro cubano para la siembra del tabaco, sobre todo a principios de siglo anterior. 

Es por esto que algunas tradiciones como la “mojiganga” 9 se llevan a cabo en la región, originando un aporte a la cultura regional veracruzana.

Aunque Catemaco no tiene mucha influencia cubana por familias de dicho origen, algunas de las creencias llegaron por don José y doña Josefina, santeros de origen mexicano iniciados en Cuba por Babalawos 10 , que emigraron del Distrito Federal y Guanajuato, respectivamente, a Catemaco, quienes se asentaron y aportaron la santería a la sociedad y cultura de Catemaco. 

Esta religión es concebida por algunas personas como “práctica”, misma que se ve reflejada en la actualidad distinguiendo a Catemaco por sus creencias y prácticas como la “brujería, el espiritismo, la curandería entre otras que se encuentran “mezcladas” con las prehispánicas, de las cuales destacan algunas costumbres como: tomar un té de una “yerba” llamada “contra”, que solo se lleva a cabo el primer viernes de marzo; poner una escoba de paja, o trenza de ajos machos detrás de la puerta de la casa o un sombrero de paja; todo esto para ahuyentar los males, así como también poner figuras de un santo conocido como “San Ignacio de Loyola”, entre otros. 

Ligadas de cierta forma a tradiciones regionales como la “mojiganga” a inicios de año, la “rama” en navidad, la adoración a la “Virgen del Carmen de Catemaco” celebrada el 16 de julio, esta última tiene cierta afinidad con la Virgen del Agua de la cultura Mexica, que en náhuatl se le llamaba “Chalchitlicue”.

El culto a dichas vírgenes se ha vuelto parte de la historia regional al adoptarse por personas creyentes de Catemaco como parte de su acervo 11 cultural. Como comenta la “yerberita”, “bruja” de 58 años, originaria de Catemaco, Veracruz: 

Pues había un señor que recién llegado a este pueblo, que era pura montaña, era pescador, un día se encontró a la santísima Virgen del Carmen, paradita en una piedra, la encontró por Espagoya y desde entonces la patrona de Catemaco es la Virgen del Carmen de Catemaco. 

Esto nos habla del sincretismo que existe entre el panteón religioso católico y el prehispánico, respectivamente. Así como la yerberita, otras personas tienen ciertas creencias en seres mitológicos como los duendes, conocidos en Catemaco como “chaneques”, los cuales según algunos creyentes son almas de niños que les gusta jugar con las personas, particularmente con los niños, y cuando estos quieren dejar de jugar los chaneques se enojan y pueden ocasionar ciertos daños que en algunos casos pueden provocar la muerte; y según la gente a estos sólo se les puede ver el 24 de junio, día de San Juan.

Algunas de las personas de Catemaco han tenido ciertas experiencias con “deidades”, como la Virgen del Carmen de Catemaco, entre otras, mismas que las han considerado símbolos regionales, y últimamente han tenido experiencias con dioses de la santería, como Oshún, Shangó entre otros, y puede que a través de estos acercamientos algunas personas adopten estas “divinidades”, ya que algunos “brujos” aseguran haber capturado “changos machos” en el cerro de mono blanco y lo adjudican a la santería.

9 La mojiganga es una tradición que trajeron los esclavos en tiempos de la Colonia. Dicha tradición se llevaba a cabo cuando los esclavos africanos disponían de su día libre para salir a la calle vestidos con trajes típicos, efectuando movimientos con el cuerpo como una especie de danza, mientras que algunos españoles les aventaban bolas de “excremento”. Esta representación era símbolo de rebeldía de parte de los esclavos. Se llevó a cabo en regiones del sur del estado de Veracruz como Tlacotalpan, Coatzacoalcos, y en algunas regiones de los Tuxtlas como Catemaco. 

10 Es el máximo sacerdote de la religión santera. Para lograr ser babalawo o babalao, como algunas personas les nombran, se lleva a cabo un largo proceso que va desde su iniciación de su entrega de collares, de guerreros, de su asentamiento, de entrega de tambor, del ritual del cuchillo, entre otros, tiene el mismo proceso de iniciación que otro santero, solo que se le concede cierto nivel porque son hijos de Orunla, y solo pueden ser hombres debido a que esta deidad es masculina, también por su dedicación y sabiduría en el manejo de dialectos y sistemas adivinatorios.

11 Lo concibo como el conjunto de tradiciones que representan la cultura de un lugar
 
 
Autor: Juan Manuel Saldívar Arellano

 

 

Redes sociales