México, D.F.   |   24 . 04 . 2014
Antropología e historia

Evolucion del textil mexicano a partir de la Colonia

Hernán Cortés con Doña Marina y
emisarios aztecas. Escena del Lienzo
de Tlaxcala

Foto: Mexican Textiles, Cloë Sayer

Es importante analizar primero los cambios sociales, políticos e ideológicos que se dieron durante la Conquista española en México, para comprender de mejor forma tanto a la indumentaria como a la industria textil de la Colonia.

El mundo prehispánico basaba su actividad textil y su manera de vestir en sus creencias, su modo de vida y sobre todo en los recursos con los que contaban. Es evidente que a la llegada de los españoles los esquemas bajo los cuales regían esta actividad, se vieron afectados de una manera drástica.

Con la llegada de los españoles, encabezados por Hernán Cortés en 1521 y ayudados por sus aliados indígenas, el imperio Azteca cayó y detrás de él, todos los imperios prehispánicos. Las ciudades se vieron devastadas y las construcciones de hogares y templos, incluyendo a sus ídolos, desafortunadamente en su mayoría desaparecieron.

Los españoles construyeron entonces, sobre las ruinas, casas al estilo europeo y no solamente se repartieron la metrópoli sino que se apropiaron de grandes extensiones de tierra. Para las grandes residencias y el modo de vida que los españoles, como vencedores, creían merecer, fue necesario disponer de numerosa servidumbre. Los indígenas que se habían quedado sin hogar acudían a las nuevas casas de los españoles, en donde para ser protegidos, amparados, recibir alimento y adoctrinarse en la fé cristiana, pagaban su estancia con la esclavitud, la servidumbre o bien, rendían tributo. A este proceso se le llamó encomienda.

Para los pueblos indígenas, pagar tributo era parte de un sistema totalmente aceptado, por lo que entregar piezas textiles como fardos de algodón y telas, sacos llenos de cochinilla para teñir, joyas, pieles, plumas de Quetzal, productos alimenticios como cacao, frijol, chía y maíz entre otras cosas, no significaba un desprendimiento importante. Sin embargo, la demanda de tributos, por parte de los encomenderos, fue incrementando y la labor común del indígena se convirtió en un trabajo exhaustivo.

Los lienzos que las mujeres indígenas tejían y entregaban como tributo a los españoles, no eran lo suficientemente anchos para poder lograr los trajes ostentosos que éstos acostumbraban usar. Por otra parte, las prendas hechas de algodón, la fibra más hermosa que el mundo prehispánico ofrecía, no satisfacían el gusto de vestir de los conquistadores. La lana y la seda, fibras con las cuales los europeos tejían sus ropas, no se producían en México, por lo que se vieron en la necesidad de importarlos.

En 1526, Cortés trajo el primer ganado ovino a la Nueva España, el que por las condiciones ambientales del país no tuvo problema alguno en adaptarse. Lo mismo sucedió con la seda; las primeras moreras fueron plantadas en la Hacienda de Cortés en Coyoacán y más tarde en Oaxaca, cuando el dominico Francisco Marín en 1538 solicitó permiso al Virrey para poder desarrollar una industria sedera. Para el año 1580, la Mixteca alta se había convertido en la zona productora más importante de la Nueva España, uniéndosele después el valle de Oaxaca, Tlaxcala y Puebla.

El hecho de haber introducido a México nuevas fibras como la seda y la lana implicaba para los españoles importar tanto la maquinaria adecuada como a los sastres que pudieran capacitar al indígena en el uso de ésta. La rueca o redina para hilar la fibra, el urdidor vertical rotatorio y el telar de marco fijo y pedales, conocido hoy como telar colonial, conformaron la aportación tecnológica del mundo occidental para el desarrollo de la industria textil del Nuevo Mundo.

El telar de pedales o telar colonial, facilitó mucho el trabajo de los artesanos textiles (quienes en ese momento ya no eran solamente mujeres sino hombres también) ya que con éste se obtenían lienzos más anchos que con el telar prehispánico. Este telar de pedales trabajaba bajo los mismos principios que el de cintura; se fijaba la urdimbre entre los julios o enjulios (dos barras de madera) pasando otros hilos en sentido perpendicular; y en vez de que el tejedor extendiera la urdimbre sosteniéndola a un árbol, utilizaba marcos fijos en los cuales enrrollaba los hilos longitudinales sobre los julios. El mecanismo de barras del telar prehispánico, transformado en el colonial en mallas y lizos fijados a pedales, lograban hacer que el tejedor separara los hilos de urdimbre con los pies dejando las manos libres para tejer.

El indígena adoptó tanto la materia prima como las nuevas técnicas textiles de una manera rápida y eficiente, de modo que sus productos además de igualarse en belleza y calidad de manufactura con los de los sastres españoles, eran mucho más baratos. Los españoles comenzaron entonces a comprar productos textiles hechos por manos indígenas, haciendo a un lado los fabricados por sus paisanos. Esto significó una gran competencia para los sastres, quienes lógicamente no la permitirían, sino por el contrario, se aprovecharían de ella para crear una nuevo comercio.

