Sitios

Antropología e Historia de México

compartir en facebook  compartir en twitter

Sincretismo e imaginario religiosos: La construcción social de la santería en Catemaco, Veracruz

Conclusiones




En este trabajo de investigación he pretendido aportar a la sociología de la religión, así como a los estudios sobre religiones negras, en específico a los de santería: la manera en la cuál se construye dicha religión en Catemaco, Veracruz. Para ello me valí de dos conceptos: sincretismo e imaginario religiosos, mismos que fueron base para la elaboración de esta tesis. 

Después de explorar parte de la historia y cultura regionales de Catemaco, puedo afirmar que la santería, como religión relativamente reciente, ha sido resultado de procesos sociales como son las migraciones africanas y caribeñas a las costas mexicanas, la importación de mercancías o productos de índole esotéricos, así como de la difusión en medios masivos de comunicación que exaltan a los brujos, de rituales colectivos en los que participan hombres y mujeres y, finalmente, de un cúmulo de discursos con múltiples significados en torno a los santos, los santeros y la santería en general.

Dicha religión de origen afrocubano, se ha establecido en Catemaco a través de ideas religiosas como son las creencias en seres espirituales propiamente santeros, pues anteriormente algunas personas del pueblo compartían ciertos dogmas de lo que se conoce como “brujería”, la cual se fue construyendo en los imaginarios colectivos, de tal manera que algunas personas la han llegado a considerar como “religión”. Un ejemplo de dicho proceso se puede apreciar en las costumbres de los lugareños, en ciertas tradiciones regionales como son la adoración de símbolos religiosos, algunos festivales, entre otros. 

La santería, así como otras religiones o prácticas religiosas, ha sido el vehículo que ha dado continuidad a las creencias sobrenaturales, ya que estas se han construido a través de ideas y símbolos significantes donde podemos apreciar ciertos elementos simbólicos (fetiches) que emergen de ellas.

 




A la vez, hombres y mujeres de Catemaco han atravesado por procesos religiosos y, simultáneamente han construido prácticas y por consiguiente las han materializado en rituales, mismos que son resultados de las necesidades cotidianas de las personas en busca de lo sobrenatural. 

Por lo tanto, los procesos que ha tenido la santería en Catemaco han servido como una posibilidad espiritual para algunas de las personas que comparten estas creencias místicas y, a la vez, dicha religión se ha mantenido traslapada con ideologías que emergen de la brujería, la curanderia, el espiritismo, entre otras de origen mexicano, construyendo así una “santería mexicana”, producto de un sincretismo e imaginario cultural y religioso.

La santería en Catemaco ha tenido un proceso ideológico respecto al origen de ésta. Según algunos especialistas en tales estudios, dicha religión se ha establecido a partir de “diásporas migratorias”, como ha sido la migración de cubanos a la Ciudad de México, entre otras ciudades del país. También argumentan que dicho fenómeno se dio a partir de la construcción de redes entre cubanos y mexicanos en el mundo de la música y la actuación, respectivamente, ya que algunos de estos empezaron a compartir ideas que giraban en torno a la santería y de las cuales surgieron expectativas que se materializaron en las conocidas “iniciaciones”. Juárez Huet (2000), por ejemplo, plantea que dicha religión tuvo un proceso que se dio en tres etapas y afirma que se establecieron “mercados esotéricos”, como el que existe en el mercado de Sonora en la Ciudad de México, entre otros, mismos que proveen de elementos a la mayoría de los santeros del país, incluyendo a los de Catemaco.

En dicho pueblo, la santería se estableció a partir del año 2000. Esto coincide con la tercera etapa que señala el estudio de Juárez Huet, solo que la santería que existe en Catemaco es una “santería mexicana” producto de la construcción social que han tenido algunas personas respecto a entidades sobrenaturales prehispánicas como la brujería y las del panteón religioso Yoruba, pues es a partir de ese año que se estableció la religion santera, pero la adaptación se fue construyendo a través de un proceso dicotómico de las creencias de los lugareños, como ha sido la mezcla de creencias: brujo-santeras, espiritistas-santeras, curanderas-santeras y yerberas-santeras. Fue a partir de dicho proceso que la santería se consideró una posibilidad dentro del “mercado espiritual” de Catemaco.

El hecho de apropiar dioses como Shangó que pertenecen al panteón religioso santero e incluirlo como parte del reforzamiento de las creencias en dicho lugar, nos habla de un proceso de sincretismo de deidades y, a la vez, de elementos, católicos y afrocubanos, pues dichas creencias parten de una adoración pagana y al mismo tiempo de adorar imágenes sincréticas como es el caso de la santería en Cuba, al incluir algunos de los elementos religiosos tales como: oraciones, veladoras, rosarios, collares, escapularios, yerbas, entre otros, los cuales han sido parte fundamental para la difusión de la santería en el pueblo, pues además estos se han refuncionalizado y se han utilizado en algunas de las prácticas tradicionales de Catemaco. 

Por lo tanto, el proceso religioso de la santería en el pueblo antes mencionado, ha definido los esquemas culturales que han sido parte de escenarios “místicos” y por consiguiente han adoptado nuevas tendencias religiosas como es el caso de la religión antes mencionada; ha construido una santería mexicana producto de un sincretismo menor, y ha transformado el imaginario de hombres y mujeres de Catemaco. 

La aportación que esta tesis hace a la sociología de la religión, por consiguiente, es el concepto de “sincretismo menor”, ya que escudriñando dicho concepto he llegado a la conclusión, primero de adaptar el concepto al espacio explorado (Catemaco, Veracruz), y segundo, identificar dicho concepto a través de una exploración documental, comprobándolo en el trabajo de campo y concluyendo que “sincretismo” no sólo es un sistema filosófico que trata de conciliar dos doctrinas diferentes (panteones religiosos), sino que alude a un “sincretismo total”. Me refiero a la mezcla de elementos religiosos, tanto católicos como afrocubanos tales como: veladoras, escapularios, imágenes, agua bendita, libros, entre otros. Por otro lado, los santeros han introducido algunos elementos propios de su religión tales como: polvos, yerbas (palos), veladoras (luz), imágenes, libros de recetas, fetiches, entre otros, mismos que sientan las bases para la construcción de creencias e ideas en entidades espirituales tanto católicas como santeras. Dichas creencias han dado continuidad a rituales que se han mezclado en el imaginario colectivo, ya que son provenientes de distintas tradiciones tales como: el catolicismo, la brujería, el espiritismo, entre otras, que comparten ciertas personas en Catemaco. 

A la vez considero el “sincretismo menor” como: Una hibridez de elementos y rituales transnacionales en un espacio reducido, una mezcla que recontextualizan la diversidad cultural de una región.

La santería en Catemaco, entonces, se construye como resultado de un sincretismo religioso menor, pero este sincretismo se teje a partir de discursos, de rituales, de iniciaciones, entre otros, mismos que han formado ideas sobrenaturales en las personas del lugar, así como también por la implementación de elementos transnacionales de los cuales han adaptado otras prácticas como es el caso de la brujería, pues es a partir de este movimiento religioso que en Catemaco se han construido nuevas tendencias religiosas como la santería entre otras, mismas que han recontextualizado la realidad del lugar. 

Por ultimo, enfatizo cómo la santería se encuentra articulada con las prácticas sobrenaturales locales, pues al adaptar discursos, rituales y elementos transnacionales se construye una mezcla de creencias, por un lado la brujería refuerza su panteón religioso mientras que por el otro, la santería se adapta a nuevos espacios culturales como es el caso de Catemaco. Es así que la construcción de la religión afrocubana en Catemaco se ha dado a partir de procesos sociales entre los santeros, los brujos, los curanderos, los espiritistas y los creyentes en general.
 
 
Autor: Juan Manuel Saldívar Arellano

 

 

Redes sociales