Dichos sastres optaron por establecer pequeños talleres manufactureros lo que los hizo convertirse en patrones que empleaban a los indígenas haciéndolos trabajar largas jornadas con pagas muy bajas. Las grandes ganancias que se obtenían de ésto resultaron muy atractivas para muchos otros españoles, quienes no tardaron en establecer sus propios talleres, más tarde llamados talleres artesanales, gremios, obrajes de paño, o simplemente obrajes.

Los obrajes y los gremios en donde se producían desde las prendas más rudimentarias, hasta las telas más elaboradas tipo europeo, crecieron de tal manera, que la competencia no era ya entre indígenas y españoles, sino entre los españoles mismos, quienes habían establecido ya toda una industria textil.

La necesidad de poner orden a la competencia creada entre los gremios, obrajes y otros talleres dió origen a una serie de ordenanzas, reglamentos y prohibiciones que debían respetarse. Por ejemplo, las telas que cada uno de los talleres producía no debía exceder ciertas medidas estipuladas; al igual que no se podía mezclar el algodón con la seda; o bien, para teñir, los colorantes se debían ajustar a una tabla expecífica de matices que determinaba la cantidad de colorante y de fijador que se debían utilizar. Es importante mencionar que tanto gremios como obrajes tenían también regimenes independientes, es decir, cada uno de ellos manejaba políticas internas, además de las regidas por las ordenanzas.

Los talleres gremiales o gremios sederos representaron una parte muy importante dentro de la industria textil colonial. Existían empresas manufactureras de este tipo en la Ciudad de México, la Mixteca alta en Oaxaca y Puebla. Los gremios de seda producían las cantidades suficientes de rasos, brocados y terciopelos que además de satisfacer la demanda interna, permitieron la exportación de su producción a España, Filipinas, Centroamérica y Perú.

La producción de seda mexicana estuvo grandemente favorecida durante la primera mitad del siglo XVI, sin embargo para mediados de siglo empezaba a vislumbrar su decadencia. Esto se debió a que por una parte, se prohibió terminantemente su exportación y por otra; al nuevo comercio que la Nueva España había establecido con el galeón de Manila (proveniente de Filipinas) el cual importaba seda china que por mucho, era más barata que la mexicana.

Durante el tiempo en que la seda estuvo en apogeo (entre 1540 y 1550), la producción del algodón, en términos comerciales fue poco relevante; aunque nunca dejó de producirse ya que los indígenas encomendados debían entregarla como tributo a los españoles.

Comerciar con el algodón era mucho más complicado que con las otras fibras ya que como no se cultivaba en las zonas industriales del país sino en las costas, implicaba transportarlo y con ésto triplicar su costo, además que para el despepite (un proceso forzoso de la fibra) faltaba mano de obra y gente capacitada para hacerlo. Durante la segunda mitad del siglo XVII, Puebla y posteriormente la ciudad de México lograron establecer los primeros gremios de tejido de algodón en los cuales se había encontrado la manera óptima de trabajar la fibra. Aunque los gremios algodoneros no se igualaban en productividad con los obrajes de lana, su producción era buena y constante, lo que hizo que esta industria no desapareciera con el tiempo sino por el contrario, se levantaría al caer la de la seda.

La industria de la lana fue la más importante de esta época ya que desde sus inicios, la lana contó con el apoyo de las autoridades virreinales tanto para la cría de las ovejas como para el adiestramiento de la mano de obra indígena, logrando que fuera ésta de tan buena calidad como la manejada en España. Ni el algodón y mucho menos la seda lograron establecer una industria similar a la de la lana, ya que su producción era de caracter masivo y tuvo continuidad durante todo el virreinato. Los primeros obrajes de paño, llamados así por ser paños de lana los que ahí se producían, se establecieron aproximadamente en 1539, siendo Puebla (en un principio), la ciudad de mayor importancia en su producción, sin embargo ésta se inclinaría más tarde, a producir tejidos de algodón. Para fines del siglo XVII, lugares como Querétaro, Valladolid, Acámbaro y San Miguel lograron industrializar la producción lanera de una manera exitosa.

Los obrajes no lograron sobrevivir a la lucha por la independencia de México ya que manejaban estructuras económicas (como el monopolio) opuestas a los ideales de los embates de esta guerra. Sin embargo, quedaron como ejemplo para el desarrollo de la industria textil mexicana que florecería durante el siglo XX.

Ejército español. Códice Florentino,
lib.XII, s.f.
Foto: Marco A. Pacheco/Raíces
para Antropología Mexicana, No. 36.

Sastre nativo haciendo
uso de las tijeras y la seda.
Códice Florentino, Vol III,f.25r.
Foto: Painting the Conquest,
The Mexican Indians
and the European Renaissance
.
Serge Gruzinski.

Telar de Pedales. Imagen
Foto: El Traje de los Indígenas
de México
. Ruth D. Lechuga.
 
Museos de México
Exposiciones en la Ciudad de México
Semana Santa en San Ángel ALTAR A LA VIRGEN DE DOLORES 2014
Centro Cultural Isidro Fabela
del 09/Abr/2014 al 27/Abr/2014 El centro Cultural Isidro Fabela – Museo Casa del Risco, apegado a las tradicionales fiestas de Sema...
Ver más…

NATURALEZA HUMANA
Museo Diego Rivera-Anahuacalli
del 06/Feb/2014 al 18/May/2014 El Museo Diego Rivera-Anahuacalli presenta la exhibición Naturaleza Humana, curada por Patricia Mart...
Ver más…

PAISAJE EN TRANSFORMACIÓN
Museo Diego Rivera-Anahuacalli
del 18/Mar/2014 al 11/May/2014 Paisaje en Transformación, es una serie de pinturas que surgen de una idea central: La mirada constr...
Ver más…

Las apariencias engañan: los vestidos de Frida Kahlo
Museo Frida Kahlo
del 15/Nov/2012 al 31/Dic/2014 La exposición “Las apariencias engañan: los vestidos de Frida Kahlo” es la primera exposición realiz...
Ver más…

Deseos de Miguel Milló
Centro de Cultura Casa Lamm
del 12/Mar/2014 al 30/Abr/2014 En sus creaciones aparecen seres humanos intervenidos con barro, pigmentos y plantas

CON SU...

Ver más…

COLECTIVO 405
Instituto del Derecho de Asilo-Museo Casa de León Trotsky, A.C.
del 27/Mar/2014 al 25/May/2014 EXPOSICIÓN COLECTIVA PATROCINADA POR EL MUSEO LEÓN TROTSKY Y LA ESMERALDA. ...
Ver más…

Agenda de Eventos en la Ciudad de México
Kumon
Museo Diego Rivera-Anahuacalli
Tipo: Taller
Museo Anahuacalli
06/Ene/2014 al 18/Dic/2014
16:00 hrs.

¿Tienes probleas con las matemáticas?, Pues te invitamos a que vengas a nuestros cu...
Ver más…


Artes Plásticas
Museo Diego Rivera-Anahuacalli
Tipo: Taller
Museo Anahuacalli
09/Ene/2014 al 18/Dic/2014
17:00 hrs.

¿Quieres desarrollar tu creatividad y mejorar tu ambiente? Pues te invitamos a los cursos ...
Ver más…


Danzón
Museo Diego Rivera-Anahuacalli
Tipo: Taller
Museo Anahuacalli
11/Ene/2014 al 21/Dic/2014
10:00 hrs.

Curso orientado a grandes y chicos, para todos aquellos que quieran recordar eso años en d...
Ver más…


Deseos de Miguel Milló
Centro de Cultura Casa Lamm
Tipo: Muestra
Galería Planta Alta y Espacio Visual
12/Mar/2014 al 30/Abr/2014

DESEOS


Ver más…


Deseos de Miguel Milló
Centro de Cultura Casa Lamm
Tipo: Muestra
Salones Galería Planta Alta y Espacio Visual
12/Mar/2014 al 30/Abr/2014
19:00 hrs.

En sus creaciones aparecen seres humanos intervenidos con barro, pigmentos y plantas. Para es...
Ver más…


"Imágenes Cifradas en los Códices Rituales de México"
Instituto del Derecho de Asilo-Museo Casa de León Trotsky, A.C.
Tipo: Taller
sala de audiovisuales
01/Abr/2014 al 01/May/2104
17:19 hrs.
Ver más…

Cine club Trotsky presenta: "Woody Allen"
Instituto del Derecho de Asilo-Museo Casa de León Trotsky, A.C.
Tipo: Cine club
auditorio
02/Abr/2014 al 30/Abr/2014
18:30 hrs.
Ver más…

Talleres
Museo de las Constituciones
Tipo: Conferencia
Museo de las Constituciones
05/Abr/2014 al 28/Jun/2014
10:30 hrs.
Ver más…

Semana Santa en San Ángel ALTAR A LA VIRGEN DE DOLORES 2014
Centro Cultural Isidro Fabela
Tipo: Concierto
Fuente del Risco
06/Abr/2014 al 27/Abr/2014
10:00 hrs.

SEMANA SANTA EN SAN ÁNGEL Ver más…


Exposiciones en el interior de la República
Luto Riguroso de María José de Simon
Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez
del 11/Abr/2014 al 16/Jun/2014
El Gobierno del Estado de Zacatecas
A través del Instituto Zacatecano de Cultura “Ramón López Ve...

Ver más…

Gabriel Ramírez: Color en País de Sol
Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez
del 11/Abr/2014 al 16/Jun/2014
El Gobierno del Estado de Zacatecas
A través del Instituto Zacatecano de Cultura “Ramón López Ve...

Ver más…

Agenda de Eventos interior de la República